0
Publicado el 12 Mayo, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

BALONCESTO (M): Un corazón de los búfalos

Yasser Rodríguez, el titular defensa-organizador en el conjunto denominado búfalos, creció unos puntos en la campaña y la formación regresó a la cima del clásico

 

Yasser: Irresistible durante el contraataque.

Yasser: Irresistible durante el contraataque.

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Fotos Fotos Anaray Lorenzo

Los expertos pronuncian diferentes opiniones acerca de cómo muestra su profundidad un equipo de baloncesto. Pero las contradicciones desparecen, son nulas, cuando los criterios versan acerca de la capacidad intimidatoria que ganan los seleccionados cuando poseen un  lujoso base-organizador.

Y otra vez la vida confirmó esa conducta profesional durante la pasada Liga Superior pues Yasser Rodríguez, el titular de esa posición en el conjunto denominado búfalos, creció unos puntos en la campaña y la formación regresó a la cima del clásico instaurado en 1990 por un marcador de 3 x 1 ante el Villa Clara y un inesperado 4 x 0 frente al Capitalinos, el campeón defensor.

Sin dudas, el jovencito de 1.87 metros de talla y cerca de 85 kilogramos de peso tuvo la proyección de un prestigioso estilista sobre la duela; y ello provocó que su equipo sobresaliera en arrolladores duelos de la campaña regular y la postemporada.

Como  sus coequiperos William Granda y Yoan Luis Haití fueron contratados para actuar en ligas foráneas,  él debió acostumbrarse a trabajar con sus compañeros de menor experiencia. En numerosas jornadas fue el artífice de hacerlos jugar a un ritmo diferente al habitual para ellos en pos de solucionar amenazas, así como tomar la responsabilidad ofensiva para igualar, o desencadenar, un marcador favorable.

Los búfalos recobraron la cima perdida en 2015 ante Capitalinos por score de 4 x 0. Esa nueva resultó inesperada para los parciales de los giraldillos y de los campeones. Yasser explicó: “Desde el principio de la temporada, Martos nos advirtió que pensáramos en ganar el Torneo Nacional de Ascenso (TNA); luego, finalizar entre los cuatro de  la Liga; y, más tarde, por recuperar el cetro. Muchas veces nos dijo que éramos los responsables del éxito o el revés del equipo y que lograríamos los objetivos.

“Me confió la especial tarea de liderar el colectivo; nutrir a los demás de las experiencias aprendidas en otras ediciones de la competencia;  y convertirlo en una familia”.

“Además de ganar, logramos incrementar la comunicación entre nosotros. Por ejemplo, casi al final de eliminatoria de la LSB perdimos seis partidos seguidos. No cundió el pánico. Hicimos reuniones (solamente para atletas) y en ellas hablamos de los errores cometidos. Esa acción nos elevó la autoestima. Así, creo, obtuvimos una vía para salir del peligroso bache, pues nunca descartamos plasmar una reacción favorable”, precisó Yasser.

“Antes de medirnos con Capitalinos nos focalizamos en llegar a la ronda final. Después, en resolver los problemas que nos plantearan en cada partido.  No creo que ellos, al igual que nosotros, pensaran que la decisión final surgiría en cuatro encuentros. Sí acepto que para evitar decepciones los dos remarcaron mucho para que se hicieran las cosas bien.

“La eficiencia en efectuar los sistemas defensivos  provocó los cuatro triunfos seguidos, pues les impedimos hacer su habitual ataque. Por esa razón la mayoría de las pizarras fueron inferiores a 70 puntos”.

Letal en la pugna por la esférica.

Letal en la pugna por la esférica.

Yasser evaluó el trabajo de los jugadores de la segunda línea: “Fue provechosa su contribución. Jugaron más tiempo, y con  mejor calificación, que en otras versiones. Respetaron los sistemas tácticos y nunca olvidaron su rol. Destaparon sus habilidades cuando lo exigieron las circunstancias. No niego que, como todo deportista en formación, mostraron cierta ambición y egoísmo para mostrar sus básquet ante la afición. Esa conducta es propia con vistas a  ascender y ganar la titularidad. Yo también me comporté de esa forma.  Las actuaciones de ellos nunca fueron desmedidas”.

Los seguidores de los búfalos aseguran que llegarán a quince títulos. Yasser opinó: “Nosotros tenemos gasolina para alcanzar esa altura. Pero esa conquista depende de varios aspectos. Una de ellos es la atención de las autoridades de la provincia a los integrantes de la selección. Ayudaría bastante a lograr ese objetivo que nos tuvieran más en cuenta. Muchas provincias quisieran tener un equipo con los premios que nosotros ostentamos”.

El Centrobasket

El baloncesto cubano ya está comprometido. Del 19 al 25 de junio comparecerá al Centrobasket que organizará  la federación de Panamá. Los grupos del evento que desaparecerá tras esa versión quedaron definidos de la siguiente manera: A: Puerto Rico, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Panamá, y Cuba. Grupo B: México, Costa Rica, Bahamas, Islas Vírgenes, y República Dominicana.

Los equipos jugarán una ronda de todos contra todos; los que terminen en el primer y segundo lugar, avanzarán a las semifinales; y los ganadores de esa etapa disputarán la final.

Los equipos que finalicen en el tercer lugar de su apartado se enfrentarán por el quinto lugar. Así será la definición de los cinco países clasificados para la División A, para la Copa del Mundo FIBA 2019, y el torneo continental, AmeriCopa FIBA 2017.

En el pasado cuatrienio el seleccionado del país accedió a la cuarta plaza del Centrobasket  que organizó, del 1ro al 7 de agosto, la urbe mexicana de México). Pero fue insuficiente su quehacer en el Preolímpico Copa de las Américas (México/31agosto-12 de septiembre) y quedaron en el décimo lugar. Y, por lo tanto no asistirán a la máxima que acogerá Río de Janeiro, Brasil, del 5 al 21 de agosto.

Sobre el nuevo compromiso Yasser precisó: “Yo creo que en los torneos anteriores nos faltó empuje, por desconocer el nivel internacional, y nos dirigimos mal en ocasiones delicadas. Pero ya todos estamos mejor preparados para ir siempre a más.

Maikel Guerra

Las interioridades de una plantilla, usualmente, se conocen un tiempo después de suceder. El jovencito desveló: “En medio de la premiación de la LSB recibimos una llamada telefónica. Se trataba de Maikel Guerra, desde Ecuador donde está contratado. Y esa prueba de amistad fue muy agradecida por todos”.

Yassser apuntó: “Maikel es un auténtico amigo. Un ochenta por ciento de mi nivel deportivo es una consecuencia de sus consejos. Mi sustituto en el equipo es Daine Martínez. Yo hago lo mismo que Maikel hizo conmigo. Conversamos mucho y ambos nos nutrimos. Daine es un guerrero. Nunca se rinde y mucho menos en los partidos duros. Jugó de maravilla la final. Por las  capacidades de él, y otros jóvenes, Ciego de Ávila mantendrá lugares importantes en todas las temporadas de nuestro deporte”.

 

 


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne