0
Publicado el 23 Marzo, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Béisbol: Un puente de bolas y strikes

El estadio Latinoamericano vistió sus mejores galas para acoger el pasado 22 de marzo el histórico partido entre la selección de Cuba y el Tampa Bay Rays, de las Grandes Ligas norteamericanas, un hecho cuya importancia supera lo que ocurrió en la grama del Coloso del Cerro
Compartir

 

Raúl castro y Barack Obama en el juego de beisbol entre Cuba y Tampa Bay Rays.

El Presidente cubano Raúl Castro Ruz acompañó a su homólogo estadounidense Barack Obama, en el partido de Cuba vs Tampa Bay.

Sumario: Por DAYÁN GARCÍA LA O
Fotos ANARAY LORENZO COLLAZO

Sí, la afición capitalina pudo disfrutar otra vez de la presencia de un equipo de Grandes Ligas en el principal estadio del país, como lo hizo hace 17 años. Esta vez fueron los Tampa Bays Rays los elegidos para participar en el intercambio del circuito más exigente del mundo con el beisbol cubano, una iniciativa que en las circunstancias actuales reviste mayores efectos para el futuro del deporte nacional.

Los anteriores agraciados representaron igualmente a la división este de la Liga Americana: los Orioles de Baltimore. El 28 de marzo de 1999 los del estado de Maryland vencieron en la propia instalación cerrense a un equipo de las cuatro letras tres carreras por dos en 11entradas, y a pesar de que jornadas después la selección cubana tomó desquite a domicilio en el mítico Camden Yard Park, todos sabían que ahí se acababa la historia.

Sin embargo, en esta oportunidad el equipo floridano ganó cuatro carreras por una y no hay revancha, pero a diferencia de hace más de dos lustros se abre un horizonte esperanzador en materia beisbolera con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, anunciado el 17 de diciembre de 2014.

No se puede pedir mejor aderezzo para este partido que la presencia en Cuba del presidente norteño Barack Obama, luego de más de 90 años sin que un inquilino de la Oficina Oval pisara territorio de la isla mayor del Caribe. A su agenda de trabajo, el mandatario sumó su afición por el beisbol, y junto a su homólogo cubano, el General de Ejército Raúl Castro, disfrutó del primer tercio del partido entre los rayos y los dirigidos por Víctor Mesa.

Por si fuera poco, a escasos metros de los presidentes se encontraba la comitiva de la Major League Baseball, encabezada por el comisionado de ese circuito Rob Manfred, el director ejecutivo de la Asociación de Jugadores Tony Clark, y estrellas de la talla de Derek Jeter, Dave Winfield, y los cubanos Luis Tiant y José Cardenal.

Momento de mucho simbolismo significó el lanzamiento de la primera bola, protagonizado de forma simultánea por Tiant y el pinareño Pedro Luis Lazo, el primero de ellos con la mayor cantidad de ganados por un cubano en la Gran Carpa y el otro con el sello de más victorias en series nacionales.

También en el Latinoamericano se encontraba Rachel Robinson, la viuda de Jackie Robinson, el encargado en 1947, con el uniforme de los Dodgers Brooklyn, de abrir las puertas de las mayores a los negros. El presidente Barack Obama aprovechó la ocasión y expresó a la cadena ESPN desde el estadio que el mítico número 42 es un ejemplo de cuánto puede ayudar el deporte a cambiar el mundo.

Moldear el talento

Kevin Kiermaier, Guante de Oro 2015

El Guante de Oro 2015, Kevin Kiermaier, aprovechó su velocidad para marcar la primera de los visitantes

El triunfo de los Rays cuatro carreras por una no da nuevas luces. En cada ocasión surgen nuestras carencias, y aunque se han dado varios pasos en ese sentido, aún son insuficientes.

El conjunto de las cuatro letras presentó una alineación contra el anunciado lanzador zurdo Matt Moore, y puede que el temor a la estrategia de zurdo contra zurdo haya privado a la tropa de Mesa de mejores dividendos ofensivos. Contra el que sea no percibo en la actualidad un line up sin tres de los bateadores más en forma durante toda la campaña, aquende y allende nuestras fronteras: Stayler Hernández, Guillermo Avilés y Alexander Malleta.

Para reafirmar mi defensa, el inicialista siniestro James Loney disparó largo cuadrangular de dos carreras por el jardín derecho en el cuarto capítulo, precisamente ante el único lanzador de la llamada mano equivocada que usó el alto mando cubano, el pinareño Liván Moinelo.

Ya los rayos habían sumado una en el segundo acto, por un tubey fabricado de Kevin Kiermaier, uno de los jugadores de mayor caché de los visitantes gracias a su guante de oro en el jardín central la pasada campaña, quien anotó empujado por indiscutible del propio Loney. La última anotación para el Tampa llegó en el séptimo, tras una base por bolas, un robo y otro indiscutible. Un concepto bien simple de producción de carreras.

La honrilla cubana la salvó en el noveno capítulo Rudy Reyes, con cuadrangular que borró el amargo sabor de la lechada. Pero la eficiencia y la desconcentración de los locales en momentos claves jugaron una vez más en contra del elenco de las cuatro letras. Así lo reconoció el manager Mesa al término del encuentro: “Todavía nos sigue faltando el trabajo técnico táctico, nuestros peloteros se desconcentran con facilidad. Tenemos que aprender de lo negativo, pero el equipo mostró que en Cuba hay potencial para enfrentar a ese nivel.”

Víctor Mesa, director del equipo Cuba.

“El equipo demostró que tiene talento para enfrentar un alto nivel”, Víctor Mesa.

Por su parte, Yosvany Torres, lanzador abridor por los anfitriones, comentó que sintió un orgullo tremendo al ser seleccionado para trabajar de inicio. “Estas son oportunidades que la vida da una sola vez, y me sentí confiado. Lo único fue que no pude tener total control sobre mis lanzamientos quebrados, y esto hizo que fuera un poco predecible.

“Me impresionó la concentración de cada jugador de los Rayos, ninguno hacía nada innecesario en el terreno. Los lanzadores no se movían de la tabla y así no perdían el enfoque hacia el plato, vimos que aprovechan al máximo cada conexión y atacan con rapidez cuando la bola pasa a los jardines. Nosotros no lo hicimos en par de oportunidades y nos costó. Pero lo importante es que mostramos que tenemos la madera suficiente para dar pelea”, agregó el espigado pinareño.

Otros opinan

El Hotel Meliá Cohíba fue la sede un día antes del partido de varias conferencias de prensa, todas esclarecedoras del momento que vive la relación entre MLB y la Federación Cubana.

En un primer momento, integrantes de la selección floridana coincidieron en la importancia histórica de este partido para acercar más a los fanáticos de ambos lados del estrecho de la Florida.

Stuart Sternberg, dueño de la franquicia, refirió que es un honor vivir este momento entre todos los equipos de la Liga, y que ha visto mucho entusiasmo en el pueblo cubano para este evento.

“No lo esperábamos. Cuando nos avisaron nos sentimos muy orgullosos de poder venir y demostrar la calidad de nuestro beisbol”, añadió Sternberg.

Por su parte, la estrella del equipo y jugador franquicia Evan Longoria, señaló que a pesar de las diferencias entre ambas naciones, las une el amor por el beisbol. “Fue un lindo espectáculo y pude ver mucho interés aquí por el juego”.

Además, directivos del beisbol en Cuba junto a ejecutivos del sistema de las Grandes Ligas, destacaron la voluntad de ambas partes para destrabar las políticas de Washington que impiden la correcta relación de jugadores residentes en la Isla con la Gran Carpa

“Cuba está lista para asumir un trato normal con las Grandes Ligas, como lo tenemos con otros circuitos en este momento. Todos son conscientes de que son las leyes del bloqueo económico, comercial y financiero, las que frenan la llegada de nuestros atletas a ese circuito estadounidense, sin tener que poner en riesgo su vida y renunciar a la ciudadanía del país que los vio nacer”, sentenció Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana.

De igual forma, Rob Manfred, comisionado de las Grandes Ligas, dijo que en Estados Unidos el beisbol se lleva en la sangre y que en Cuba ve lo mismo. “Aprovechamos esta oportunidad para aportar nuestro grano de arena en la nueva etapa de relaciones bilaterales entre ambos gobiernos”.

Igualmente el pasado 21 de marzo, las glorias de este deporte que se citaron en La Habana, impartieron una Clínica a niños en el estadio 50 Aniversario, ubicado en el municipio Plaza de la Revolución. Entre estas luminarias destacaron junto a los mencionados de la MLB; Omar Linares, Orestes Kindelán, Pedro Luis Lazo, entre otros.

Compartir

Dayán García La O

 
Dayán García La O