0
Publicado el 10 Agosto, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Marina levanta el peso de la historia

La pesista Marina Rodríguez se convirtió en la primera mujer cubana en participar en unos Juegos Olímpicos, con un meritorio octavo lugar
Marina de la Caridad Rodríguez Mitján, pesista cubana.

Marina de la Caridad Rodríguez Mitján compitió en la categoría de los 63 Kg del levantamiento de pesas (femenino).

Por DAYÁN GARCÍA LA O, enviado especial de BOHEMIA

Foto: ROBERTO MOREJÓN, enviado especial de JIT

Río de Janeiro.- No la vi competir, coincidió su actuación con las acciones del judo. Pero al enterarme de que había quedado segunda en el primer grupo me propuse encontrarla y dialogar sobre su experiencia, que ya es historia dentro de su disciplina en el país.

Marina Rodríguez Mitjans concluyó en el octavo puesto en Río 2016y se lleva a casa un diploma olímpico que vale igual que una medalla, o al menos así lo piensa esta capitalina. “Estoy muy contenta. Competir en unos Juegos es algo emocionante, por el escenario, por las rivales, pero me sentí cómoda”, refirió en la zona mixta internacional, aledaña a la Villa de los atletas.

La habanera compiló 94 kilogramos en el primer movimiento y 121 en el envión para un total de 215, a solo un kilogramo del séptimo puesto de la egipcia Esraa Ahmed. “Igualé mi mejor marca personal ene l biatlón, tenía como objetivo mejorarlo, no pudo ser porque no conseguí 123 kilos en el envión. Pero me llevó el récord de arranque”.

Marina, primera medallista cubana en Juegos Panamericanos (plata en Toronto 2015), dedicó este resultado a sus compañeras de equipo, cuya labor en el evento preolímpico panamericano con sede en Colombia fue vital para alcanzar los puntos necesarios para una plaza. “Aunque este deporte es individual, el equipo trabajó muy duro por esta posibilidad, creo que no las hice quedar mal”.

Contó, además, que al llegar a la villa, aunque aún no sabía la ubicación final porque tenía que competir la otra subdivisión, llamó a su familia y su madre Yamilet Mitjans la llenó de orgullo, al decir que había muchas personas pendientes a la trasmisión televisiva de su competencia. “No me dejaba ni hablar, me felicitaba, me decía que la gente la tenían loca. Esa sensación es algo indescriptible.”

Marina, quien en otras oportunidades ha hecho gala de su belleza física para batallar contra prejuicios que rodean la vida de las halteristas, envió un saludo fraterno a las personas que han ponderado su actuación a través de la red de redes. “A aquellos que me desearon lo mejor en la plataforma, en internet, en cualquier lugar donde se encontraron con algún familiar mío. Gracias. Mi máximo esfuerzo es la mejor de las medallas que puedo regalarles”.


Dayán García La O

 
Dayán García La O