0
Publicado el 8 Abril, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

BÁDMINTON

Ahora todo se complica

A Osleni Guerrero le va a ser difícil bailar en casa
Todas las esperanzas cifradas en Osleni Guerrero. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Todas las esperanzas cifradas en Osleni Guerrero. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

¿No ha olvidado el lector que el volante del bádminton puede llegar a alcanzar una velocidad de 380 kilómetros por hora? ¿Qué se estima, según los especialistas, es el deporte más rápido y el de mayor velocidad de reacción? ¿O se puede terminar hechizado?

Y si lo recordamos ahora es por un motivo de fuerza mayor. Cuando esta revista llegue a sus manos es posible que todavía pueda montarse en un tren muy importante rumbo a lo que suceda otra vez, con muy pocas semanas de por medio, en el Coliseo de la Ciudad Deportiva. Hace poco fue la edición 18° del torneo internacional Giraldilla, del 23 al 26 de marzo. Esta vez el reto será mucho más exigente en el 21er Campeonato Panamericano (solo individual), del 26 al 30 de abril.

No hay que tener tan abiertos los ojos como cuando viene el volante a velocidad “supersónica” para entender enseguida las diferencias entre uno y otro. Vamos sin demora con una que nos toca de muy cerca: a Osleni Guerrero, por mucho el mejor badmintonista cubano de toda la historia, no le va a ser nada fácil bailar en casa. Esta vez habrá rivales muy exigentes.

El tema salió a relucir en una conversación con Miguel Díaz, el presidente de la Federación Cubana de Bádminton, un deporte al que se ha dedicado con su entusiasmo habitual desde 1977. Antes, entre otras funciones, fue jefe de Propaganda y Prensa del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder). Quiere decir que sabe lidiar muy bien con reporteros. A pesar de ello quizás la pregunta tan directa lo obligó a hacer una pausa para asegurar que a Osleni le será difícil ganar…

“Viene, por ejemplo, el brasileño, que es el mejor del continente”, dijo refiriéndose a Ygor Coelho. “Otro que debe estar es el guatemalteco Kevin Cordón. Son dos de los más importantes de nuestra área. Osleni tiene que hacer el mayor esfuerzo. Queremos que se ubique entre los cuatro primeros.

“Él tuvo un descanso largo después de los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde fue el primer cubano en participar en ese tipo de competencias. Luego estuvo en una base de entrenamiento en Italia. Se fue para continuar su preparación en Cienfuegos por razones prácticas, entre ellas, que en la capital hay tabloncillos colapsados, por lo que mantenemos nuestra base nacional en la Facultad de Ciencias Médicas. Del 14 al 23 de abril tiene previsto encontrarse en Perú, incluido el competir allí. Y el 24 regresa a Cuba”, agregó.

“Logró un buen resultado en el Giraldilla, al ganar por sexta ocasión el evento individual, y unir una de oro más en el dobles masculino”, comentó de un tirón el federativo.

Lo que viene

Leodannis Martínez (izquierda) y Osleni Guerrero nunca habían jugado juntos. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA)

Leodannis Martínez (izquierda) y Osleni Guerrero nunca habían jugado juntos. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA)

No serán Coelho (primero del continente en el ranking mundial con su número 56) y Cordón (143), los únicos mejores ubicados que Guerrero (176) en el momento en que escribimos, pues en esa situación se encuentran también los estadounidenses Howard Shu (150) y Bjon Seguin (121). Pero se impone recordar que el habanero no jugaba desde las Olimpiadas de Río (llegó allí con el lugar 62), lo cual lo llevó a este gran descenso.

Vamos a recordarlo: Osleni Guerrero, con ese apellido que le inspira a la prensa juegos de palabras, tiene en su palmarés la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, y un poco más acá la de bronce en los de Toronto 2015, en los que siempre la mayor de las sonrisas perteneció a Cordón.

En el Campeonato Panamericano habrá nueve jugadores (cinco del masculino y cuatro del femenino) que tendrán grabado en sus camisetas el rótulo de Cuba. Entre los varones lo harán (además de Guerrero), Leodannis Martínez, Ernesto Reyes, Ángel Herrera y Lázaro Yovani Madera. Y por las chicas Tahimara Oropeza, Adriana Artiz, Thalia Mengana y Yeili Mari Ortiz.

“La unión del Giraldilla y del Campeonato Panamericano nos ofrece una excelente oportunidad en casa de competencias para nuestros atletas. Luego deben tener otros compromisos. El objetivo fundamental se encamina dentro de la preparación para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, para los cuales las posibilidades clasificatorias cierran el 31 de diciembre.

“Lo normal en los campeonatos panamericanos es que se efectúen juntas las dos competencias. Esta vez no fue así. La de por equipos se celebró ya en febrero, en República Dominicana, a la que Cuba no asistió. Colombia iba a ser la sede de la individual, pero desistió y entonces nuestro país asumió la responsabilidad”.

Los nueve badmintonistas de casa antes mencionados se unirán a 78 llegados del exterior, para un total de 87. Entre los países de mayor tradición con representantes se encuentran Estados Unidos, Brasil, Guatemala, México y Canadá.

Recordando…

Si agudizamos nuestros oídos escucharemos todavía los ecos de los volantes del Giraldilla surcando el espacio en el Coliseo.

Taimara Oropeza, en la foto junto a Leodannis Martínez, tuvo un torneo muy bueno. (jit.cu)

Taimara Oropeza, en la foto junto a Leodannis Martínez, tuvo un torneo muy bueno. (jit.cu)

Guerrero, como escribimos antes, ganó por sexta ocasión la competencia individual, lo cual unió a su éxito en dobles masculino, junto al esfuerzo de Leodannis Martínez. Una curiosidad: nunca habían formado pareja en ese evento. También Martínez estuvo envuelto en la tercera y última dorada, en dobles mixtos, uniendo sus deseos a los de Tahimara Oropeza. Dos metales de bronce redondearon nuestra presencia en los podios, ambos en las lides individuales: la propia Oropeza y Ángel Herrera.

Guerrero, de 27 años de edad, doblegó en la final al italiano Rosario Maddaloni, 28, quien llegó como número 100 del ranking, y a su cuarto torneo en lo que iba de año. Habían entrenado durante un mes juntos en Milán. Fue la quinta vez que lo venció (en igual número de duelos). La pizarra dejó dos marcadores de 21-15.

“Mi rival estuvo bien, me preparé para él, se ha enfrentado a contrarios de mucho nivel. Esperaba un poquito más de él”, declaró a la televisión cubana después del triunfo.

En doble su unión con Martínez permitió llegar al oro sudando menos de lo que se hubiera podido pronosticar ante los italianos Lukas Osele y Kevin Strobl (21-11- 22-24 y… apenas 21-8). Al parecer a los bambinos les faltó preparación física para el final.

Es verdad que era un partido con otras características, debido al nivel de los contrarios. Pero todavía menos se tuvo que sudar para lograr la tercera y última corona de los de casa. Martínez y Oropeza no les dieron casi opciones a los guatemaltecos Jonathan Solís y Mariana Paiz. Los marcadores terminaron 21-2 y 21-13.

Oropeza había logrado una muy buena victoria ante la guatemalteca Nikté Sotomayor, con mucha mayor carretera recorrida. Lo hizo apoyada en un 20-22, 21-19 y 21-7.

Es prudente mirar siempre hacia el futuro. ¿Lo pueden practicar nuestros niños? “Sí, continuamos desarrollando el Proyecto Volantes del Futuro, con su logo y mascotica, el cual llega a 87 escuelas primarias o especiales. En ello labora también la Dirección Nacional de Educación Física y Promoción de la Salud, del Inder”, recordó Díaz.

Otro datico: “En la Federación Internacional de Bádminton, cuya sede se encuentra en Malasia, hay inscriptos 178 países”.

Para concluir: En el Campeonato Panamericano, en la Ciudad Deportiva, habrá 5 000 puntos en disputa para el ranking mundial. Es una porfía interesante, por eso vendrán con sus raqueticas mágicas Coelho, Cordón… y compañía. Usted, vamos a repetirlo, todavía quizás pueda montarse en ese imaginario tren que conduce hasta el Coliseo.


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez