0
Publicado el 22 Marzo, 2017 por Prensa Latina en Deportes
 
 

Boricuas vs yanquis definen hoy título del Clásico

Los caribeños intentarán mantener su juego alegre y la filosofía que le impregnó el mánager de ir out por out, swing tras swing, entrada tras entrada, hasta la victoria

Por Héctor Miranda

Los Ángeles, Estados Unidos, 22 mar.- Puerto Rico vuelve hoy a una final de Clásico Mundial de Béisbol, cuatro años después de caer 3-0 ante República Dominicana y ante un equipo de Estados Unidos necesitado de levantar su primer trofeo.

En la edición anterior los boricuas llegaron a tropezones al desafío final y se encontraron con unos rivales invictos, que terminaron por imponer su talento y llevarse a Quisqueya su primer trofeo, y de paso acabar con el dominio japonés en estas lides.

Esta vez los puertorriqueños tomaron revancha en la segunda fase y ahora van por la corona, nada menos que ante el país donde se inventó el béisbol y el que tiene la mejor liga del mundo, las llamadas Grandes Ligas, donde juegan peloteros de más de dos docenas de naciones.

Hasta ahora nadie jugó como los caribeños, pero eso no garantizan que vayan a ganar el partido final, porque cada desafío es una historia diferente, en la cual es necesario aprovechar al máximo cada swing, cada pitcheo, cada jugada, como aseguró la víspera el mánager Edwin Rodríguez.

Eso sí, los boricuas cuentan con una formación de lujo alrededor del infield, y también en las praderas, además del mejor receptor del mundo, Yadier Molina, quien va por su segunda nominación como catcher del Todos Estrellas, tras la conseguida en 2013.

Estados Unidos, por su parte, arrastra dos derrotas en la lid. Una ante Dominicana en Miami, sede del Grupo C, y otra en la segunda ronda, en San Diego, frente a sus contrarios de hoy.

Pero es la sede, tendrá mucho público a su favor, cuenta con un grupo de talentosos jugadores, un pitcheo de muy alto nivel, y uno de los mánagers con mejor hoja de servicio en las Grandes Ligas, Jimmy Leyland.

Para algunos analistas no basta con eso para imponerse en un juego, en el cual puede necesitarse, además, de un poco de suerte, y de la entrega de sus jugadores, pero los estadounidenses saben hacer su trabajo sobre el terreno y el choque ante Japón, la víspera, lo dejó claro.

En la primera de las anotaciones, Cristhian Yelich llegó a segunda porque corrió muy fuerte en el batazo por la intermedia sobre el cual cometió error el camarero Riosuke Kikuchi. Y luego, desde allí, también en un buen corrido, anotó por el hit al izquierdo de Andrew McCutchen.

La decisiva la anotó el torpedero Brandon Crawford, cuando el antesalista nipón, Nobuhiro Matsuda, se enredó con rodado fácil del patrullero central Adam Jones, y, aunque pudo sacar en primera, permitió que se adelantarán los estadounidenses.

Encima de eso, el pitcheo de relevo se comportó a gran altura y tras el cuadrangular de Kikuchi no permitió mayores libertades.

Puerto Rico no puede alardear de un gran cuerpo de lanzadores, pero le bastará con que el posible abridor, tal vez Seth Lugo, haga su trabajo y los relevos dejen listo el escenario para que Edwin Díaz vuelva a salvar.

Eso sí, los caribeños intentarán mantener su juego alegre y la filosofía que le impregnó el mánager de ir out por out, swing tras swing, entrada tras entrada, hasta la victoria.

De cualquier manera, hoy habrá un nuevo campeón, solo falta conocer el nombre.(PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina