0
Publicado el 8 Agosto, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Por poner en alto el nombre de Cuba

Para Rolando Soler White el entrenador se debe a su trabajo y a sus discípulos, pero a veces el corazón le palpita demasiado cuando uno de sus pupilos enfrenta a un representante de la tierra que lo vio nacer
Rolando Soler White.

“De Cuba se añora todo: el barrio, la gente, el dominó, la música y el baile en La Tropical. Cuba es la tierra de mis amores”, asegura Soler White

Por DAYÁN GARCÍA LA O, enviado especial de BOHEMIA

Foto: JOEL GARCÍA, enviado especial de TRABAJADORES

El entrenador habanero Rolando Soler White colabora con la selección nacional de México desde el año 2012 y reconoce que en esta área también se enaltece la calidad del movimiento deportivo de la Isla.

Soler White participa en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro junto al floretista Daniel Gómez, quien bajo su egida se ha convertido en subcampeón panamericano y titular de una Copa del Mundo. “Es difícil cuando mi atleta se enfrenta a un cubano, que en muchos casos también entrené y formé. Pero uno tiene que saber desligar lo que se siente de la profesión”.

Agregó que tiene la misión de hacerlo bien, aunque sea representando a otra bandera. “Cubadeportes nos dio la tarea de conseguir los mejores resultados y así demostrar la calidad de los entrenadores que se forman en el país, somos embajadores deportivos”.

Soler White participa en sus primeros Juegos. “En Cuba entrenaba al equipo nacional juvenil en la época dorada de la década del 90, cuando me promovieron a la selección nacional ya no contábamos con gran nivel. Por eso estoy viviendo al máximo esta experiencia, es un verdadero sueño de toda mi vida”.

También ponderó el sistema de entrenamiento de los atletas en la Isla, pero refirió que la escasa participación en eventos internacionales y el poco fogueo con atletas de nivel han desterrado las opciones en eventos regionales. “Cada vez que enfrento a un cubano con mis muchachos les digo que tienen que trabajar fuerte, porque si dan una mínima oportunidad es aprovechada muy bien. El deporte se ha comercializado mucho, es necesario participar en los circuitos más exigentes. Ahí nos quedamos atrás”.

El entrenador, del municipio capitalino del Cerro, agregó que cuando termine su misión se va a incorporar a trabajar con niños en el Complejo Deportivo Príncipe. “Me gustaría comenzar con las categorías menores, no voy a regresar a la selección nacional. No estuve de acuerdo con mi salida del equipo Cuba. Además, ya tengo 55 años, y aunque me siento rápido, no son los mismos reflejos.

Con más de 30 años como preparador de esgrimistas, Rolando no ha dejado de sentir por la Isla. “No sé qué extraño de Cuba, porque se añora todo, el barrio, la gente, el dominó, la música y el baile en La Tropical. Cuba es la tierra de mis amores”.


Dayán García La O

 
Dayán García La O