1
Publicado el 12 Agosto, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Idalis muestra el camino

La artemiseña ganó su tercer metal olímpico en el tatami de la Arena Carioca 2, la primera que adorna de forma oficial el medallero cubano en Río
Idalis Ortiz, medalla de plata en Río 2016.

El beso de su entrenador, Armando Padrón, resume la felicitación de millones de cubanos, que, quieren y admiran.

Por DAYÁN GARCÍA LA O, enviado especial de BOHEMIA

Foto: MARCELINO VAZQUEZ HERNANDEZ, enviado especial de la ACN

En unos Juegos Olímpicos a veces no basta con ser favorito, o ganar el mundial del año anterior. Para encumbrarse en el podio del Olimpo hace falta un extra, una convicción, eso que le sobra a la cubana Idalis Ortíz, medallista por tercera ocasión consecutiva en la división de más de 78 kilogramos.

Emocionante. Demasiado conmovedor estar en la instalación, y verla danzar sobre el tatami, mirando fijamente  a su rival, con la certeza de que nada pasa alrededor, hasta el momento en el que arriesga con su mejor carta, un ura-nage (técnica de sacrificio) maldito, mal ejecutado, que aprovechó muy bien la francesa Emilie Andeol.

Idalis mostró el camino para la Isla en los Juegos de la capital carioca, una plata que preserva la cadena de metales consecutivos ganados en su división desde que las mujeres yudocas debutaron en Barcelona 1992.

Increíblemente perdió y llegó a la zona mixta entre un nutrido aplauso, que la prensa de todas partes le regaló, porque estar en el podio de tres Juegos en línea solo es reservado a las extraclases como ellas.

Alguien preguntó si a pesar de esta plata… y no dejó terminar al entrevistador. “A pesar no, yo realmente estoy muy contenta con esta medalla de plata, todo el mundo sabe que las Olimpiadas traen sorpresas y gracias a Dios fui a discutir el  título”.

Después, con una humildad suprema expresó: “Fui a buscar el oro, no lo conseguí por un error que cometí en el sacrificio, y a este nivel los errores se pagan caros. Pero no dejé de intentarlo con todos mis argumentos.

“En lo primero que pensé fue en mis compañeras de equipo, en mis entrenadores, porque todas hemos trabajado mucho y no era justo que nos fuéramos con las manos vacías. Esta es una medalla de todas, esta es una presea de Cuba”, dijo Idalis, quien proyecta una pausa para enfrentar la maternidad.

La morena artemiseña, una de las figuras indiscutibles del movimiento deportivo de la Isla, mostró un buen arsenal técnico en sus primeros combates, para despachar a la rusa Ksenia Chibisova por ippon, y a la surcoreana Kim Minjeong por la misma vía.

En semifinales liquidó por yuko a la japonesa Kanae Yamabe, bronce mundial, y el desenlace de la final ya lo saben, en una Arena Carioca 2, repleta de franceses porque en la jornada competía el fuera de serie Teddy Rinner.

Idalis, la de las trenzas con los colores de la bandera, ganó la plata en Río, y con algún ligero reproche por lo que pudo ser, se paseó contenta a recoger su medalla. Porque ni una “derrota” pudo apagar su sonrisa.


Dayán García La O

 
Dayán García La O