0
Publicado el 5 Octubre, 2016 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

¡ASESINOS!

Barbados, siempre en la memoria

El sabotaje terrorista a la aeronave de Cubana de Aviación en 1976 califica como uno de los sucesos más criminales del siglo XX
Junto a los restos de sus compañeros, el juramento de ser tan buenos deportistas como ellos. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Junto a los restos de sus compañeros, el juramento de ser tan buenos deportistas como ellos. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE      

Cualquiera sea la estación del año, las millares de ciudades del planeta amanecen cada día con un rostro diferente. Para nada se equivocaron los sociólogos que lanzaron esa sentencia. El 6 de octubre de l976, Bridgetown, la capital de Barbados, estaba ensombrecida por la tristeza. Había caído sobre las aguas del mar Caribe próximas a sus costas, producto de un criminal sabotaje terrorista, una aeronave de Cubana de Aviación (CU 455), que transportaba 73 pasajeros, entre ellos al seleccionado nacional de esgrima que lideró, en calidad de invicto, el Campeonato Centroamericano escenificado en Venezuela.

Si no la primera, fue esa una de las escasas ocasiones hasta entonces en que un avión comercial era víctima de una operación terrorista por la colocación de bombas en su interior.

El dolor multiplicado. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

El dolor multiplicado. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

La noticia trascendió a gran velocidad y los hombres y mujeres de buena voluntad desde muchas partes del mundo condenaron tamaño crimen. Poco después se descubrieron los nombres de los autores intelectuales del suceso: Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila; y el de los ejecutores: Hernán Ricardo y Freddy Lugo.

Para nada fue una acción de guerra la estructurada por esos miembros de la agrupación terrorista anticubana Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), que dirigía Orlando Bosch, que aún reside en territorio de los Estados Unidos. Sencillamente, tanto en su día como hoy, es considerada una conducta propia de individuos inescrupulosos, rabiosos ante los avances de la Revolución Cubana, que descartaron el sufrimiento que causarían en las familias de los viajeros (57 cubanos, 11 guyaneses y cinco coreanos), así como el negativo impacto para la historia de la humanidad y de la aeronáutica civil.

Entre los pasajeros del vuelo de Cubana de Aviación, los integrantes del seleccionado nacional de esgrima que lideró, en calidad de invicto, el Campeonato Centroamericano escenificado en Venezuela. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Entre los pasajeros del vuelo de Cubana de Aviación, los integrantes del seleccionado nacional de esgrima que lideró, en calidad de invicto, el Campeonato Centroamericano escenificado en Venezuela. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

El atentado tampoco puede justificarse como la respuesta a una agresión, como han declarado los matones cada vez que han tenido, o le han propiciado la oportunidad de revelar la magnitud de su deplorable calidad humana.

En marzo último Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América, visitó la capital cubana. Al parecer no venía con la misma intención de los interventores y embajadores de aquella nación que estuvieron, respectivamente, en la Isla grande del Caribe durante el siglo XIX y parte del XX. Pero su comparecencia en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso reveló su verdadera agenda, pues en aquella tarde noche no refirió un vocablo sobre el Crimen de Barbados y sí invitó a los cubanos a olvidar la historia, a adoptar una actitud pasiva ante los fenómenos sociales acontecidos en las centurias precedentes, y la actual, como son -entre otros- el bloqueo económico, comercial y financiero de su país a nuestra Isla.

Una fila de pueblo que parecía interminable, rindió tributo a los mártires de Barbados. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Una fila de pueblo que parecía interminable, rindió tributo a los mártires de Barbados. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Tanto Obama, que en noviembre cumplirá su segundo y último período de mandato, como anteriores gobernantes de esa nación, no han formulado semejante solicitud a sus conciudadanos con respecto a la también barbarie ocurrida el 11 de septiembre de 2001, fecha en que dos aviones destruyeron las torres gemelas de Nueva York.

Además, esos mismos funcionarios norteamericanos, aparentes amigos de la buena vecindad, evitan pronunciar los patronímicos de los padrinos y ejecutores de aquella agresión al género humano perpetrada hace cuatro décadas contra Cuba y que han cobijado tras sus fronteras. Ejemplo contrastante con la valiente conducta mostrada por los tripulantes de la aeronave, fieles a uno de los compromisos laborales que les identifican: “El avión que sale conmigo, regresa conmigo”.

A 40 años de aquel horrendo crimen, familias enteras sufren aún por sus seres queridos. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

A 40 años de aquel horrendo crimen, familias enteras sufren aún por sus seres queridos. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

En ocasión del aniversario 40 de aquel horrendo crimen, BOHEMIA solicitó el parecer al doctor en Ciencias Psicológicas Luis Gustavo González Carballido y de la licenciada en Psicología Yaima Gómez Herrera, ambos especialistas del Instituto de Medicina del Deporte (IMD).

Secuelas del terrorismo

Luis Gustavo Gonzáles, también profesor de la entidad docente, estima que este es uno de los hechos históricos que merecen catalogarse, con toda autenticidad, como crimen.  “Más aún, ese asesinato colectivo trascendió a sus víctimas para extender sus efectos psicológicamente devastadores a numerosos jóvenes que luego temieron ser también objeto de tamaña barbaridad.

Todos quisieron despedir a los hijos del pueblo cubano asesinados. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Todos quisieron despedir a los hijos del pueblo cubano asesinados. (foto ARCHIVO BOHEMIA, AUTOR NO IDENTIFICADO)

Puedo decir más, porque a la sazón comenzaba mi trabajo como psicólogo del deporte en esta institución. El llanto de los compañeros de aquellos jóvenes, entrenadores, dirigentes deportivos y pueblo en general fue el inicio de un período de estados psicológicos complejos, que fundían ira, sensación de impotencia; aprehensión al volar internacionalmente y otros sentimientos que afectaron por mucho tiempo la alegría y la combatividad que ha de caracterizar a los jóvenes deportistas.

“Salvando las diferencias por la cantidad de afectados, en su esencia ese crimen no se diferencia de otros que la historia recoge como sacrilegios y conductas genocidas, tales las bombas atómicas lanzadas en las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki; o los miles de muertos y desaparecidos generados por el Plan Cóndor”.

La licenciada Gómez puntualizó: “Del crimen de Barbados conozco por los libros que recuerdan esa historia y los documentales exhibidos por la televisión nacional, ya que nací en la década de los 80. A mi modo de ver, ese acto fue uno de los primeros de muchos realizados contra nuestro país, que despertó emociones tales como la ira y el desconsuelo ante la pérdida de sus hijos.

En medio de la tragedia, los tripulantes de la aeronave tuvieron presente su compromiso: “El avión que sale conmigo, regresa conmigo”. Y por eso batallaron para salvarlo. (Foto: RAÚL CASTILLO)

En medio de la tragedia, los tripulantes de la aeronave tuvieron presente su compromiso: “El avión que sale conmigo, regresa conmigo”. Y por eso batallaron para salvarlo. (Foto: RAÚL CASTILLO)

“Ese infame acontecimiento de 1976 tiene ramificaciones. Hoy suceden reiteradamente y cada vez con más refinamiento; y emplean más tiempo los encargados de concebirlos. Un ejemplo son los golpes blandos que se han efectuado en varios países latinoamericanos y, recientemente, en Brasil.

“Las naciones europeas y africanas tampoco escapan del terrorismo, flagelo que cobra miles de vidas cada día. Los fanáticos del islam despedazan los territorios árabes y mutilan generaciones enteras tanto en el plano físico como emocional. En Nigeria integrantes del grupo extremista Boko Haram secuestró y violó a 43 adolescentes de una escuela y luego las casaron con sus raptores. En fin, los hechos vandálicos son el pan nuestro y no solo afecta a nuestro continente. Millones de personas son víctimas de ellos y tienen que lidiar con sus consecuencias como lo hicimos nosotros en su día.

“No cabe la menor duda, la muy despreciable postura la realizan hombres fríos, calculadores; y diría que sociópatas sin ninguna empatía hacia los seres humanos. Solo les importan las ganancias económicas o el poder de someter a naciones enteras para su beneficio.

“Cuba es un pequeño país que se enfrenta a esa realidad desde la política de la fruta madura, a principios del siglo XIX. Han intentado rendirnos de muchas maneras: introducción de virus en cultivos, la Operación Peter Pan, ataques a embarcaciones pesqueras, ubicación de bombas en hoteles (en la instalación nombrada Copacabana murió el turista italiano, Fabio di Celmo, por la explosión de una bomba). Tampoco podemos dejar de lado que numerosos medios de comunicación masiva se han prestado para manipular y distorsionar nuestra verdad hasta hacerla irreconocible”.

 

Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla

(foto ARCHIVO BOHEMIA AUTOR NO IDENTIFICADO)

(foto ARCHIVO BOHEMIA AUTOR NO IDENTIFICADO)

En la despedida del duelo a las víctimas del Crimen de Barbados el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, aseguró: “¡Nuestros atletas sacrificados en la flor de su vida y de sus facultades serán campeones eternos en nuestros corazones!

¡Nuestros tripulantes, nuestros heroicos trabajadores del aire y todos nuestros abnegados compatriotas sacrificados cobardemente ese día, vivirán eternamente en el recuerdo, en el cariño y la admiración de nuestro pueblo! ¡Una patria cada vez más revolucionaria, más digna, más socialista y más internacionalista será el grandioso monumento que nuestro pueblo erija a su memoria y a la de todos los que han caído o hayan de caer por la Revolución!
No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!”

Y sentenció: “No alcanzarán el Honor de las Olimpiadas, pero han ascendido para siempre al hermoso Olimpo de los Mártires de la Patria”.

 

 


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne