0
Publicado el 16 Julio, 2016 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

FÚTBOL: La toma de Europa por los portugueses

No dominaron ni gustaron, pero batallaron y son campeones

 

Cristiano marcó tres goles en el torneo y empató con Michel Platini como máximo anotador en Eurocopas con nueve. (Foto: epimg.net)

Cristiano marcó tres goles en el torneo y empató con Michel Platini como máximo anotador en Eurocopas con nueve. (Foto: epimg.net)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

El fútbol se viste de gala siempre que las naciones reúnen a sus mejores jugadores, distribuidos por diversas ligas, para competir representando los colores de cada país.

Por primera vez, desde que se inaugurara la más importante competición del Viejo Continente a nivel de selecciones nacionales en 1960, el Campeonato Europeo de Naciones, mejor conocido como Eurocopa, congregó a 24 escuadras, que se dieron cita en 10 ciudades francesas, para disputar la anhelada supremacía en el evento cuatrienal, acontecido del 10 de junio al 10 de julio del presente año.

En esta oportunidad, a pesar de haber más boletos de los acostumbrados, un grande de la región quedó fuera tras no clasificarse en las eliminatorias. Holanda, equipo que nunca había faltado, esta vez llenaba titulares con su ausencia, una baja que sorprendía, pero que sin dudas fue suplida durante el trayecto del evento por otras selecciones que demostraron los porqués de su presencia.

Dos nuevos

La debutante Islandia y su celebración. (Foto: twimg.com)

La debutante Islandia y su celebración. (Foto: twimg.com)

Islandia por vez primera se coló en la magna cita y fue uno de los conjuntos que dejó boquiabierto a medio mundo.

Pero la historia de la pequeña y fría isla no se resumió solo a su presencia, pues el rito vikingo que compartían hinchas y jugadores al término de cada partido –manos sobre la cabeza, palmada y grito seco: ¡Huh!– estremeció los estadios galos hasta los cuartos de final, instancia en la que finalmente cedieron ante los locales.

Otro debutante que se burló de los pronósticos fue la escuadra de Gales, con el referente de un Gareth Bale, ídolo del Real Madrid, que traía la encomienda de tirar de su equipo.

Los de la isla británica lucieron inmensos. En la fase de grupos, Inglaterra remontó el marcador 1-2, y se repusieron ante Eslovaquia 2-1 y Rusia 3-0, para luego clasificar entre los cuatro grandes del continente. En octavos y cuartos habían dejado en el camino a Irlanda del Norte y Bélgica, este último uno de los favoritos.

El camino a la final

No fue hasta la semifinal que los dragones galeses liderados por Bale, en un choque con aromas madridistas, cedieron ante el Portugal de Cristiano Ronaldo (CR7), que les derrotó 2-0, y puso punto final a la hazaña de los debutantes. Un fenomenal CR7, con gol y asistencia en ese partido, incluía a los suyos en la gran final y despedía a un Gales aguerrido y de buen fútbol.

Antes, los lusitanos no habían pasado de tres empates en la primera ronda, de manera que con solo tres puntos se clasificaron como uno de los mejores terceros del certamen, y en octavos superaron a Croacia en tiempo extra 1-0, y posteriormente a Polonia por la vía de los penaltis en cuartos. Así llegaban al mencionado encuentro contra los galeses.

El francés Griezmann fue el máximo anotador del torneo con seis. (Foto: twimg.com)

El francés Griezmann fue el máximo anotador del torneo con seis. (Foto: twimg.com)

Por el otro camino, un once francés de juego vistoso, todo un espectáculo de conjunto e individualmente, con figuras de la talla de Paul Pogba y Antoine Griezmann, se abría paso frente a su afición, y tras saldar la fase de grupos sin grandes contratiempos, en octavos y cuartos disponía de la República de Irlanda e Islandia, respectivamente.

Sin embargo la semifinal no parecía simple para los galos, pues se veían cara a cara con una gran potencia, cuatro veces campeona del mundo, la Alemania de renombre, historia e intensidad, que venía inspirada tras dejar en el camino en cuartos de final a su gran verdugo Italia, en una de las tandas de penaltis más aparatosas que se recuerden a tan alto nivel de competición en la historia del deporte de las multitudes.

Galos y teutones serían entonces protagonistas de lo que muchos denominaron una final adelantada, y la seductora ciudad de Marsella fue testigo del fin de una sequía de 58 años sin que los franceses conocieran la victoria en eventos de primer nivel de este deporte frente a los alemanes.

Se trenzó un partido entretenido desde el primer minuto, los teutones trataron de tomar el control del centro de la cancha, sin embargo, el primer tiempo culminó con un error garrafal de Bastian Schweinsteiger en el área, que Antoine Griezmann se encargó de convertir en la ventaja desde el punto de penal, engañando a Manuel Neuer, quien se lanzó hacia el lado opuesto tras el disparo del 7 galo.

En el segundo tiempo los alemanes se proyectaron en busca del empate, pero no concretaron. En cambio, los franceses volvieron a aprovechar una pifia de los germanos, para tras una pérdida de balón en el área, seguida de una salida de lágrimas del que para muchos es el mejor arquero del mundo, sentenciar el encuentro con un segundo gol, también gracias al delantero del Atlético de Madrid, Griezmann, quien empujó con maña la esférica al fondo de las redes, y se convirtió además en el líder en ese acápite del certamen con seis anotaciones.

Una final inesperada 

Es cierto que la escuadra local venía con atributos de favorita antes del comienzo de la competición, pero era poco probable pensar lo mismo de Portugal, que si bien contaba con su gran estrella, CR7, no parecía ser un elenco aspirante a mucho, y menos para disputar el trono.

Atardecía, y en Saint-Denis, ni siquiera los insectos se ausentaron para presenciar la gran final. Los medios de prensa en su mayoría daban por hecha la victoria gala. Francia estaba lista para sumar su tercera corona continental y la afición estaba segura de ello. Parecía mucho para la tropa de Cristiano.

Empezó el partido y aún faltaba más desdicha para los lusos. El astro del Real Madrid sufrió una lesión –esguince grado uno– tras un fuerte encontronazo de rodillas con Dimitri Payet, y tan solo al minuto 25, después de intentarlo con una venda, tuvo que abandonar a su equipo en la instancia más importante del torneo, frente a una Francia que dominaba y creaba las mejores ocasiones desde el mismo arranque.

El nacido en Guinea-Bisáu, Éderzito, ya es don Éder. (Foto: sport.es)

El nacido en Guinea-Bisáu, Éderzito, ya es don Éder. (Foto: sport.es)

Pero el fútbol es impredecible, y los galos no concretaron a pesar de tirar mucho más a puerta y proponer las mejores jugadas, de manera que los 90 minutos no fueron suficientes, y todo quedó listo para jugar tiempo extra luego de un empate a cero.

En esta instancia, los guiados por el estratega Fernando Manuel Costa Santos fueron físicamente superiores a los galos. Aunque sin grandes opciones tras la ausencia del líder, en el adicional los lusitanos propusieron más coraje que fútbol, y empujaron hasta que sorpresivamente concretaron gracias al recién ingresado Éderzito António Macedo Lopes, mejor conocido como Éder, quien remató raso y ajustado al palo desde fuera del área al minuto 109, en una jugada donde se quedó sin opciones de pase y decidió probar suerte, pero lo hizo tan bien que dejó sin posibilidades al arquero Hugo Lloris, y sin respiración a toda la nación francesa.

De esta manera, los portugueses escribieron el nombre de su nación con letras doradas en las páginas que registran la historia del más universal de los deportes, tras incluirse en la lista de países ganadores de Eurocopas, alzando la ansiada primera corona en un evento de esta categoría.

 


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez