0
Publicado el 21 Febrero, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

LUCHAS

Bajó el primero de los telones

Apuntes tras el final del estilo grecorromano

 

 

 

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Ota brilló en La Habana. (Foto: ANARAY LORENZO COLLAZO).

Ota brilló en La Habana. (Foto: ANARAY LORENZO COLLAZO).

Cuando escribimos esta nota finalizaron las acciones de los luchadores del estilo grecorromano que participaron en el tradicional torneo internacional Granma-Cerro Pelado (de la libre), en el Coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana. Queda el escenario listo para los de la libre. Este martes lo harán las chicas. Y durante miércoles y jueves llegará la hora de los varones. Entonces se bajará el último de los telones…

Unos torneos, por cierto, que celebran sus primeros 50 años. El primero se efectuó en 1967, lo cual lo convierte en este deporte entre los que se celebran en la actualidad en el más antiguo de América.

Los cubanos ganaron cuatro de las ocho medallas de oro, dejando dos para China, y una para Japón y China.

Volviendo a Japón: dos de sus protagonistas se robaron el show. Ocurrió en la división de los 59 kilogramos. Ellos venían en busca del cubano Ismael Borrero, oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Uno de ellos era Shinobu Ota, subcampeón en aquella oportunidad, en que cedió por superioridad ante el santiaguero. El otro fue Kenichiro Fumita. Pero Borrero estaba lesionado en las costillas. Y no pudo competir.

En definitiva los dos nipones se vieron las caras en dura pelea de la final: ganó Ota por 8-7.

El duelo con Ismael Borrero tuvo que esperar…


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez