0
Publicado el 9 Abril, 2016 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Boxeo: Esperando la hora cero

Los cubanos han llevado un paso muy sólido en la Serie Mundial, pero el momento de la verdad llegará con los Juegos Olímpicos
Compartir
Arlen López: (a la derecha) primero del ranking de la Serie Mundial. (Foto: ANARAY LORENZO)

Arlen López: (a la derecha) primero del ranking de la Serie Mundial. (Foto: ANARAY LORENZO)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

¿Volvemos a descubrir hoy el agua tibia? Si el lector está de acuerdo con seguir esa propuesta, vamos a escribir una verdad de Perogrullo: ¡A los cubanos nos gusta el boxeo! Y más si se reúnen circunstancias como las de hace pocos días en La Habana. Es que todo fue viniendo como anillo al dedo.

Una de ellas es que los combates serían en el siempre atractivo coliseo de la Ciudad Deportiva, y para algunos era inevitable entonces recordar diversos momentos, como aquel Primer Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado, en al año 1974, ganado por los de casa.

Otra es que estas peleas correspondían a la todavía novedosa Serie Mundial (en su sexta edición).

Y dos elementos más es que en dos días consecutivos, jueves 31 de marzo y viernes 1° de abril, los Domadores de Cuba recibirían a escuadras de países diferentes: Otomans de Ucrania (cuatro de las cinco figuras tenían poca carretera recorrida) y Dragones de China.

Aunque los resultados ya resultan bien conocidos, vamos a refrescarlos: dos noches perfectas para los criollos (es decir: triunfos en ambos casos de cinco éxitos sin revés).

Ahora el balance de los nuestros, tras los enfrentamientos antes citados, es de 27 victorias-3 reveses-16 puntos.

El panorama quedó listo entonces para rivalizar en cuartos de final los días 21 y 22 de este mes de abril (cuando usted lea estas líneas quizás conozca ya el desenlace), en este caso ante los Guerreros de México.

En mayo del año pasado los cubanos aprovecharon las semifinales contra ese elenco para formular categórica receta de diez victorias por cero. Tal marcador debe ser algo nada fácil de olvidar, una verdadera pesadilla…

Si se cumpliera el triunfo cubano, como es muy esperado, entonces el duelo en semifinales sería con el ganador del duelo entre Rusia y los Tigres de Uzbekistán.

Grabadora en mano

En cuanto terminó el último de esos combates, Rolando Acebal, jefe de entrenadores de nuestra preselección nacional, ofreció unas declaraciones para los lectores de BOHEMIA.

–¿Su valoración general?

–Se cumplieron los objetivos. El primero era liderar nuestro grupo. Lo que lamentamos es que perdimos tres combates en el primero de los dos topes ante Ucrania. La inspiración, el deseo de ganar de los muchachos, resultó muy importante. Y se lograron esos resultados pese a que rotamos a 18 boxeadores. Ninguno de los segundos hombres en cada división perdió. Eso demuestra que las primeras figuras no se pueden confiar.

–¿Pensando en los Juegos Olímpicos de Río, cada vez más cerca?

–Todo es preparación para los Juegos Olímpicos.

–Seguro esperan una gran actuación

-No se puede hablar de eso todavía, pero esperamos tres medallas de oro.

Otros apuntes

Entre lo más significativo visto en la Ciudad Deportiva se encuentra el triunfo de Arlen López (división de 75 kilogramos), campeón mundial de Catar 2015, ante Taras Holovashchenko. Y no porque fuera difícil: el entrenador Leonid Loyivskyy no dejó salir a su pupilo a combatir frente a él en el quinto asalto, o sea, abandonó el combate. Ese éxito del cubano lo dejó como primero del ranking en su división de la Serie Mundial.

El boxeo, como sabemos, es llamado “el buque insignia del deporte cubano”. Se ha afirmado de forma oficial que la delegación cubana asistirá a Río 2016 con el propósito de superar la actuación de Londres 2012 (cinco medallas de oro-tres de plata-seis de bronce-lugar 16).

Y en ese deseo nada fácil, ¿descubrimos otra vez el agua tibia?, debe ser muy importante… ¡lo que ocurra en el ring!

Compartir

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez