1
Publicado el 10 Agosto, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Cuba se siente bien adentro

Un médico internacionalista cubano visitó como aficionado la Arena Carioca 2, del parque olímpico de Barra, para apoyar a sus compatriotas del judo y sentir a su Isla un poco más cerca
Junto a la campeona olímpica de Londres 2012, Idalys Ortiz

Junto a la campeona olímpica de Londres 2012, Idalys Ortiz

Texto y fotos DAYÁN GARCÍA LA O, enviado especial de BOHEMIA

“Mi hermano”, fue lo único que escuché antes de divisar a un señor que se acercaba sonriente a nuestro grupo. “Me puedo tirar una foto con ustedes”, dijo y entonces descubrí en su español un tono familiar, como el inconfundible “asere”, que ya ha internacionalizado el populismo cubano.

Efectivamente, nos tomamos la foto y después no desaproveché la oportunidad para conversar con el camagüeyano Yacnier Carlos Barrios, quien cumple misión internacionalista en el municipio de Río Claro, a una hora y media de la ciudad olímpica de Río de Janeiro.

“Vine a disfrutar del judo y apoyar a los atletas cubanos. Siempre es emocionante encontrarse con los compatriotas. Disfrutar de unos Juegos Olímpicos es lo máximo, ya tuve la posibilidad de estar en el Mundial de Fútbol”, expresó el galeno, quien ya lleva tres años en el gigante suramericano.

El Doctor Yacnier Carlos Barrios en Río 2016.

El médico cubano deja testimonio, junto con la prensa cubana, de los Juegos Olímpicos Río 2016.

“Aquí en los Juegos espero que el judo nos regale sonrisas, también deseo encontrar a nuestras estrellas y tomarme fotos con ellas, porque son nuestro orgullo. En Brasil se conoce mucho el deporte cubano. Aún no olvidan el partido de voly que las mujeres le ganaron en el año 2007. Mireya Luis, Sotomayor, Juantorena, son varias de las figuras más mencionadas aquí”, señaló.

Yacnier, con experiencia anterior en Venezuela, dice que el brasileño tiene mucho que ver con el cubano. “En el carisma, somos muy musicales, alegres, emprendedores. Nos han recibido muy bien, ya somos parte de su familia. Al principio los medios de comunicación nos atacaron fuertemente, pero ya después el pueblo empezó a disfrutar de los beneficios y nos han incorporado a su realidad”.

El padre de Adriana, una niña de 10 años, adelantó que en diciembre debe culminar su misión, y ya son muchos los que sufren por la futura partida. “Me han acogido varias familias, tengo un proyecto comunitario, y ya me tienen como uno más de Río Claro. Pero siento mucha nostalgia de Cuba, de mi familia, de mi gente. Vamos a ver si los Olímpicos dan los alegrones que esperamos. Donde quiera que uno esté, Cuba se siente bien adentro”.


Dayán García La O

 
Dayán García La O