0
Publicado el 9 Marzo, 2017 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

BALONCESTO (F)

Cuidado, ¿todavía existe peligro en el clásico liguero?

Las giraldillas están de cara a un imposible, como es tener un rendimiento de ciento por ciento ante un adversario convencido de poder  tutearlas
Compartir

Logo Liga superior de baloncestoPor ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Fotos LEONEL ESCALONA

El deporte tiene frases, acuñadas por la práctica, que tienen vigencia en cualquier momento de la vida y, por qué no, en otras esferas. Una de esos pronunciamientos celebres surgió de los desenlaces correspondientes a los deportes con pelota: “Un juego de acaba cuando se acaba. Un torneo finaliza cuando finaliza”. Y ella es aplicable a la postemporada de baloncesto, clasificación femenina, porque el elenco Capitalinas está entre el acero a la pared, pues acumulan dos amarguras en igual cantidad de salida a la duela de la sala guantanamera Rafael Castiello. Y la fórmula competitiva establece que se adjudica el título el primero elenco que logres tres sonrisas.

Las giraldillas están muy cerca de acumular una tríada de escandalosos fracasos.

Las giraldillas están muy cerca de acumular una tríada de escandalosos fracasos.

Las giraldillas reciben ahora a las del guaso. Pero la ventaja de jugar en casa es buena, si es respaldada por la calidad. Además, esa situación es más grave aún, porque las autoridades de la disciplina en la más oriental provincia cubana poseen experiencia. La mayoría de ellos han presenciado estrepitosas caídas de un seleccionado con las clarísimas opciones para logar el titulo por considerar que tiene el liderazgo de la justa antes de alcanzar el rendimiento que le propicie esa meta.

Así, las orientales demostraron en su cancha mpuje y mucha consistencia para liderar el rebote, por intermedio de  Clenia Noblet, algo pasada de peso; y muchachitas con la disposición requerida para replicar ante los retos de las adversarias en otros sectores del juego.

No todo está perdido para las azules. Cuentan los observadores que ellas son víctimas de su responsabilidad para asumir la tarea. Y recuerdan que una entaja de 20 puntos es suficiente para que un seleccionado acceda fácilmente a la victoria. Y eso le ocurrió a las alumnas de Ernesto Wright en la despedida de la tierra del chagüi.

Dominar la pugna en los rechaces oxigenará a las habaneras.

Dominar la pugna en los rechaces oxigenará a las habaneras.

Ahora es mayor el nivel de responsabilidad a mostrar para desempeñarse en  La Mariposa, duela ubicada en la Universidad del Deporte, porque comprometen el seguir en la pugna por el cetro que le resulta esquivo desde 2015 por idénticas razones. Entonces cayeron ante las pinareñas, despedidas ahora de la cita en la preliminar. Luego, 2016, fueron relegadas por las santiagueras en la semifinal. Esa vez les faltó también mantener la distancia ante las santiagueras en el momento de la verdad.

Para nada el colectivo técnico de las habaneras tiene vinculación con  el ilusionista Houdine. Sus pretensiones, sospecho, son las de encantar al respetable público mediante con los planteamientos tácticos suficientes como para cortar el entusiasmo de la visitantes.

Las valoraciones sobre el lujoso combinado femenino enuncian duras depreciaciones, porque ellas deben cumplir con esa vieja frase que sentencia: “A la tercera a la vencida”. Y parece improbable  el repunte, porque las rivales convencidas de poder  tutearlas.

 

Clasificaciones generales (2013-2016)
Temporada 2016-17: 1. Guantánamo. 2. Capitalinas. 3. Santiago de Cuba.4. Camagúey. 5. Sancti Spíritu. 6. Pinar del Río.
Temporada 2015-16: 1. Pinar del Río. 2. Guantánamo. 3. S. de Cuba. 4.Capitalinas. 5. S. Spíritus. 6. Camagüey. 7. Villa Clara. 8. Artemisa.
Temporada 2014: 1. Pinar del Río. 2. Capitalinas. 3. Guantánamo. 4. S.Spíritus. 5. S. de Cuba. 6. Camagüey. 7. Villa Clara. 8. Artemisa.
Temporada  2013-14: 1. Pinar del Río. 2. S. de Cuba. 3. Capitalinas. 4. Guantánamo. 5. Villa Clara. 6. Camagüey. 7. S. Spíritus. 8.Artemisa.

 

Compartir

Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne