0
Publicado el 14 Marzo, 2017 por Dayán García La O en Deportes
 
 

TRIATLÓN

Entre brazadas, pedalazos y zancadas

La Habana acogió por tercera vez consecutiva el Campeonato Iberoamericano de Triatlón. Por primera vez se imponen los locales en la media distancia
Compartir
Amat luchó por entrar en el medallero hasta el final. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

Amat luchó por entrar en el medallero hasta el final. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

Por DAYÁN GARCÍA LA O

Un doblete dorado en la media distancia, inédito en estas lides, junto a una plata y un bronce en el sprint popular fue el saldo de Cuba en el Triatlón Internacional que acoge la capital cada año desde 2015.

El evento mostró un crecimiento notable en cuanto a participación foránea con más de 750 atletas de 35 países en las tres formas de competencia: sprint popular, sprint élite (750 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y cinco de carrera pedestre) y media distancia élite (1.9 kilómetros entre brazadas, 90 en bicicleta y 21 de carrera).

Las mayores alegrías para los anfitriones llegaron en la media distancia durante la jornada inicial, con el primer título para un nacido en la Isla. En la más agotadora de las pruebas convocadas, el cubano Michel González, primera figura del patio, cubrió el tramo entre la Marina Hemingway y la Tribuna Antimperialista con crono de tres horas, 56 minutos y 12 segundos, bien por delante de sus más cercanos perseguidores, el italiano Alberto Casadei (4:14.16) y el costarricense John Garita (4:23.02).

Entre las féminas, Yadira Corona, quien en la pasada versión sufrió una lamentable caída en el tramo de bicicleta que la obligó a abandonar la justa, respondió ahora con creces a las demandas del circuito y se impuso sin contratiempos. Por si fuera poco, las alegrías siguieron en el sprint popular, con dos medallas para Cuba, una de plata que consiguió en el sector varonil Daniel Ernesto Pérez y la de bronce que fue al cuello de Daylin Marrero.

En el caso de Pérez (1:01.01) la definición llegó en dura porfía con el mexicano Daniel Ramiro (1:00.48), quien supo adelantarse al de casa por solo 13 segundos. También muy cerca entró en el tercer puesto el dominicano Klevin Thomas Martínez (1:01.24).

Por su parte, Marrero (1:11.32) fue superada por Camila Romero (1:09.21), de República Dominicana, y la jamaicana Llori Sharpe (1:10.39).

Las principales deudas siguen en la categoría reina del evento, el Campeonato Iberoamericano de sprint élite, que otorga 200 puntos para el ranking mundial a cada uno de los ganadores.

Una vez más la armada cubana enfrentó adversidades durante el trayecto y tuvo que apelar a la vergüenza deportiva para llevarse a casa el aplauso de los presentes.

Lo más notable corrió a cargo de la mejor triatleta cubana, Leslie Amat, quien tuvo que sobreponerse a molestias en una de sus piernas para coquetear con las medallas y concluir en el sexto puesto.

En los hombres lo más relevante fue el decimosexto lugar de Eddie Santiesteban, muy alejado del sitial de honor que corrió a cargo del colombiano Carlos Javier Quinchara, también ganador de la pasada versión de la justa. En tanto, entre las 19 féminas participantes se alzó con el título la estadounidense Kaitlin Donner.

Algo que distingue al Triatlón de La Habana desde su primera versión y de buena aceptación entre directivos y competidores, es la donación de obras de artistas cubanos para premiar a los ganadores. En esta ocasión se sumaron Enrique Ávila, Kamil Bullaudy, Roberto Chile, José Fúster, Alex Castro y Francis Fernández Copola, entre otros.

Tal vez el mejor saldo para Cuba de la tercera edición fue la oportunidad de fogueo internacional para un gran número de figuras del patio en las diferentes modalidades y ratificar que la Isla está lista para organizar eventos de primer nivel en esta disciplina, lo que hace que la entidad rectora del deporte mire hacia La Habana como uno de los posibles destinos de una Copa del Mundo.

La justa cumplió su cometido y debe seguir creciendo en años venideros. Los organizadores apuntan que se estudia la posibilidad de llevar el circuito hasta las calles de La Habana Vieja, incluso el sector de natación a las delicias que regala el malecón habanero. Lo que sí resulta seguro es que para 2018 la capital cubana estará lista nuevamente para acoger las brazadas, los pedalazos y las zancadas de estos hombres y mujeres de hierro.

Compartir

Dayán García La O

 
Dayán García La O