0
Publicado el 22 Agosto, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

El orgullo de Reina

El mediano Arlen López Cardona ganó los Juegos Olímpicos de Río y se consagró como uno de los mejores boxeadores del momento
(Foto: Marcelino Vázquez)

(Foto: Marcelino Vázquez)

Por Dayán García La O, enviado especial de BOHEMIA

Río de Janeiro.- Al finalizar la tercera pelea de la jornada sabatina el árbitro eslovaco Rene Just levantó la mano del que llevaba las prendas rojas, y no por esperada, esta decisión dejó de ser lo más grande en la vida de Arlen López, sin dudas el pugilista cubano de mayor crecimiento en los últimos años.

Cuentan desde Guantánamo que hubo una megafiesta en la casa de Reina Cardona, la madre del titular mundial y ahora rey olímpico número 37 del boxeo cubano. “He llamado por teléfono todos los días, imagino la felicidad y el orgullo de mi madre, a ella dedico esta medalla, debe ser la persona más feliz del mundo, es el máximo regalo que le puedo dar”, dijo un Arlen eufórico, en la zona mixta del Pabellón 6 de Río Centro.

El cubano, uno de los que se robó el corazón de la afición boxística, dio volteretas como un niño por el ring para gozar la gloria a lo cubano, y regalarle al público un motivo especial para inundar el recinto con el habitual CUBA, CUBA, CUBA. “Es increíble sentir a la gente tan cerca, como en casa, son muy conocedores del boxeo y muy parecidos a nosotros en su alegría”.

Minutos antes se había coronado campeón Robeysi Ramírez, su compañero de cuarto en Río, una habitación olímpica que catapultó a Cuba hasta los cinco títulos y afianzó a la Isla en sus intenciones de quedar entre los 20 primeros países en el medallero general (hasta el momento lugar 18). “Conversábamos en la habitación todas las noches, analizábamos a los contrarios, nos dábamos consejos,  y siempre nos exigimos que teníamos que ganar los dos”.

El único varón e hijo más pequeño de Reina mostró un amplio arsenal  técnico sobre el cuadrilátero. “Tengo la posibilidad de adaptarme a cualquier sistema táctico, pelear desde las tres distancias, a la zurda o a la derecha. En la final ante el uzbeco Bektemir Melikuziev solo me dediqué a seguir las instrucciones de mis entrenadores, ellos son parte muy importante en mis logros, en convertirme en campeón del orbe y rey olímpico”.

En los Juegos de Río el boxeo cubano se impuso en el medallero del deporte con tres oros e igual cantidad de bronces. “Ese era el objetivo, ganar la cita, y seguir demostrando que nuestra escuela goza de excelente salud. Ahora solo resta encarar el próximo ciclo, seguros de que podemos multiplicar las sonrisas. Gracias a los que confiaron en nosotros”.

Minutos más tarde, Robeysi y Arlen compartieron en la sala de prensa con periodistas de todos lados, voluntarios y fotorreporteros. Todo el que quiso se llevó a casa una foto con los cubanos, un hecho sin precedentes en ese lugar, según contaron unas entusiastas brasileñas, quienes emocionadas con su instantánea solo repetían Muito Legal (muy bueno) y disfrutaban incrédulas de la sencillez de los cubanos. Así son nuestros campeones.


Dayán García La O

 
Dayán García La O