0
Publicado el 5 Abril, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

BALONCESTO (M): Título Mandan los búfalos

Los nuevos argumentos técnicos ensayados les proporcionarían abrir la con un buen rendimiento la finalísima liguera
Compartir
Los avileños comparecen a su octavo enfrentamiento con Capitalinos en la ronda final. La pizarra marca un resultado de 5X2 favorable a los búfalos. Yoan Luis Haití es uno de los protagonistas de ese rendimiento.

Los avileños comparecen a su octavo enfrentamiento con Capitalinos en la ronda final. La pizarra marca un resultado de 5X2 favorable a los búfalos. Yoan Luis Haití es uno de los protagonistas de ese rendimiento. (Foto www.invasor.cu)

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Las frases del refranero popular son muy socorridas en diferentes esferas sociales. Una de ellas: “El que dá primero, dá dos veces” muy pocas veces es cuestionada por las personas porque está bien acuñada por la práctica social.

Pero, al parecer, ella perderá cierta vigencia en la finalísima de la Liga Superior de Baloncesto, clasificación masculina, cuyos protagonistas son los elencos de Capitalinos y Ciego de Ávila. Porque la victoria de 73X60 unidades de los avileños sobre los habaneros en la duela de la Ciudad Deportiva Capitalina quizá no podría repetirse este martes y  surgir un equilibrio en el encuentro que, de extenderse a la máxima extensión programada, siete choques, finalizará el 15 de este mes.

El cotejo inaugural respondió a las expectativas de los observadores. En la primera mitad los jugadores enseñaron cierto nerviosismo, por causa de la preocupación por evitar errores ante las variantes ofensivas. En ocasiones Los gigantes mostraron dureza y cierta crueldad con sus adversarios en la lucha por los rebotes defensivos. Asimismo fue recíproca la exigencia para llegar, o colocarse, en la zona de la pintura para recibir la esférica servida por el defensa organizador o el delantero.

Los giraldillos prefirieron la vertiente de emplear el juego posicional para estrangular a sus huéspedes mientras, los búfalos apostaban por el demoledor  contraataque.

Como los bandos mantuvieron casi intactos los guiones previstos de antemano, el marcador favoreció a los azules en ese tramo solo por la mínima ventaja: 31X30 unidades.

Aunque lo intentaron reiteradamente, la balanza permaneció amiga de la paridad  durante  un prolongado espacio del tercer período del encuentro.

Los giraldillos se adjudicaron, entre otros detalles, efectivos lances desde la media y larga distancia, así como arrebataron balones en precisos instantes. Ese alcance les propició una distancia superior a diez puntos: 52X45 unidades al firmarse la paz del capítulo.

Pero en el trozo del cierre los alumnos de José Martus imprimieron mayor frecuencia a sus “embestidas” y desangraron paulatinamente a los giraldillos. Esas performances, unidas a los errores de los anfitriones para organizar un escrupuloso juego, viabilizaron el camino a los avileños para voltear el marcador, al punto que sus rivales solo anotaron 8 puntos mientras ellos conseguían 28 unidades.

Este martes podría cumplirse la añeja frase mencionada anteriormente. Y como la porfía es algo extensa, resta tiempo para empatar la disputa, cualquiera sea el score, y luego acceder a la cima.

Mientras, la realidad del primer compás de la definición total invita a vociferar: “Mandan los búfalos”.

 

Compartir

Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne