0
Publicado el 25 Febrero, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

LUCHAS: ¡Que 50 años no es nada!

Apuntes sobre los tradicionales torneos internacionales Granma-Cerro Pelado, disputados en la Ciudad Deportiva

 

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Fotos: ANARAY LORENZO COLLAZO

Carlos Gardel, que sepamos, no pisó nunca un colchón de lucha. ¿Se atrevería a cantar si estuviera vivo, parafraseándolo, “que 50 años no es nada”? La verdad es que no lo creemos. Y, pensamos, no lo haría si el tema fuera los torneos internacionales Granma-Cerro Pelado. Hace algunos días, en el majestuoso coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana, llegaron a esa cifra (¡medio siglo!).

Allí mismo la oportunidad periodística no se podía desperdiciar: Gustavo Rolle, considerado el padre de la lucha cubana, ofreció declaraciones para los lectores de BOHEMIA.

“En 1966 comencé a pensar en la posibilidad de organizarlos. Y lo logramos en 1967. En ese momento no se veía a la lucha como un deporte con perspectivas en nuestro país. El primero se celebró en la Universidad de La Habana, en el tabloncillo del Ramiro Valdés Daussá. A los tres primeros solo vino Bulgaria. Luego, en el cuarto, se incorporó la Unión Soviética. Y después otros países socialistas, también Estados Unidos y naciones latinoamericanas”, dijo.

“Entonces, a partir de 1974 empezamos a llevarlos a distintas provincias, desde Occidente hasta Oriente. Camagüey, de gran trabajo, lo montó durante 10 años consecutivos. No quedan documentos, las tradicionales memorias, pero quiero mencionar dos elementos. La mayor cantidad de países asistentes ha sido de 22, en Camagüey, quizás en 1985 o 1986. Y solo se han dejado de celebrar dos veces, por cierto, en años consecutivos, es posible que en 1987 y 1988”, agregó.

Luis de la Portilla, comisionado nacional de lucha, nos había comentado: “Es hoy en día el torneo de nuestro deporte más viejo que se celebra en América, y el que más se ha mantenido”.

Vale apuntar que la oportunidad fue propicia, además, para el retiro oficial del medallista mundial y titular panamericano de la grecorromana Pablo Shorey, el reconocimiento a comisionados provinciales con más de 15 años en la actividad, así como también el homenaje a fundadores de los torneos Granma-Cerro Pelado.

Los samuráis

Carlos Gardel, que sepamos, no pisó nunca un colchón de lucha. ¿Se atrevería a cantar si estuviera vivo, parafraseándolo, “que 50 años no es nada”? La verdad es que no lo creemos. Y, pensamos, no lo haría si el tema fuera los torneos internacionales Granma-Cerro Pelado. Hace algunos días, en el majestuoso coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana, llegaron a esa cifra (¡medio siglo!)

Carlos Gardel, que sepamos, no pisó nunca un colchón de lucha. ¿Se atrevería a cantar si estuviera vivo, parafraseándolo, “que 50 años no es nada”? La verdad es que no lo creemos. Y, pensamos, no lo haría si el tema fuera los torneos internacionales Granma-Cerro Pelado. Hace algunos días, en el majestuoso coliseo de la Ciudad Deportiva, en La Habana, llegaron a esa cifra (¡medio siglo!)

En medio de las reglas del deporte moderno, de tantas competencias, de naciones con posibilidades de servir con cuchara grande la entrega de premios en metálico, no resulta fácil que un torneo tenga un imán con suficiente poder para atraer competidores. Y, mucho menos, a los verdaderos astros y estrellas. He aquí otro mérito de nuestros organizadores, aunque existan muchos detalles por perfeccionar. Hay otros muchos retos, incluso de cara a 2018 y el año 51: ¡Queremos algo todavía mejor!

Esta vez se reunieron en definitiva exponentes llegados de 11 naciones: México, Perú, Puerto Rico, Guatemala, Honduras, Japón (por primera vez, nos precisó Portilla), Estados Unidos, China (también por primera vez), Brasil, Estonia y España. Cuba fue la nación número 12.

Un par de “samuráis”, claro que llegados desde Japón, vinieron espada en mano buscando, en el estilo grecorromano, al cubano Ismael Borrero (59 kilogramos), campeón de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Uno de ellos, Shinobu Ota, perdió con nuestro compatriota en aquella final inolvidable. Y el otro, también muy rápido sobre los colchones, Kenichiro Fumita. Pero… no pudieron pelear con el santiaguero, quien no compitió porque sufre un desgarramiento en las costillas, y se quedó seguro lamentando haberse perdido esta oportunidad. En definitiva ahora Ota venció en difícil combate a Fumita discutiendo aquí el oro.

“Borrero será mi principal rival en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y quedé con ganas de verlo”, declaró Ota.

El gimnasta Salas (de frente) tuvo que sudar para imponer su clase en la final ante el estadounidense J.B. Felix.

Raúl Trujillo, jefe de entrenadores de la preselección de la greco, nos dijo: “En sentido general nuestros luchadores compitieron muy bien, sobre todo los jóvenes, que son el futuro. A los establecidos también los hemos visto bien”.

En este estilo otro visitante atrajo también las miradas por su buen expediente, aunque solo pudo terminar con medalla de bronce: el estonio Heiki Nabi, subcampeón de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, oro en el mundial de Guangzhou 2006 (pero en 96), en el de Budapest 2013 (ya como supercompleto), bronce en el de Tashkent 2014. En Londres perdió discutiendo el oro contra el cubano Mijaín López. Le ocurrió algo parecido ahora en los de Río 2016, en que quedó en octavo. Y tampoco pudo con el pinareño en el mundial de Las Vegas 2015.

Lo demás

En la femenina lo más relevante fueron las cuatro medallas de oro, de siete posibles, alcanzadas por las chinas. Una de ellas, Paliha (división de los 75 kilogramos), ganó incluso sus cuatro combates por la vía demoledora de la pegada. La única alegría para las de casa, jóvenes necesitadas de mucho trabajo, la aportó Lianna de la Caridad Montero (58). En esa división se presentaron solo otras tres competidoras: la mexicana Fátima del Rosario (plata), la china Qi Zhang (bronce) y la peruana Jessica Olivares (cuarta).

. No resultó fácil subir a lo más alto del podio en la femenina: la única cubana que lo consiguió fue Lianna de la Caridad Montero.

. No resultó fácil subir a lo más alto del podio en la femenina: la única cubana que lo consiguió fue Lianna de la Caridad Montero.

Filiberto Delgado, recién nombrado jefe de entrenadores de las chicas, nos dijo: “En realidad llevo solo 20 días de trabajo. Es un equipo muy joven, de 18.4 años de promedio de edad. Hay que trabajar mucho”, dijo sin ocultar lo complicado de su tarea. Nos dijo que ya no estarán veteranas, como Katherine Vidiaux o Lissette Hechevarría. “Solo quedó Yakelyn Estornell. Estamos trabajando con jóvenes”. En su exitosa conducción de varones ha llevado a conquistar seis medallas olímpicas, 22 en mundiales de adultos, 28 en juveniles. Y tiene fama de ser muy exigente.

Entre los de la libre los cubanos salieron bien parados en cuanto a títulos. En parte por su calidad, y en buena medida en que los estadounidenses presentaron a figuras de un club. En definitiva fueron seis los títulos de los antillanos, encabezados por los medallistas mundiales Yowlys Bonne, Reinieris Salas y Liván López, este último bronceado olímpico en Londres 2012.

“El objetivo principal era seguir el desempeño de nuestros jóvenes, pensando en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, nos comentó Julio Mendieta, jefe de entrenadores de los de la libre.

No hay duda: la lucha, tanto la libre como la greco, deporte priorizado en teoría en la estrategia del país, aunque no siempre es así en la práctica, necesita mucho los torneos internacionales Granma-Cerro Pelado.

 

 LOS CAMPEONES

Grecorromana:

59: Shinobu Ota (JPN). 66: Dong Jinxin (CHN). 71: Yosvanys Peña (CUB). 75: Yang Bin (CHN). 80: Geordan Speiller (USA). 85: Daniel Gregorich (CUB). 98: Reinier Díaz (CUB). 130: Oscar Pino (CUB).

Libre femenina:

48: Fátima Rojas (MEX). 53: Brenda Fernández (MEX). 58: Lianna de la Caridad Montero (CUB). 60: Zhangting Zhou (CHN). 63: Rui Zu (CHN). 69: Xiaoqian Wang (CHN). 75: Paliha (CHN).

Libre masculina:

57: Tyler Graff (USA). 61: Yowlys Bonne (CUB). 65: Franklin Marén (CUB). 70: Nazar Kulchytsky (USA). 74: Liván López (CUB). 86: Yuniesky Torreblanca (CUB). 97: Reineris Salas (CUB). 125: Yudenis Alpajón (CUB).

 


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez