0
Publicado el 7 Marzo, 2017 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

ESGRIMA

Cuba-México: ardiente plática entre sablistas

Las esgrimistas de Cuba y México desataron una interesante controversia por el título panamericano juvenil de esgrima

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Fotos ANARAY LORENZO

Las sablistas cubanas mostraron algunas imprecisiones para desarrollar, reiteradamente, buenos juegos tácticos en el desenlace crucial del evento.

Las sablistas cubanas mostraron algunas imprecisiones para desarrollar, reiteradamente, buenos juegos tácticos en el desenlace crucial del evento.

En muy contadas ocasiones los aficionados aceptan la derrota de su representativo en la conclusión de un evento. Pero estimaron que sabía a gloria para el equipo cubano de sable el marcador desfavorable ante las mexicanas, 44×45 toques, durante la disputa por equipos del Campeonato Panamericano para cadetes y juveniles, lid  que concluirá este martes  en la Ciudad Deportiva capitalina.

Tanto las visitantes como las anfitrionas desarrollaron una trayectoria agradable durante la ronda preliminar en del certamen anual de la categoría juvenil. Los criterios en la quinta jornada del foro estuvieron divididos desde que los documentos revelaron el match entre las tiradores de las naciones cuyas costas, en algún punto de su geografía, la bañan las aguas del Mar Caribe.

Las dos selecciones manifestaron rivalidad desde la presentación. Mientras la formación avituallada con una chamarra con los colores blanco-verde y rojo (hacía un fondo (acción básica de la esgrima), nuestras paisanas aplaudían tres veces y golpeaban, en igual cantidad, con sus pies  la pistilla.

Tres veces, como mínimo, en momento cruciales del match, el presidente del tribunal equivocó el fraseo de una acción y perjudicó a las tiradoras anfitrionas.

Tres veces, como mínimo, en momento cruciales del match, el presidente del tribunal equivocó el fraseo de una acción y perjudicó a las tiradoras anfitrionas.

Las visitantes dominaron la primeras mangas (10×6): En ese tramo las jóvenes alumnas, inexpertas y faltas de fogueo, del profesor Wade mostraron disposición para realizar la ofensiva pero, tras fallar el intento de tocar, fue lento su desplazamiento para conformar la defensa.

Inexplicablemente apareció una nueva en el  comportamiento de las muchachas en la cuarta fase. Movieron demasiado su mano armada antes de atacar. Olvidaron  ese vicio y ello les propició empatar a 19 puntos y acceder, por primera vez, a la punta del match 20×19 unidades.

Como aún son noveles, las muchachas soslayaron frecuentemente la trascendencia de las máximas de la esgrima. Así, en el quinto debate las criollas acortaron el ritmo para contener y asfixiar a sus contrincantes. Ese desliz, unido a discutibles apreciaciones del presidente del tribunal, restringieron las posibilidades de avanzar. Por eso siguieron debajo en el marcador 23×25 puntos.

Las mexicanas festejaron el éxito y evocaron la antológica canción Cielito lindo.

Las mexicanas festejaron el éxito y evocaron la antológica canción Cielito lindo.

Las esbeltas morenas equivocaron la táctica en el sexto mano a mano; y ello les costó distanciarse de sus adversarias 24×30 golpes. Esa amargura nunca la olvidarán. Aprendieron que es preciso vigilar el quehacer del contrincante y, muchos menos, sus capital para colocar su arma en los puntos válidos.

Sobresalió un score favorable de 35×31 a quince minutos de concluir el desenlace. Pero como las manos de las integrantes de las escuadras fueron veloces para ejecutar las paradas y ripostas, ninguna selección logró clara ventaja al terminar los 3 minutos reglamentados para las secciones del intercambio. La cifra en el marcador reflejo una igualada a 39×39 puntos. Y entonces, los aficionados presentes en el recinto perdieron la  ecuanimidad y pronunciaron reiteradamente ¡Cuba! ¡Cuba! para alentar a nuestras muchachas.

Pocos, por no decir nadie, advirtió que podía emerger como protagonista el juez principal, un actor que nunca debe aparecer en la escena en los momentos críticos de un asalto. Su conducta sembró desconcierto antes de que germinara el marcador que incitó a los mexicanos a evocar las estrofas de Cielito lindo, el antológico tema musical latinoamericano preferido por muchas personas que vivieron, y viven, en alguna de las cuatro esquinas del globo terráqueo.

La justa hemisférica de esgrima para noveles concluirá este martes. Y seguro la despedida tendrá un alcance competitivo similar a su prólogo, pues los espadachines inscriptos demostraron pericia en la justa individual. Y dejaron ardiente todas las pupilas de los analistas congregados en la polideportiva situada en la intersección de las avenidas Rancho  Boyeros y Vía Blanca.


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne