0
Publicado el 21 Noviembre, 2016 por Redacción Digital en Deportes
 
 

Béisbol. Serie fraccionada

Hay que aceptar que la campaña está fraccionada con los de vanguardia que incluye al “escapado” yumurino, el campeón Ciego de Ávila, Villa Clara y Granma

Por Tony Díaz Susavila

Son muchos los que asumen que la LVI Serie Nacional de béisbol tiene temprana definición de la cuarteta de equipos que estará en los play off, cuando faltan ocho subseries para la discusión del título en enero próximo.

Si se valora que a pesar de sus últimas derrotas el líder Matanzas tiene 20 juegos de ventaja sobre Camagüey y uno más ante Holguín hay que aceptar que la campaña está fraccionada con los de vanguardia que incluye al “escapado” yumurino, el campeón Ciego de Ávila, Villa Clara y Granma.

Y es que un sencillo análisis arroja que los toros de la llanura y los cachorros holguineros tienen que jugar casi perfecto y esperar que los otros pierdan lo suficiente para conquistar los cupos que le permitan pelear por el estandarte. Ello es odisea contracorriente.

En la primera etapa Matanzas impuso paso arrollador, después por el comodín agramontinos y holguineros mostraron garra, y en esta fase Villa Clara impacta con sus ocho victorias al hilo.

Así ha sido visualizada la temporada en que en el presente tramo —guiado por un pitcheo solvente— los naranjas han conseguido confirmarse como los de mayor progresión.

Los abridores Freddy Asiel Álvarez, Yosvany Torres, Alaín Sánchez, Robelio Carrillo y Yaifredo Domínguez se han confabulado de tal manera que han permitido un solo cuadrangular en la actual fase y sus relevistas son los segundos más ponchadores con 51, uno menos que los matanceros.

En general disfrutan de 3.48 carreras limpias permitidas por juegos de nueve entradas, solo antecedidos por granmenses y yumurinos.

Y aunque su artillería no muestre números sobresalientes, sus bateadores cumplen en el home plate como cuartos en promedio con .280 y terceros en vuelacercas (42).

Ellos cuentan con Yeniet Pérez, líder de los jonroneros en el campeonato con 12.

En ese indicador el zurdo exlanzador Yurién Vizcaíno es el mandamás en la denominada súper ronda con 4, que le ha permitido pasearse con total de 13 entre los grandes impulsores como el primera base granmense Guillermo Avilés (16) y su coequipero Lázaro Cedeño (12) y los yumurinos Yasiel Santoya (14), Jefferson Delgado (14) y Yordanis Samón (12).

Además exhiben un crecimiento palpable también en la defensa en que son segundos con 79 —tras los Alazanes (92)— doble play realizados para la campaña de 90 juegos.

Únicos con vida de los tradicionales cuatro grandes, pues Santiago de Cuba, Industriales y Pinar del Río no clasificaron, la pregunta es ¿son los elegidos de Vladimir Hernández continuadores de aquellos azucareros campeones?

Salvando la distancia, es indudable que tienen igual ambición de triunfo.

Por ello pocos dan hoy como súper favoritos a la discusión del cetro al recordista Matanzas y el campeón defensor Ciego de Ávila.

Naranjas y granmenses han variado el equilibrio de fuerzas.

Esos últimos, tema de otro artículo, resolvieron sus problemas a la defensa y como siempre se distinguen por su despiadado bateo y un notable pitcheo.

De modo que ellos han aderezado la fiesta y aunque matemáticamente ni agramontinos ni holguineros están eliminados, temprano se perfilan para junto a cocodrilos y tigres estar en los play off. (Jit)


Redacción Digital

 
Redacción Digital