0
Publicado el 7 Junio, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Entre los jaques… ¡recuerdos del Che!

Apuntes, y entretelones, motivados por el torneo Capablanca, y la importancia en ellos del Guerrillero Heroico

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Es algo tan espontáneo como inevitable: cuando llegan cada uno de los torneos internacionales Capablanca in Memoriam, nuestro campeón mundial de 1921 a 1927, se vuelven a disparar los recuerdos sobre los vínculos de Ernesto Che Guevara con el nacimiento de ellos. Y, en cualquier circunstancia de su gloriosa vida, con los tableros, reyes, damas, torres, alfiles y peones. En este 2017 hubo una razón especial: se le dedicó al aniversario 50 de su caída en combate.

Antes de que se diera ahora el primer jaque de la edición número 52, en el hotel Barceló Solymar Arenas Blancas, en Varadero, sede otra vez de la competencia, hubo un sentido momento protocolar: la apertura de la exposición fotográfica Che, Caballero del ajedrez. Luego su legado volvería a ser tema de interés durante las sesiones teóricas de seminarios y conferencias magistrales. El certamen, con participantes de más de 20 países, tenía como fechas de inicio y de clausura el 27 de mayo y el 6 de junio, y categoría XVII de la Federación Internacional de Ajedrez, FIDE (Fédération Internationale des Échecs, en francés).

Una información inesperada había sido dada días antes, en la tradicional conferencia de prensa previa al torneo, por Carlos Rivero, comisionado nacional: la ausencia de nuestros tres mejores ajedrecistas. Leinier Domínguez (coeficiente Elo de 2739), a quien se le concedió un permiso por tiempo indefinido para ausentarse del Capablanca y de cualquier evento en representación de la Federación Cubana. Lázaro Bruzón (2652) por su participación en la misma fecha en el Campeonato Zonal de Centroamérica y el Caribe, en San Salvador, en porfía que daría dos clasificaciones para la Copa del Mundo, en Tbilisi, Georgia, del 2 al 28 de septiembre, y estaría acompañado por su compatriota Yuri González (2534). El tercer caso de los ausentes es el de Yunieski Quesada (2630), quien solicitó una “baja voluntaria”.

Ivanchuk es muy fiel a los torneos Capablanca. (Crédito de la foto: ELMUNDO.ES).

Ivanchuk es muy fiel a los torneos Capablanca.
(Crédito de la foto: ELMUNDO.ES).

¿Un camino más abierto, en el grupo Élite, para el ucraniano Vassily Ivanchuk (2738), máximo ganador de los Capablanca, con siete coronas? Habría que ver… Los otros cinco concursantes en ese segmento, con Elo inferiores al 2739 de Leinier y al 2738 suyo, serían los siguientes: el estadounidense Samuel Shankland (2676), el indio Krishnan Sasikiran (2669), el peruano Emilio Córdova (2645), el polaco Kacper Piorun (2638) y el cubano Isán Ortiz (2570).

Los primeros compases para Ivanchuk fueron seguros, pero no espectaculares. Lo decimos porque no pudo lograr una victoria hasta la cuarta ronda, en la que se impuso jugando con negras a Ortiz, lo cual lo dejó en ese momento con acumulado de 2.5 puntos de cuatro posibles. Pero ellos eran suficientes para encontrarse sentado en un primer lugar compartido con Shankland y Sasikiran, a una fecha de llegar a la mitad del Capablanca (el llamado de forma metafórica Ecuador). Se embulló y en la partida siguiente doblegó a. Shankland, y se colocó solo en la cima., con 3.5.

Yuri González logró clasificación para la Copa del Mundo.

Yuri González logró clasificación para la Copa del Mundo.

¿Y qué pasó en el Zonal? Yuri González, tercero en el Elo gracias a su 2534, consiguió la clasificación. Quedó segundo, con 7.5 puntos, la misma cantidad que el colombiano Joshua Ruiz, primero al aplicarse el desempate. En la jornada del adiós González venció a su compatriota Roberto Carlos Sánchez, y Ruiz a su coterráneo, Christian Camilo Ríos. Ambos lograron sus objetivos camino a Tbilisi. En cambio Bruzón (tercero con siete unidades), quien salió con etiqueta de favorito por ser, con su 2652, el de más alto Elo, se enredó con cuatro tablas que se llevaron a bolina sus objetivos. El otro cubano, Sánchez (2404), ancló octavo (5.5).

Volviendo al Capablanca. La agenda tenía otros puntos de alto interés: la presentación del libro Ajedrez hacia la luz, del héroe cubano Antonio Guerrero; un concurso de plástica sobre el mundo de los trebejos y dos cursos, uno de Entrenadores, con la presencia de la Gran Maestra Marta Fierro, vicepresidenta de la Federación Internacional de Ajedrez (“Crecí como ajedrecista con el Memorial Capablanca”, dijo aquí hace unas horas), y el otro de árbitros, impartido por el colegio cubano de reglas y arbitraje. También una videoconferencia sobre el Che a cargo del periodista y escritor Jesús González Bayolo; y otras intervenciones, entre ellas la del GM Reynaldo Vera.

Como nota importante de este Capablanca 2017, por primera vez compite un grupo Infantil-escolar, con participación internacional (Venezuela, México y Colombia).

Unas horas antes de salir para Varadero hablamos con Ana Nieto Rego, quien se ganó el derecho por ser la campeona habanera de la categoría 13-15 años, un premio a su dedicación desde hace años a los tableros. Se encontraba llena de dudas y de expectativas (incluso con las posibilidades de alojamiento y de alimentación en una plaza turística como aquella). Le pregunté sin éxito por planes o pronósticos. Lo único que hizo fue abrir los ojos y mirar hacia arriba. Entonces se sintió cómoda ante otra pregunta y soltó una sonrisa: “Sí, soy muy feliz”.

Y ella no fue la única jovencita, o niña, que se encontraba muy alegre…

Che: ¡Jaque mate!

Che Guevara jugando ajedrez.¿Saben los lectores que Che conoció a Capablanca en 1939, cuando asistió como espectador a la VIII Olimpiada Mundial, en Buenos Aires? ¿O que jugó con frecuencia en México, incluso con Fidel estando presos, mientras se preparaban para venir en la expedición del yate Granma? ¿Que Fidel reconoció que perdió la mayoría de las partidas? ¿O que ya en la Sierra llevaba un pequeño juego hecho de piezas rústicas?

Y todo ello era solo el inicio. Cuando triunfó la Revolución impulsó la práctica del ajedrez, de forma principal entre niños y jóvenes, convencido de que debía formar parte del programa escolar.

Él, dando el ejemplo, como hacía siempre, se inscribía en torneos desde la base; organizó diversos topes por equipos.

“Su estilo sobre el tablero -afirman los especialistas- era intuitivo, sin rebuscamientos teóricos ni apegado a libros de apertura. Prefería un accionar táctico y basado en movimientos audaces y claros. Siempre luchó firmemente por la victoria, una cualidad general de su personalidad, y estaba convencido de que el ajedrez es un educador del raciocinio”. Esto lo leímos en el sitio digital Jit, que tuvo en cuenta el libro Che deportista, de William Gálvez, publicado en 1995 por la Editora Política.

Che fue impulsor de la celebración de los torneos Capablanca, en los que estuvo presente como aficionado y activista.

Es por todo ello, y por más, que en el año 2009 le fue conferido el título de Caballero de la FIDE.

 


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez