0
Publicado el 7 Marzo, 2017 por Redacción Digital en Deportes
 
 

IV Clásico Mundial de Béisbol.

Bruce Chen vs Vladimis Baños, dentro de unas horas

Baños será el abridor del choque contra la escuadra de China, la más débil del grupo B, con toda la responsabilidad inherente a dicha designación: un país entero se encomendará a su talento

Tokyo, Japón 7 mar. El lanzador panameño de origen chino Bruce Chen será el abridor de la selección de China que medirá fuerzas frente a Cuba dentro de unas horas, como parte de los duelos correspondientes al grupo B del IV Clásico Mundial de Béisbol.

En los predios del estadio Tokyo Dome de esta urbe nipona, Chen tendrá a su cargo la conducción de la nómina dirigida por el ex manager ligamayorista Jon Mc Laren y considerada por muchos la más débil del grupo.

Con 39 años de edad, el pitcher latinoamericano militó casi dos décadas en la Gran Carpa estadounidense, y a dos años de su retiro, decidió unirse al elenco de la tierra natal de sus abuelos.

Durante su carrera deportiva, el serpentinero acumuló un promedio de carreras limpias de 4.62, balance de 82 victorias y 81 derrotas, confirió 546 boletos y permitió mil 578 hits en poco más de mil 530 innings lanzados.

Por los cubanos, el derecho Vladimir Baños tendrá la responsabilidad de subir al box en el comienzo del desafío pactado para las 12 del mediodía hora local (10 de la noche en Cuba).

Baños, de 34 años, cerró la etapa regular del campeonato cubano  con siete éxitos y cuatro fracasos, promedio de carreras limpias de 3. 98, abanicó a 49 hombres en 74. 2 entradas y otorgó 20 pasaportes, de ellos, cinco intencionales.

Ambos equipos tratarán de buscar la victoria con la mira puesta en el avance a la segunda ronda del Clásico, a la cual accederán las dos mejores escuadras de cada llave.

Los clasificados del apartado B se verán las caras con los del A, integrado por Israel, Holanda, Corea del Sur y Taipéi de China.

Cuba sin margen de error 

(Foto: PlayBall Sports)

El derecho Vladimir Baños debe vestirse de hierro para aguantar toda la presión del momento, porque Cuba carece hoy de cualquier margen de error luego del revés contra Japón en su debut en el Clásico Mundial de béisbol.

Resulta que Baños será el abridor del choque contra la escuadra de China, la más débil del grupo B, con toda la responsabilidad inherente a dicha designación: un país entero se encomendará a su talento.

Ciertamente, el diestro de 33 años deberá mantenerse enfocado en todo momento para avanzar la mayor cantidad de entradas posible y evitar así que la dirección del equipo caribeño eche mano a sus relevistas, uno de los talones de Aquiles de la novena.

Para darle más oportunidades de fabricar carreras a la ofensiva, Cuba necesita imperativamente que Baños lance al menos cinco o seis entradas de calidad, con los escasos 65 que permiten tirar los organizadores del certamen en esta primera ronda.

Contra Japón, cuando comenzaba el sexto episodio los antillanos ya iban debajo 1-7 en el marcador -una ventaja irreversible en altos por cientos de probabilidades-, antes de caer finalmente por 6-11.

Ciertamente, China no tiene el nivel de calidad del elenco japonés, pero si recordamos que la selección cubana lleva apenas una victoria en sus últimos ocho partidos contra los japoneses más otros siete en la etapa de preparación, entonces debería preocuparse ante cualquier adversario, por más pequeño que parezca.

El mentor del elenco cubano, Carlos Martí, también tendrá a sus disposición a todos los pesos pesados del staff, léase los abridores Lázaro Blanco y Vladimir Baños, además de los relevistas Miguel Lahera y Liván Moinelo.

Sin embargo, Martí deberá enfocarse en buscar la fórmula para salir delante en el marcador y así evitar pronto todo el estrés que implica estar al borde de la eliminación en la primera ronda del Clásico Mundial, algo nunca antes sufrido por Cuba.

Es imperativo tomar los hilos del partido desde temprano para poder maniobrar con mayor soltura durante el choque, siempre con la mirada puesta un poco más allá, específicamente en el duelo contra Australia, a priori el que definiría el segundo clasificado del distrito B.

Aunque no hay confirmación oficial, China pudiera utilizar ante Cuba al zurdo panameño Bruce Chen, un serpentinero de 38 años con vasta experiencia en las Grandes Ligas de Estados Unidos.

Una victoria en este cotejo le devolvería el aliento a todos los cubanos, quienes, contra viento y marea, sin temor al ridículo, aun sueñan con ver a su equipo en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, sede de las semifinales del torneo.

Con información de ACN y PL)


Redacción Digital

 
Redacción Digital