0
Publicado el 17 Julio, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Beisbol, entre alegrías y grisuras

Varios temas beisboleros han logradoortear la hegemonía informativa que ya ejerce la venidera edición de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro

 

El receptor tunero Yosvany Alarcón fue el líder en hit (26) y en impulsadas (15) del equipo Cuba en la Liga Independiente Canadiense Americana. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

El receptor tunero Yosvany Alarcón fue el líder en hit (26) y en impulsadas (15) del equipo Cuba en la Liga Independiente Canadiense Americana. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

Por DAYAN GARCÍA LA O

El beisbol, surgido un poco más al norte, se arraigó de una manera tan especial en la Isla que ya es tan nuestro como el danzón. Por ello, a pesar de que la calidad de nuestro pasatiempo nacional se ha resentido en los últimos años y que el fútbol bombardea con su brillo, son muchos los que se mantienen pendientes de cada noticia que genere el deporte de las bolas y los strikes, sobre todo cuando involucra a la selección de las cuatro letras.

En un hecho sin precedentes, una nómina cubana que dirigió el avileño Róger Machado jugó 20 partidos en la Liga Independiente Canadiense Americana (19 de la etapa regular del evento y un amistoso con el equipo japonés Shikoku Island), y este fue el primer gran triunfo, resultados aparte.

En definitiva, las huestes antillanas pudieron maquillar el resultado después de un cierre espectacular. Cuando todo apuntaba a debacle con solo tres triunfos y siete descalabros, se corrigió el tiro para concluir con performance positivo de 11 sonrisas y nueve reveses.

Si bien se cumplió el objetivo primario, que era tener balance favorable, creo que la incursión de la selección cubana dejó algunas huellas grises, sobre todo pensando en el Clásico Mundial del 2017.

Es cierto, no estaban todos los que deben lucir los colores patrios en el principal evento del deporte, pero sí algunas figuras que pudieran ser parte fundamental de este proyecto del próximo año.

Luis Robert Moirán, Julio Pablo Martínez, Guillermo Avilés, y otros jóvenes con potencialidades se llenaron de una experiencia nueva, aunque en algunos casos el rendimiento estuvo por debajo de lo que se esperaba.

Son varias las lecturas, sobre todo por el desencanto de aquellos que esperaban un paseo del Cuba por tierras canadienses y estadounidenses.

Habíamos manifestado cierta reserva que ahora se justifica, atendiendo al cambio de ambiente, al clima y al sistema de competencia, bien distinto a lo que se hace aquende nuestras fronteras.

Es evidente que los cubanos se fueron acostumbrando al régimen, al pitcheo rival, y a la presión que empaña a cualquier selección que sale de nuestros límites.

Carencias en los abridores y algunas esperanzas en el relevo reflejó la actuación monticular. Iniciadores como Yosvany Torres, Vladimir García, Freddy Asiel Álvarez y Yoanni Yera concluyeron por debajo de lo que tienen que aportar los hombres que pudieran repetir el rol en el Clásico.

Punto y aparte para la defensa, 12 errores en 20 partidos y promedio colectivo de 989 es una labor sobresaliente, sobre todo con la cantidad de movimientos sobre posiciones claves en el infield con Juan Carlos Torriente, Raúl González, Yunior Paulmier y Jefferson Delgado y Yorbis Borroto, todos con una necesaria polivalencia en la media luna.

En fin, Cuba ganó más de lo que perdió y aunque no podemos lanzar campanas al vuelo, me satisface que se tuvo la mesura para no poner el listón demasiado alto, acorde con los tiempos que corren.

De la Sub 23

Ya están definidos los finalistas de la tercera edición de la temporada sub 23: Artemisa, que repite la actuación de la versión inicial, y Santiago de Cuba, que regresa a planos estelares y llena de esperanza para el futuro inmediato a los parciales de la avispas.

Los artemiseños se impusieron en el grupo A y dejaron fuera al campeón defensor La Habana; en el B las palmas fueron para Villa Clara, en el C dominó Ciego de Ávila mientras que santiagueros remontaron el espectacular arranque de Granma y se llevaron la mejor parte.

Después en semifinales, Artemisa liquidó en tres partidos a los villaclareños, mientras que Santiago de Cuba barrió con las intenciones de los tigres.

¿Repetirá la joven provincia o los santiagueros tendrán el consuelo de un título que aclare un poco su panorama de sombras?

De cualquier manera, la necesaria competencia entre los menores de 23 años cumplió su objetivo, y fueron varios los jóvenes que dieron clarinadas de su potencia, entre ellos la sensación con el bate en la mano, el villaclareño Norel González.

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O