1
Publicado el 9 Abril, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

BALONCESTO (M): Un Valle triunfador

1.Para bien del baloncesto, se divisa otra vez el color naranja en el panorama liguero.

 Para bien del baloncesto, se divisa otra vez el color naranja en el panorama liguero. ( Foto ANARAY LORENZO)

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Para muchos observadores la actuación de varios elencos involucrados en la Liga Superior de Baloncesto, clasificación masculina, satisfizo a la afición y, en cierta medida, convirtió al evento en uno de los más emotivos celebrados en el primer cuatrimestre de este año de los Juegos Olímpicos.

Uno de los sucesos que también fundamenta el parecer es la trascendencia de los vaticinios pronunciados el 15 de enero, jornada inaugural del certamen. La mayoría de aquellos juicios, por no decir todos, se convirtieron en acertijos.

Y uno de los encargados de quebrarlos fue el seleccionado de Villa Clara. Ese equipo, junto al de Guantánamo, se convirtió en la sensación del evento por incluirse en el grupo de los cuatro grandes. Los del centro advirtieron sus pretensiones para la campaña en el Torneo Nacional de Ascenso. Algunos técnicos descartaron aquella demostración y no prepararon a sus alumnos con los argumentos técnicos requeridos para sobrepasarlos. Y sufrieron amarguras.

Carlos Valle resultó uno de los jugadores importantes en los triunfos de aquella inolvidable selección naranja que en la década de los años 90 fue líder indiscutida del clásico élite. Y la afición del terruño, con la aprobación unánime de las restantes, los bautizó como Los Lobos.

Ahora, el formidable canastero desde la línea de los tres puntos y eficaz en la lucha por los rechaces, no obstante su talla, dirige a la nueva hornada de baloncestistas villaclareños.

Camina por una avenida clara. Sus alumnos jugaron de tú a tú con Capitalinos, campeón defensor, tanto en la sala Amistad como en la duela de la Universidad del Deporte. El match contra los giraldillos terminó con un abrazo a dos victorias por bando.

Luego de ceder ante Ciego de Ávila en la semifinal, Valle ofreció sus consideraciones sobre el combinado que dirige y otros detalles de la competencia: “Disminuyeron los rendimientos porque se desconcentraron. Esa situación es normal porque a veces el debut es doloroso. Pero cumplimos los dos objetivos planificados. Nos reintegrarnos a la Liga Superior y terminamos entre los cuatro primeros equipos de la justa. Los muchachos se convencieron de que podemos reconquistar los escalones conseguidos hace algunas décadas. Esa forma de pensar nos ayudó mucho. Por eso en las jornadas lograban usualmente marcadores superiores a los 80 puntos. Ese nivel ofensivo infunde respeto.

“No creo prudente nombrar al equipo ahora como Lobos, pues a los jugadores les falta madurez para realizar letales interrelaciones ofensivas. Ganarán ese apelativo cuando exhiban mayor crecimiento deportivo Sergio Machado (2.05 metros de estatura), Joel Cubillas (2.04) y Yande Blanco (2.02). Ellos ahora trabajan bien para desmarcarse y tienen cierta capacidad ofensiva -aseveró Valle-, pero carecen de experiencia para esquivar los marcajes cercanos a la cesta.

“A Villa Clara –dijo– le hacía falta que el equipo de baloncesto recuperara el brillo que tenía cuando yo jugaba. Los muchachos funcionarán mejor en 2017, porque el proyecto de trabajo incluye muchas facetas, como son la de mejorar la eficiencia en las tiradas libres y la disposición para la disputa de los rebotes. En cuanto a los tiros de tres puntos insistiremos para que alcancen una mejor selección del espacio para efectuarlos”.


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne