0
Publicado el 15 Enero, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

Rumba en la tierra de la samba

Pues sí, con rumba en Río reaparecerán los voleibolistas cubanos en el escenario olímpico, tras dieciséis años de ausencia

 

Los cubanos ya pasaron la prueba, pero faltan por celebrarse varias lides eliminatorias

Los cubanos ya pasaron la prueba, pero faltan por celebrarse varias lides eliminatorias (Foto: panamericanworld.com)

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Con una terna de victorias por marcador de 3X0 en el Preolímpico de la Confederación de Norte Centroamérica y el Caribe (NORCECA), cayeron al desfiladero las opiniones adversas sobre las opciones de los voleibolistas cubanos para asistir a los venideros Juegos Olímpicos de Verano. Además,

El éxito les abrió el portón del magno encuentro deportivo que acogerá Río de Janeiro del 5-21 de agosto. Y reconfirmó la presencia de la rumba en la tierra del Samba.

La última comparecencia de un elenco nacional a la importantísima duela fue en la versión escenificada del 15-1 de octubre de 2000 en Sydney, Australia. En la capital de Nueva Gales de Sur, finalizó en el séptimo lugar. Pero en el Centro de Deportes Comunitario de Saville de Candá, los integrantes de la nueva formación sí respaldaron sus planteamientos técnicos-tácticos.

Con esa actuación, los integrantes del plantel, mayoritariamente conformado por menores de 23 años, obtuvieron el único boleto en disputa para la fiesta que acogerá la Ciudad Maravillosa; y, por lo tanto, el acceso a la nómina de doce competidores prevista para el evento cuatrienal.

Sin dudas, ese rendimiento contra rivales más curtidos, tanto sobre la cancha  como en la vida, complace a la afición del país, acostumbrada a recibir notables éxitos desde 1989, temporada en la que Idolo Gilberto Herrera, hoy asesor del dt Rodolfo Sánchez, fue el técnico del equipo titular de la Copa del Mundo organizada en la segunda quincena de noviembre por la federación de la desaparecida Unión Soviética.

En efecto, el conjunto brindó cierto nivel de maestria; y por eso volvió al parqué que nunca olvida los deportista, ni tampoco un técnico; y, mucho menos, el/los directivos que soportaron momentos amargos en esos certámenes que deciden la asistencia a los clásicos relevantes.

La apreciación de los observadores y analistas es unánime. A nuestros muchachos, y al colectivo técnico que los dirige, les hacía falta adjudicarse un resultado como el conquistado en territorio canadiense para mantener, y elevar, la autoestima.

Una prueba de ello es la declaración de Rolando Cepeda, multi laureado allí por ser el jugador más valioso, el mejor atacador opuesto, anotador y servidor: “Ya era hora. En 2012 perdimos la oportunidad en un partido de cinco sets con Alemania. Salimos en busca de la victoria. Ganar el primer partido 3-0 nos dio un impulso, aumentó nuestra confianza. Habíamos sufrido muchas derrotas ante los canadienses y es la primera vez que obtenemos un triunfo de este tipo contra de ellos. Es un nuevo comienzo para el voleibol de Cuba y creo que tendremos un gran equipo para los venideros años. Estoy súper feliz y realmente no tengo buenas palabras para expresarme y hablar sobre mis sentimientos en este momento”.

La intervención del estratega Sánchez ofrecieron un parecer similar al de su discípulo: ” Nos enfrentamos a un rival fuerte, pero estábamos preparados, pues los estudiamos muy bien para conseguir esta importante victoria. Nuestros saques y bloqueos fueron fundamentales. Clasificar para los Juegos Olímpicos es muy importante para el voleibol cubano”.

El oráculo contemporáneo…

Si a un especialista del voleibol no le sorprendió el alcance de nuestros paisanos fue al dt brasileño Bernardo Rezende. Desde que empezó este ciclo les advirtió a sus colegas el riesgo que representaría enfrentar a los mozalbetes antillanos de cara al máximo jolgorio del deporte.

En mayo ocurrirá el Torneo Clasificatorio Intercontinental.

En mayo ocurrirá el Torneo Clasificatorio Intercontinental. (Foto www.panamericanworld.com)

Tal vez ellos depreciaron la observación, por el sinuoso comportamiento de los juveniles en los primeros segmentos de este cuarto período olímpico del milenio. Ahora corroboraron la valoración del laureado entrenador sudamericano que añora celebrar regularmente intercambios con nuestros coterráneos.

Rezende, según trascendidos, envió un emisario a Edmonton. Las razones fueron obvias. Él nunca olvidará la experiencia vivida (¿sufrida?) ante el Cuba de entonces en la ronda semifinal del campeonato mundial desarrollado en Italia del 25-10 de octubre de 2010. Y, al igual que entonces, ahora quisiera encontrarlos en los tramos decisivos del jolgorio señalado para la ex capital de Brasil. Porque la torcida lo censuraría despiadadamente si, de nuevo, vence a unos inexpertos cubanitos en cinco reñidos sets.

Afinación 4-40

Los mozalbetes de la mayor isla de Las Antillas despejaron el primer estrecho de la campaña. Pero restan otros tan angostos como el de la urbe canadiense. Uno de ellos es la XXVII Liga Mundial. La versión de esa liza (17-10 de julio) clausurará el actual período olímpico. Examinará seriamente a los participantes, porque unas semanas después de su clausura empieza la máxima festividad del deporte. Cuba está ubicada en el grupo dos. En el debut enfrentará a las formaciones de Sudcorea, Japón y Finlandia.

Como la tríada compuesta por Sánchez, su consejero Herrera, y el asistente Pavel Pimienta saben  que ese torneo es la escala ideal para proyectar cómo acceder al punto más alto en la localidad sudamericana. Por eso trabajan para consoliden las habilidades válidas para erradicar los errores no forzados y pavimentar la calzada que impide a los elencos encaminarse hacia el nivel absoluto.

 

 


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne