0
Publicado el 8 Marzo, 2017 por Redacción Digital en Deportes
 
 

Tras la victoria imprescindible, Lázaro Blanco para un duelo decisivo

Los alumnos de Carlos Martí hicieron sus deberes y el colectivo tiene razones para mirar con optimismo hacia el próximo reto
Cuba derrota a China en el Clásico Mundial de Beisbol.

(Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA/GRANMA).

Por ROBERTO RAMIREZ

Tokio.- Cuba celebró hoy una victoria que multiplica la motivación con que enfrentará este viernes a Australia en busca de asegurarse en la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol.

No importa que se trate de un resultado esperado, validado 6-0 sobre una China que aporta el eslabón más débil del grupo eliminatorio B. Los alumnos de Carlos Martí hicieron sus deberes y el colectivo tiene razones para mirar con optimismo hacia el próximo reto.

«Considero que el equipo ya alcanzó su forma a la ofensiva, que sin muchos hombres de fuerza se apoya en el tacto y la velocidad de algunos de sus integrantes, factores que se están explotando», sentenció el director luego del desenlace festejado en el impresionante Tokio Dome.

Un día después de ceder 6-11 en su debut a manos del potente Japón la formación antillana pegó 14 imparables y fijó en 25 los sumados en ambos choques, panorama que alienta rumbo a la salida ante los “canguros”, aunque subsisten asignaturas pendientes como el amplio número de corredores dejados en posiciones anotadoras.

«Nuestro siguiente partido es definitivo para el objetivo inicial que pretendemos, estar en la siguiente fase, y por eso todo el equipo está consciente de lo que significará mantenerse centrados y hacer todo el esfuerzo apoyados en el espíritu de victoria que nunca ha decaído», consideró el técnico.

Ratificó que Lázaro Blanco será el abridor de un duelo para el que volverán a estar listos otros pilares de su staff como Vladimir García, Liván Moinelo y Miguel Lahera, actuantes contra los chinos con la dosificación imprescindible para preservarles.

Al valorar el desempeño de Bladimir Baños, impecable este miércoles en cinco entradas, sostuvo que satisfizo la misión encomendada al “caminar” sin complicaciones, ajustado a la necesidad de economizar envíos por las limitaciones vigentes para esta lid.

«Me concentré en avanzar lo más posible, limitando a los contrarios para que mis compañeros pudieran hacer su trabajo con más facilidad, y para eso mantuve un pitcheo en zona, apoyado en el control», sentención Baños, quien apenas soportó un incogible y recetó cuatro ponches.

Otro que se llevó titulares fue el jardinero central y “hombre proa” Roel Santos, autor de tres imparables en cinco turnos, incluidos un doble y un triple, y confirmado a la altura mostrada desde la Serie del Caribe.

«Salimos con la misma mentalidad de ayer, o sea a jugar tan fuerte como hicimos contra Japón, y en lo personal me he mantenido bien concentrado en cada acción para cumplir con mi labor como primer bate, que es entrar en circulación la mayor cantidad de veces posible», dijo este.

Igualmente erigido como baluarte de los suyos abandonó el terreno sintético el torpedero Alexander Ayala (de 4-3).

«Me propuse pegarle duro a la bola, como hice contra Japón, aunque entonces las cosas no me salieron bien», explicó el segundo bate de la armada caribeña.

«Lo logrado hoy me tiene contento por lo que significó para el equipo, y con ese mismo ímpetu vamos a salir contra Australia, porque vinimos para llegar a la segunda fase», significó. (Jit)

Carlos Martí: hay que jugar béisbol y divertirse en el terreno

Por EVELYN CORBILLÓN DÍAZ

Tokyo, Japón .- Tras vencer a China y conseguir su primera victoria en el IV Clásico Mundial de Béisbol, el equipo cubano aseguró su estancia en la lid, y según Carlos Martí, su timonel, ahora hay que jugar pelota y divertirse en el terreno, en pos de la clasificación a la segunda ronda.
Consciente de la importancia del desafío frente a Australia en el cumplimiento de la meta del elenco, Martí aseguró en conferencia de prensa efectuada en el estadio Tokyo Dome de esta ciudad, que sus discípulos no deben presionarse de cara a buen resultado.
Tratamos de transmitir la mayor confianza posible, pues tenemos por delante solo un enfrentamiento y contamos con un equipo rápido y de tacto que puede trabajar frente a sus rivales, precisó.
Para ese duelo, reafirmó la presencia del derecho Lázaro Blanco en el montículo y agregó que todo el staff de pitcheo está listo para subir al box en caso de que el desafío lo demande.
También se refirió a las bases robadas por la ofensiva contraria en los dos encuentros disputados por la mayor de las Antillas (cuatro), e insistió en el rol del serpentinero en la custodia de los corredores.
El conjunto caribeño blanqueó en la jornada a sus similares del Gigante Asiático seis carreras por cero, en una porfía en la que el derecho pinareño Vladimir Baños brilló en la “lomita” y estuvo a punto de conseguir un juego perfecto, hasta que en el quinto episodio permitió el único hit de la ofensiva china, a cargo de Shunyi Yang.
Baños se encargó de cinco episodios, en los cuales realizó 67 envíos, de ellos 40 strikes y retiró a cuatro hombres por la vía del ponche.
Luego del choque en la urbe nipona como parte del grupo B del Clásico, el serpentinero destacó que sabía su trascendencia para la continuación de la Isla en el evento, por lo cual se enfocó en tratar de “caminar” para contribuir a un quehacer más cómodo de sus compañeros.
La ofensiva cubana produjo 14 imparables, resultado con el que suma 25 en el certamen, mientras que el jardinero Roel Santos y el torpedero Alexander Ayala fueron los más sobresalientes madero en ristre, ambos con tres hits.
Santos ratificó su condición de hombre proa de la selección antillana y aseveró que se esfuerza por explotar al máximo su velocidad y de ese modo, avanzar una base más.
Cuba cayó en su debut en el Clásico seis anotaciones por 11 ante los locales, y su pase a la segunda ronda dependerá del resultado ante Australia.    (ACN)

Cuba obtiene su primera victoria

Por YASIEL CANCIO

Tokio.- El derecho Bladimir Baños lanzó cinco entradas impecables y Cuba blanqueó hoy por 6-0 a China para alcanzar su primera victoria en el grupo B del IV Clásico Mundial de béisbol.

Era un juego que de perderlo nos íbamos (del torneo). Traté de avanzar lo más posible para hacerle el trabajo más fácil a mis compañeros. Lo importante es la victoria del equipo, manifestó Baños a la Federación Cubana, minutos después de finalizar su actuación.

Con este triunfo, concretado en el Tokio Dome de esta capital, Cuba fijó en 1-1 su balance de victorias y derrotas en la justa y dejó lista la escena para el duelo de pasado mañana contra Australia, el cual, a todas luces, definirá el segundo clasificado del distrito de cara a la segunda ronda.

Pese a haber amenazado fuertemente en todos los episodios del primer tercio, los caribeños fueron incapaces de tomar la delantera en ese lapso del partido y la incertidumbre comenzó a apoderarse de los peloteros.

Sin embargo, de golpe y porrazo los bates se calentaron y la realidad de Cuba cambió en el final del cuarto inning. Un rally de cuatro carreras puso a ganar a los discípulos de Carlos Martí y la presión se esfumó.

En ese ramillete influyeron de manera determinante tres extrabases consecutivos, sólidos: doblete de Yoelkis Céspedes, triple de Roel Santos y biangular de Alexander Ayala.

Mientras, Baños mantenía un dominio absoluto sobre sus adversarios, al extremo que lanzó juego perfecto hasta el principio del quinto inning, cuando, luego de un out, Shunyi Yang disparó línea de cañonazo a la pradera derecha.

En la sexta entrada, los subcampeones del I Clásico Mundial colocaron hombres en primera y tercera bases sin out, tras ligar doble de Santos y sencillo de Ayala, sin embargo, solo marcaron una carrera, pues Frederich Cepeda bateó para doble-play y limitó las posibilidades de anotar de los antillanos.

Con el 5-0 el partido parecía definido. La confianza de los cubanos iba in crescendo, mientras la tímida ofensiva de los chinos carecía del potencial para hacer carreras en este nivel de béisbol.

Así y todo, los cubanos siguieron su molienda y adicionaron una carrera más en el final del séptimo capítulo, remolcada por Frank Camilo Morejón con enorme doblete a las profundidades de los jardines izquierdo y central.

Después de eso, el casillero de anotaciones del pizarrón del Tokio Dome no se volvió a mover y Cuba finiquitó el éxito, el número 14 desde su debut en 2006 en estas lides del orbe.

De paso, los caribeños recuperaron las buenas sensaciones tras su revés de ayer contra Japón.

En total, por el equipo cubano tiraron cuatro lanzadores, léase Baños, Vladimir García, Liván Moinelo y Miguel Lahera, todos de excelente desempeño (en total solo admitieron un hit y repartieron 10 ponches).

Baños se llevó el crédito del triunfo gracias a su trabajo de cinco entradas, en las que permitió solo un sencillo y propinó cuatro ponches, sin regalar boletos.

Por los antillanos, los mejores bateadores fueron Santos, Ayala y Yurisbel Gracial, todos con tres hits, aunque el primero se llevó los máximos halagos al compilar dos anotadas e igual cantidad de impulsadas.

Cuba descansará mañana y el viernes (horario de Japón) se medirá a Australia, en un partido de vida o muerte.

Hoy, los japoneses chocarán contra Australia y, en caso de ganar, asegurarán el pasaporte a la segunda fase del Clásico Mundial, algo habitual para el equipo de la Tierra del Sol Naciente.(Jit)


Redacción Digital

 
Redacción Digital