0
Publicado el 23 Marzo, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

Baloncesto (M): Conciso preámbulo

Compartir
Capitalinos resuelto a luchar por el cetro.el

No obstante la ausencia de jugadores claves, Capitalinos marcha en pos de la reconquista…¿revalidará el cetro?

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE
Foto: CLUDIA

Pocos lo advirtieron. Pero el quehacer en las duelas propició a los equipos de Capitalinos, Ciego de Ávila, Villa Clara y Guantánamo integrar el grupo de los cuatro grandes de La Liga Superior de Baloncesto, clasificación masculina.

La semifinal del máximo foro de baloncesto en el país comenzará este miércoles y en ese tramo competirán, dos veces, el primero de la preliminar –Capitalinos- con el cuarto –Guantánamo- y el segundo -Ciego de Ávila- con el tercero -Villa Clara-. Los equipos anfitriones de esas porfías son la guantanamera Rafael Castiello y santaclareña Amistad. Los otros tres cotejos serán en la Universidad del Deporte y en la sala avileña Giraldo Córdova Cardín. El trozo iniciará a finales de marzo y, tras siete fechas de brega, si son necesarias, emergerá el campeón.

Ahora, tal vez suceda lo mismo que el 15 de enero, fecha inaugural de la versión correspondiente al clásico instaurado en 1990.

Entonces los observadores emitieron sus opiniones y la mayoría, por no decir todas, fracasaron, pues son otros colectivos los protagonistas de los espacios más importantes de la justa. Dos de los cuatro inmersos en la porfía, Villa Clara y Guantánamo, estaban fuera de los pronósticos.

El primero desafió todos los pareceres adversos. Se instaló en la cima de la competencia y permaneció, en ella con la arrogancia de un poste de madura dura, ante los embates de un huracán.

En la provincia central –cuentan- la euforia es generalizada. Desde hacía más de una década el representativo naranja estaba ausente de los segmentos conclusivos de la competencia. Regresaron con mucha dignidad y enseñaron otro rostro, cercano al apreciado en Los Lobos.

Satisface esa conducta porque, al parecer, los jovencitos que integran la nómina desean pertenecer a los colectivos importantes e interesantes del clásico. Empero, para adjudicarse esa calificación los vestidos de naranja deben mantener, en primera instancia, la cabeza erguida en cualquiera de las circunstancias. Los aficionados raramente aprecian a los combinados que arrojan la toalla.

Y ellos pueden resolver las situaciones negativas rápidamente. Solo con esforzarse por realizar y mantener una defensa complicada para sus contrarios, así como exhibir habilidades para reducir un marcador y más tarde relegar al contrincante con justeza y maestría.

Es cierto que los jugadores noveles trabajan con alta intensidad en todos los momentos del cotejo, para que su estratega lo ubique entre los primeros jugadores de la plantilla. Pero eso es un error mortal. Es importante que conozcan cuando jugar de una manera o de otra. Así, los alumnos de Carlos Valle nunca enseñarán a sus rivales el camino diseñado para acceder a la igualada o al repunte.

Guantánamo

El Guantánamo también es considerado como uno de los competidores espectaculares de esta edición. Al igual que los villaclareños salieron del frío sótano, y se instalaron en el grupo de los cuatro grandes.

Los directivos de la localidad también anhelaban, como sucedió con las muchachas, que en todos los escenarios los seguidores del baloncesto valorarán los compases del achangüizado baloncesto de su elenco. Y su representativo conquistó ese empeño.

En esta porción de la justa debutan muchos de los integrantes de la plantilla del Guaso. Pero deben adaptarse rápido porque es similar un golpe masivo. Llevarán adelante sus pretensiones, si replican bien ante el marcaje zona de presión que les imponga el adversario. En la disputa con Capitalinos en la Universidad del Deporte evidenciaron poca soltura para desmantelar esa oposición y, por lo tanto, les arrebataron muchas pelotas, y cedieron en un choque que auguraba otro desenlace.

Los giraldillos

Capitalinos sufrió notables ausencias durante toda la ronda. Pero solventó las situaciones adversas con relativa facilidad gracias a que su plantilla posee jugadores con cierto nivel para hacer sobre el parqué.

Los giraldillos, campeones defensores, deben jugar con la examina con los caracterizó el pasado año. De lo contrario serán relegados. Ahora. más que en otras ocasiones, deben funcionar eficientemente sus variantes defensivas. Es decir, arrebatarles más esféricos al contrincante en los momentos trascendentales de los cotejos.

Búfalos heridos

Debido, entre otras razones, a la ausencia de algunos jugadores claves, los búfalos del Ciego de Ávila sufrieron considerablemente a lo largo y ancho de la cita. En un trozo de la campaña acumularon seis reveses consecutivos. Asimismo en esta versión les resultaron incómodos todos los adversarios.

Es una difícil para los pluricampeones del evento anual. Pero les llega la ocasión propicia para resarcirse. La reincorporación de Yoan Luis Haití y William Granda podrían salvar del naufragio a los búfalos. Y ello le reintegraría el calificativo de peligrosa armada debido a la oxigenación.

Colegiados…

Como es lógico la logística impide a la federación cubana designar con poco tiempo las tríadas de colegiados. Pero en esta parte de la competencia requiere de un mayor análisis, porque se trata de la pugna por la cima liguera.

Es preciso que la FCB nomine a ternas bien calificadas, que los partidos les queden a la medida, o estrechos.

En la medida que avance el certamen, surgirán acciones más complejas sobre los parqués. En el final de la subserie Capitalinos-Villa Clara las tríadas nominadas obtuvieron ocho de las diez unidades previstas. Porque fueron víctimas de la premura al emitir sus sentencias en debates densos. Y ese desempeño provocó airadas protestas de los estrategas y sus alumnos.

En todos los eventos de larga duración es amplia la discusión sobre el tema arbitraje. Pero es importante que los colegiados resuelvan los conatos mediante la persuasión; y no por medio de la expulsión. Ese decreto afecta el espectáculo.

Compartir

Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne