0
Publicado el 11 Febrero, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

LUCHAS

Los colchones se calentaron

Apuntes tras un importante campeonato nacional

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

La lucha cubana, muy respetada desde hace décadas a nivel mundial, no esperó mucho para llamar la atención en el casi recién estrenado año 2017. Y celebró ya su campeonato nacional.

Una precisión inicial: se utilizó, como es habitual, para reestructurar las preselecciones nacionales, que disparó las ansias competitivas, de forma especial entre los jóvenes aspirantes.

La sede fue el Ateneo Deportivo Armando Mestre, en Santiago de Cuba, del 20 al 28 de enero. Al tapiz salió uno solo de nuestros tres medallistas en los Juegos Olímpicos de Río 2016: Ismael Borrero (oro en la división de los 59 kilogramos durante aquella cita), compitiendo ahora en su provincia natal a menos de cinco meses de haberse coronado en Río. No lidiaron Mijaín López (monarca de los 130 entonces, por tercera ocasión), para tratar de alargar su carrera deportiva, ni Yasmani Lugo (meritoria plata en 98), ausente por una intervención quirúrgica en un tobillo.

Borrero, 24 años de edad, venció con mucha facilidad, compitiendo esta vez en 66, para no hacerlo bajar de peso sin necesidad. En cinco de sus ocho peleas logró superioridad técnica. Así venció discutiendo el oro al habanero Sean Mora. Lo obligó a esforzarse un poco más el capitalino Joy Luis Marén, ganador de una de las dos medallas de bronce (la otra correspondió al avileño Alejandro del Risco). Un apunte sobre Joy: es hijo del santiaguero ya retirado Juan Luis Marén, ganador de tres medallas en Juegos Olímpicos.

En el estilo grecorromano se dio en un inicio como ganadores a los capitalinos, pero ello cambió luego de una reclamación de los de la provincia anfitriona, por lo que el orden de los tres primeros en definitiva quedó así: Santiago de Cuba (59 puntos, tres más que cuando se habían dado a conocer inicialmente los resultados), La Habana (se mantuvo con 58) y Ciego de Ávila (56, uno más).

Y en la libre, los imaginarios reflectores estuvieron hacia Alejandro Valdés (65), de 28 años, quien se mostró imponente hace unos pocos días en la Liga Alemana, en la que selló balance con de 17 triunfos sin derrota (12 de ellos sellados incluso con superioridad técnica). Así contribuyó a que el club Weingarten terminara campeón. Ahora liquidó sus siete combates antes del tiempo reglamentario.

Entre los hombres de la libre, la mayor de las sonrisas se vio en los rostros de los camagüeyanos (54 puntos), quienes fueron escoltados, abrazados con 52 puntos, por capitalinos y espirituanos. Los santiagueros anclaron cuartos (51).

¿Y qué pasó entre las chicas? La miel de la victoria la saborearon las de Mayabeque (53 puntos). Ciego de Ávila (48) quedó segunda, y tercera La Habana (45). Santiago quedó cuarta (43), todo lo cual les permitió calificar con un buen desempeño como locales y los aficionados de la región le dieron calor a esta competencia nacional.

Entre las muchachas la guantanamera Jacqueline Estornell (63), plata en Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, festejó obtener su quinta corona seguida.

En la suma de los tres estilos el triunfo correspondió a La Habana, Santiago de Cuba y Ciego de Ávila.

Luego de los combates, el comisionado nacional de lucha, en declaraciones para el sitio digital Jit, valoró que “el nivel técnico de los participantes fue muy bueno, lo cual nos llena de satisfacción, pues eso significa que nuestros entrenadores trabajan correctamente en cada una de las provincias”, indicó.

¡Qué bueno, pues el deporte cubano necesita mucho de los colchones calientes de las luchas!


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez