0
Publicado el 11 Agosto, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

Atletismo: ¡Ya, la fiesta de la fiesta!

El estadio olímpico de Río de Janeiro la Ciudad Maravillosa sucederán encarnizadas porfías del deporte rey
Yarisley Silva

Yarisley con el tercer mejor alcance de la campaña en salto con pértiga.

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Fotos www.iaaf.com

Es cierto, a partir del 12 de agosto Río de Janeiro, la ex capital de Brasil, será  aún más amiga de la vida, el mundo, el sol y la luna,  porque  iniciarán los desenlaces en atletismo de los XXXI Juegos de la Era Moderna.

Los expertos saben que el todo es mayor que una de sus partes. Empero, contrario a lo sucedido en otras versiones de la justa cuatrienal, han desechado su acostumbrado hermetismo y consideran que la nueva edición de la cita que germinó en 1896 constituirá  una tremenda fiesta dentro de la fiesta.

Por supuesto, esa conducta obedece a los apuntes efectuados durante las tres primeras temporadas del cuatrienio. Y porque al igual que sucedió en 2012, en este Año Olímpico todos los deportistas segregan más adrenalina, por causa de buscar rendimientos superiores en el mayor plató.

Cuba en la mayor escena

Los atletas cubanos también saben hacer en los máximos espacios competitivos, así como en sus ambientes extremadamente delicados. Y seguramente de nuevo Mercurio llevará reportes de sus redoblados desempeños a los dioses de todos los panteones.

Según Alfredo Sánchez, estadístico de la federación cubana del deporte rey, nuestro país ha tenido representantes en 17 de las 28 ediciones de los Juegos Olímpicos donde se ha competido en el campo y pista. A saber, (1904, 1928, 1948, 1952, 1956, 1960, 1964, 1968, 1972, 1976, 1980, 1992, 1996, 2000, 2004, 2008 y 2012). Y ha obtenido 40 preseas: 10 de oro, 14 de plata y 16 de bronce.

Cuatro años atrás Londres, la capital británica, acogió la máxima fiesta deportiva de la juventud. Entonces la cosecha fue de tres preseas: 1 de plata ganada por la pertiguista Yarisley Silva con salto de 4.75m y 2 de bronce por intermedio del decatlonista Leonel Suárez (8 mil 523 puntos) y la discóbola Yarelis Barrios (66.38), esta última repescada tras la descalificación de la rusa Darya Pishchalnikova (originalmente medallista de plata) por arrojar resultado positivo en los exámenes antidopaje.

La mejor actuación del país sucedió en Barcelona 1992. En la Ciudad Condal 21 paisanos accedieron a la ronda final y el resultado fue de  7 lauros (2-1-4). Ese rendimiento le proporcionó al seleccionado situarse en un excelente cuarto lugar con un total de 86,3 puntos. La otra actuación destacada fue en Sídney 2000. En la capital de Nueva Gales del Sur la cosecha ascendió a 6 medallas (2-2-2) y 83 unidades, para el sexto lugar.

Los titulares olímpicos de la Isla Grande del Caribe son Alberto Juantorena (400m y 800m en Montreal 1986), María Caridad Colón (lanzamiento de jabalina en Moscú 1980), Javier Sotomayor (salto de altura en Barcelona 1992), Maritza Martén (lanzamiento del disco en Barcelona 1992), Anier García (110cv Sídney 2000), Iván Pedroso (salto de longitud en Sídney 2000), Yumileidi Cumbá (impulsión de la bala en Atenas 2004). El récord olímpico del lanzamiento de la jabalina entre las damas es de 71.53 metros. Le pertenece a Osleidys Menéndez desde el 27 de agosto de 2004 durante la versión Atenas 2004. Y Dayron Robles (110m c/v en Beijing 2008), Yarelis Barrios (lanzamiento de disco en Londres 2012). La martillista bielorusa Aksana Miankova (76,34- RO) logró el cetro en Beijing 2008, pero un re análisis de  muestra dio positivo. Y como seguro perderá el destacado lauro. Entonces a la lista mencionada se le sumará Yipsi Moreno (75.20) sublíder en la capital de China.

Para esta nueva comparecencia, la selección tiene algunos exponentes con los alcances necesarios como para acceder al primer escaño del podio. De los 43 calificados, la tríada conformada Yarisley Silva, Pedro Pablo Pichardo y Denia Caballeros pudieran liderar sus respectivas especialidades. Para nada la conducta de la pertiguista pinareña en esta campaña guarda relación con la de 2015. Entonces inició con un salto que sorprendió a los observadores: 4.30 metros, marchaba en pos de lograr un mejor agarre del implemento y, por lo tanto, obtener  mayores alturas.

Esta temporada la Princesa de Vueltabajo acumuló pronto rendimientos codiciados para cualquier atleta de su especialidad. Empezó con 4.50 metros la trayectoria. Pero inmediatamente la subcampeona en Londres 2012 (4.75)  y líder (4.90) en la liza del orbe celebrada en el recinto Nido de Pájaro de Beijing, China,  venció respetadas alturas en las paradas de la Liga de Diamante escenificadas en varios escenarios europeos y llega a la pugna con una mejor performance de 4.84 metros. Y varios resultados pertenecientes al primer nivel. El ranking mundial, hasta junio, lo dominaban la griega Katerine Stefanidi con 4.86 m, Silva 4.84 y la estadounidense Sandy Morris, 4.83 metros.

La historia en los XXX Juegos de la Era Moderna, Londres 2012, fue así: Jennifer Suhr (USA-4.75). Silva (4.75). Yelena Isinbáyeva (RUS-4.70). Silke Spiegelburg (GER-4.65). Martina Strutz (GER-4.55).

Denia Caballero.

Denia una nueva preocupación para las discóbolas con más historial.

Lejos de la pasarela…

Un par de morenitas que califican para la pasarela de cualquier modisto: Denia Caballero y Yaimé Pérez     figuran entre las mejores discóbolas del cuatrienio. La primera interrumpió el curso de Europa en la bella instalación asiática Nido de Pájaro en 2015. En aquella  liza planetaria (70.65) superó a la impenetrable croata Sandra Perkovic (67.37). Ese resultado situó a la campeona de la justa hemisférica de Toronto, Canadá, como la tercera del país en acceder al podio del orbe. Además, ella rubricó una historia agradable pues en este milenio ninguna competidora había ganado la porfía con un disparo de 69 o más metros. También constituye un desafío que obtuviera esa distancia en el primer intento.

Yaimé Pérez es otra fuerte apuesta de las autoridades del deporte rey en el archipiélago. En la ciudad canadiense de Toronto su implemento cayó a los 64.99 metros. En la urbe asiática su quehacer demostró altura. Con un disparo de 65.46 metros logró la cuarta plaza. Ella forma parte de la encarnizada rivalidad universal que persiste en esa área. Y está en condiciones de dominar cualquier debate. La confirmación de ese parecer surgió en el desenlace de la parada de la Liga de Diamante de esta campaña celebrada en Montreiull, Francia. Allí lanzó 67.91 metros. Su mejor alcance personal es de 68.86 metros obtenidos en 2015.

Las dueñas de las cumbres olímpicas en esta centuria son: Sydney 2000: Elena Zvereva (RUS-68.40). Atenas 2004: Natalya Sadova (RUS-67.02). Beijing 2008: Stephanie Brown Trafton-USA-64,74). Londres 2012; Sandra Perković (CRO-69,11).

Escandalosa reaparición

El triplista Pedro Pablo Pichardo todavía no ha debutado en esta crucial temporada. Quizás recuerde que en 2015 compitió con cierta frecuencia y, en la justa universal, respondió indebidamente a la exigencia competitiva. El subcampeón mundial (17.54) en Moscú 2013 asistió a pocas lides en la segunda campaña del presente ciclo. Solo acudió a la porfía mundialista en pista cubierta que organizó la federación polaca en la atractiva ciudad balneario de Sopot. Allí él y Ernesto Revé accedieron a los escalones dos y tres con 17.33 y 17.24 metros, respectivamente.

Luego se extrañó al santiaguero en otros escenarios, como el de los  XXII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe (CAC) que acogió Veracruz, México, no obstante tener el mejor palmarés de la región con un registro de 17.76 metros.

En una confrontación de la preselección nacional en el Estadio Panamericano saltó 17.94 metros. Esa actuación le proporcionó adquirir el pasaporte para la cita que acogió el majestuoso estadio chino; y también la visa para la Ciudad Maravillosa. Luego surgió una tremenda referencia sobre su quehacer: “Pedro Pablo Pichardo consiguió, en su tercer intento, vulnerar la marca de 18 metros durante la competición de triple salto correspondiente a la primera parada de la Liga de Diamante 2015 que acoge la cuidad de Doha, Catar.

Pedro Pablo Pichardo.

Pichardo estuvo cauteloso antes del clímax de la temporada del salto triple.

“El cubano, inició su concurso registrando 17,33 y luego de una falta se sobrevino el estirón majestuoso que le coloca como el tercero de todos los tiempos, por detrás de Jonathan Edwards (18,29) y Kenny Harrison (18,09)”.

Durante esta nueva centuria han conquistado las cúspides olímpicas las Christian  Olson (SUE-17.79-Atenas 2004); Nelson Evora (POR-17.67-Beijing 2008); Christian Taylor (EUA-17.81- Londres 2012). Otros integrantes de la selección nacional se han adjudicado cronos y distancias válidas para ubicarse en la final de sus respectivos eventos. Empero, para cumplir el vaticinio deben, como exige la práctica, signar una actuación superior a la mejor personal, o de la registrada en la temporada. En eso escenarios el rendimiento debe aproximarse a los  90-95 por ciento de eficacia. Ello probaría que abandonaron el estigma que los acompaña en las competencias fundamentales.

Inamovibles pasillos

El panorama competitivo superior mantiene varias aristas.  Dos de ellas son el predominio en las pruebas de velocidad, medio y gran fondo. En la metrópoli británica sobresalieron los velocistas jamaicanos y otros caribeños. Los africanos, o corredores oriundos de ese continente, emergieron en las pruebas de resistencia a la velocidad y en las distancias más agotadoras. Las firmas refulgentes en las pruebas más rápidas correspondieron a: Usain Bolt  JAM (100-9,63 (RO). Usain Bolt (200-19.32). Kirani James GRN (400-43,94). En medio y gran fondo predominaron: David Rudisha  KEN (800-1:40.91-(RM). Taufik Nohamed ALG (1500-3:38.08). Y el somalí que compite por Gran Bretaña Mo Farah, (5000-13:41.66). Mo Farah (10000-27:30.42). Ezekiel Kemboi KEN (3 mil con obstáculo-8:18.56).

En el sector femenino las historias las suscribieron: Shelly-Ann Fraser-Pryce JAM (100-10,75). Allyson Felix USA (200-21,88). Sanya Richards-Ross USA (400-49.55).  En las pruebas de  800, mil 500, 5 mil, 10 mil y 3 mil con obstáculos las primacías correspondieron, por el orden, a Maria Savinova (RUS-1:56.19). Aslı Çakır Alptekin (TUR-4:10.23). Meseret Defar (ETH-15:04,25). Tirunesh Dibaba (ETH-30:20,75). Yuliya Zaripova (RUS-9:06,72)

¿Nuevas?

Las expectativas sobre las controversias del área de  campo son menos impresionantes, porque casi siempre en los eventos grandes del ciclo han ganado, O han subido a los podios los mismos competidores. Asimismo sucede en los eventos con obstáculos y la maratón. En la marcha podría variar el entorno, pues los marchistas rusos, quedarán en casa.

El dominio sobre las vallas pertenece a Aries Merritt (EUA-110-12,92) y a Sally Pearson (AUS-100-12,35-RO). Las encumbrados en la vuelta al óvalo: Félix Sánchez (DOM-47,63) y Natalia Antiuj (RUS-52,70).

Los campeones defensores en maratón son Tiki Gelana (ETH-2h 23:07-RO). Stephen Kiprotich (UGA-2h 08:0). Suelen caer al desfiladero los vaticinios acerca del alcance de las estafetas, pues los batones caen al  rekortán en el momento menos esperado. Y, así, se esfuman sueños. Las estafetas cortas líderes en 2012: Jamaica (Nesta Carter, Michael Frater, Yohan Blake Usain Bolt-36,84 (RM). Estados Unidos (Tianna Madison, Allyson Felix, Bianca Knight. Carmelita Jeter 40,82-RM). Las naciones predominantes en la posta larga fueron Estados Unidos (Deedee Trotter, Allyson Felix, Francena McCorory, Sanya Richard-Ross-3:16.88) y Bahamas (Chris Brown, Demetrius Pinder, Michael Mathieu, Ramon Miller, 2:56,72).

Cayeron entonces (2012) dos plusmarcas en las controversias de marcha deportiva. Una de esas cotas la rubricó Yelena Lashmánova (RUS-1:25:02-RM). La otra correspondió a su coterráneo Serguéi Kirdiapkin, en los 50, con 3:35,59-RO.

En efecto, sigue vigente, quizás un tanto más acentuada que a principios del cuatrienio, la pugna entre los astros y talentosos jóvenes empeñados en  estropearles su areté. Y esa tendencia otra vez avisa que sucederán actuaciones prácticamente siderales en la pista y el césped de la icónica instalación brasileña. Y las posibles realidades proponen que el encuentro será una tremenda fiesta dentro de otra ¿Y la desaparición de espacios pertenecientes a inaccesibles dueños? ¿Y la conquista de nuevos sueños?


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne