0
Publicado el 22 Julio, 2016 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

¡Si me leyera!

¿Se hará realidad la entrevista a la cual todavía ni he pensado renunciar?
(Ilustración: ROBERTO FIGUEREDO BELLO)

(Ilustración: ROBERTO FIGUEREDO BELLO)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

En el periodismo deportivo también se fallan penaltis. El balón, aunque en este caso no haya sido solo por mi causa, se me ha ido en busca de las estrellas (como hace poco a Messi en la final de la Copa América). La idea viene al teclado porque el Gran Maestro ucraniano Vassili Ivanchuk ganó ahora por séptima vez un torneo Capablanca. ¿Cuál es el disparo errado? ¡Nunca he podido entrevistarlo..!

Lo intenté por primera vez en 2010, recién llegado a BOHEMIA (luego de 26 años en el periódico Granma). Me pareció que si una de mis tareas era escribir de ajedrez, y del Capablanca, lo que más podía interesarle a los lectores era una entrevista con él. Y salí entusiasmado para el hotel Riviera con una grabadora y un bloc con las preguntas que debían conducir a lo que esperaba fuera una buena entrevista. Pero para que ella funcione, como me parece que escribió Gabriel García Márquez, tiene que ser como en el amor, deben existir dos partes que se quieran. Ivanchuk, ¿cansado por las partidas?, nunca aceptó. Y quiero aclarar algo sin demora: no lo hace por vanidad, pues es un hombre simpático, carismático (me da la impresión de que también introvertido)… Tiene 47 años de edad, fue campeón mundial juvenil en 1986, llegó a ser el número dos en el coeficiente Elo, y estuvo muchos años entre los primeros10.

No logré la entrevista ni en 2010 ni en los años posteriores. Si acaso me dio alguna que otra declaración. Pero eso no era lo deseado para nuestros lectores. Hubo momentos en los cuales lo esperé largo tiempo en el lobby, sabiendo él que lo estaba haciendo, mientras analizaba en un tablero posiciones con niños y jóvenes. Tuve la esperanza de que cuando se levantara…

¿Hubo mala suerte? (sabemos que ese concepto es discutible). ¿No se escogió un momento oportuno? ¿Habrá intuido, con su inteligencia, la existencia de preguntas difíciles dentro de aquel bloc que ya debió ser reemplazado por otros y fue a parar a un librero?

Quería saber qué piensa de lo dicho en una ocasión por Anatoli Karpov: “Será campeón del mundo si sus nervios se lo permiten”. También me movía el interés por saber si no consideraba que su brillante carrera se había estancado un poco, si ya había renunciado a tratar de ser campeón mundial, y nos hablara de su inclinación abierta hacia nuestro país y el genial José Raúl Capablanca. Por qué venía tanto a Cuba, cómo aprendió a hablar español. Que confirmara si era cierto que una vez tras un error en una partida comenzó a darse golpes en la cabeza contra una pared. ¿Es verdad que se desmayó porque le ladró un perro desde detrás de una reja? Y otras preguntas como si era consciente de que no siempre sus gestos, ensimismado en las partidas, han sido bien vistos. O, incluso, que hablara de un imaginario duelo Fischer-Kasparov; y de lo que dijo el propio Kasparov: “La versatilidad de Ivanchuk y su riqueza de ideas hace que sea un jugador completamente impredecible para sus rivales. Puede jugar en ciertas ocasiones como si tuviese 2800 Elo y en otras ocasiones como si tuviese 2600”.

Hubo una vez, gracias Maestro, en que ante la insistencia nos encontramos muy cerca de lograrlo. Pero pese a que habla bien el español, prefirió que no fuera en este idioma, sino en ruso. Y, ¿volvimos a la mala suerte?, en ese momento no tuvimos un traductor a nuestro alcance. Se evaporó así la posible entrevista solicitada, esperada con persistencia durante varios años…

Esos recuerdos se dispararon ahora en que se coronó de nuevo (siete puntos de 10 posibles), por supuesto que en el Grupo Élite, esta vez en un torneo celebrado en Varadero, lo cual quiere decir que se nos alejó un poco más geográficamente. Se dio el lujo de volverse campeón antes de la última ronda. Es el máximo ganador en estos torneos: 2005, 2006, 2007, 2010, 2011, 2012, 2016. En 2014 estuvo eclipsado… y ese año no me pareció delicado insistir con la entrevista.

Ivanchuk, como ya escribimos, se defiende muy bien en el idioma español. Sí, eso me hace soñar. Quizás lea este material en BOHEMIA. Por lo que ha dicho debe venir a otros torneos Capablanca. ¿Se hará realidad la entrevista a la cual todavía ni he pensado renunciar? Como reza un proverbio chino “un camino de mil millas empieza con el primer paso”. El primer paso, no es un consuelo decirlo, ya lo dí en 2010.

LG-Pp


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez