0
Publicado el 18 Enero, 2016 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

¿Una piedra turca en el camino?

Y no recordamos ahora por gusto a Riza Kayaalp…

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

La victoria de Mijaín López (derecha) contra Riza Kayaalp, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La victoria de Mijaín López (derecha) contra Riza Kayaalp, en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (HABERLER.GEN.AL)

En un abrir y cerrar de ojos llegarán las emociones de los tan esperados Juegos Olímpicos de Río 2016 (5-21 de agosto). No es difícil pronosticar, como siempre, duelos o retos muy interesantes. Uno de ellos, entre tantos, es si el carismático velocista jamaicano Usain Bolt (el Rayo) podrá volver a ganar tres medallas de oro, como en Beijing 2008 y Londres 2012. Hoy, sin embargo, vamos a escribir sobre un cubano también invencible en esas dos justas: el luchador Mijaín Ló-pez. Entre los duelos que pudiera enfrentar aparece “una piedra turca”. Y no recordamos ahora por gusto a Riza Kayaalp…

Quizás esta posibilidad, o esta alerta, que hoy publi-camos en las páginas de BOHEMIA provoquen una li-gera sonrisa en el pinareño (196 centímetros de esta-tura –división de los 130 kilogramos del estilo greco-rromano–). Y es que en medio de su verdadera modes-tia, de su respeto a los contrarios, siempre ha sido muy seguro de sus posibilidades. A pesar de ello ima-gino estará de acuerdo que vale la pena encontrarse muy en guardia. No olvidamos tampoco lo que escri-bimos aquí cuando perdió con Kayaalp en la final del Campeonato Mundial de Estambul 2011: Ese inespera-do revés pudo ser muy positivo para lograr un año después la de oro en los Juegos Olímpicos de Londres. Ya apuntamos que allí resultó invencible.

En cuanto regresó de Estambul me dijo: “No me ga-na más”. Cumplió su palabra y lo venció un año más tarde en la semifinal olímpica, dejando en bronce al turco (él venció por el oro al estonio Heiki Nabi). La promesa se mantuvo en pie en la final del Campeonato Mundial de Tashkent 2014. Pero el hechizo se rompió hace unos meses en el de Las Vegas 2015, celebrado en septiembre. Y es lógico que ello da riendas sueltas a una lógica preocupación. Sí, ya sabemos que Mijaín no se preocupa… Y escribimos más: si tuviéramos que dar un favorito volveríamos a darlo a él.

Nuestro compatriota no ha sido grande solo en Jue-gos Olímpicos. Lo decimos porque ha resultado insu-perable en cinco campeonatos mundiales (Budapest 2005, Bakú 2007, Herning 2009, Moscú 2010 y Tashkent 2014), porfías en las cuales atesora además tres de plata (Guangzhou 2006, Estambul 2011 y Las Vegas 2015).

Su contrario más difícil en realidad ha sido Khassan Baroev (campeón olímpico de Atenas 2004). El primer título mundial lo logró en Budapest 2005. No pudo contra el ruso en la final de Guangzhou 2006. Un poco antes de Bakú 2007 le pregunté cómo podría ser ese duelo…

-Lo voy a pelar bajito -me afirmó.

-No te escuché bien. ¿Lo puedes repetir? -le dije.

-Lo voy a pelar bajito-, insistió mirándome fijo a los ojos.

La verdad es que lo peló bajito en la final de Bakú. Y en la de Beijing 2008 lo atrapó como si fuera un lige-rito maniquí, no un hombre de 120 kg, y comenzó a darle una vuelta, y otra, y otra… Es decir: ha demos-trado ser un hombre que cumple lo prometido.

Hace pocos días sumó su décima medalla de oro en campeonatos nacionales. Ocurrió en el montado en la ciudad de Sancti Spíritus, los días 10 y 11 de enero, con el triunfo por provincias de Camagüey (58.5 pun-tos). ¿Sería una exageración periodística especular que en algún momento, allá en la tierra del Yayabo, Mijaín pensó en Riza Kayaalp?


LOS CAMPEONES
59 kilogramos: Javier Duménigo (SSP). 66: Miguel Martínez (SCU). 71: Dayron Salomón (CAV). 75: Yuri-sandy Hernández (PRI). 80: Antonio Devon (HOL). 85: Alan Vera (SCU). 98: Yasmany Lugo (PRI). 130: Mijaín López (PRI).


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez