0
Publicado el 15 Junio, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

AJEDREZ

Hubo suspense

Apuntes tras el último jaque en el torneo Capablanca

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Krishnan Sasikiran acaba de hacer un poco de historia. (Foto: BESTOFCHESS.COM)

Krishnan Sasikiran acaba de hacer un poco de historia.
(Foto: BESTOFCHESS.COM)

¿Qué sería del deporte sin el suspenso? ¿Y, de forma específica, del ajedrez, con los torneos internacionales Capablanca in Memoriam? Lo tecleamos así horas después del último jaque en la edición 52, dedicada al aniversario 50 de la caída en combate de Ernesto Che Guevara, quien fue un entusiasta impulsor de su feliz nacimiento.

Para entender mejor lo ocurrido en la porfía, disputada del 27 de mayo al 6 de junio, se debe recordar un elemento que publicamos en el número anterior de BOHEMIA. En la tradicional conferencia de prensa que antecede a la competencia se dio a conocer la ausencia de nuestros tres mejores jugadores. Leinier Domínguez (coeficiente Elo de 2739, número 18 del ranking mundial), a quien se le concedió un permiso por tiempo indefinido para ausentarse del Capablanca y de cualquier evento en representación de la Federación Cubana; Lázaro Bruzón (2652) por su participación en la misma fecha en el Campeonato Zonal de Centroamérica y el Caribe, en San Salvador; y Yunieski Quesada (2630), quien solicitó una “baja voluntaria”.

Nos incluimos entre los que enseguida pensamos que el camino en grupo Elite se le había convertido en menos espinoso al ucraniano Vassily Ivanchuk (2738), número 19 del planeta. Y nos basamos no solo en que es el máximo ganador de los Capablanca, con siete coronas, sino también en que su Elo e historial eran muy superiores al del resto de los cinco oponentes que tendría en el hotel Barceló Solymar Arenas Blancas, en Varadero.

El favorito, sin embargo, no pudo lograr una victoria hasta la cuarta ronda, en la que venció al cubano Isán Ortiz (2570), quien no debe haber quedado demasiado contrariado por haber “pagado los platos rotos”. Los especialistas no hubieran dicho que sufrió “un golpe psicológico”: era el jugador de menos Elo en ese apartado. Y hasta tuvo una alegría relativa: no terminó en el sótano.

Luego de ese desenlace Ivanchuk empató en la cima, gracias a su acumulado de 2.5 puntos, con el estadounidense Samuel Shankland (2676) y el indio Krishnan Sasikiran (2669), los dos que le seguían en cuanto a Elo. La primera cáscara de plátano en su camino ocurrió en la antepenúltima ronda, cuando perdió contra el polaco Kacper Piorun (2638). Sasikiran, con paso seguro, doblegó ese día jugando con piezas negras a Samuel Shankland. Luego Sasikiran e Ivanchuk vencieron en la penúltima. El asiático tenía media rayita de ventaja faltando una vuelta.

¿Qué reservó el suspenso para la jornada del adiós? Sasikiran, de 36 años de edad, número 83 del planeta, quien a la larga resultó el único invicto, firmó la división del punto con Ortiz. No se rompieron mucho la cabeza: la acordaron en solo 15 movimientos. Y quizás después se fueron para la playa. Ivanchuk… ¡volvió a perder! (ahora ante Shankland, de 26 años de edad, número 70). Las estadísticas salieron enseguida a flote: ese resultó apenas el sexto revés del ucraniano en 91 partidas en los torneos Capablanca.

¿Un resumen de ese trío? Sasikiran: tres victorias y siete tablas. Shankland e Ivanchuk: tres éxitos, cinco igualadas y dos reveses.

¡Felicidades, Sasikiran! ¡Y ojalá Ivanchuk vuelva por el desquite!

 

Grupo Élite

  1. Krishnan Sasikiran (India-2669), 6.5 puntos
  2. Samuel Shankland (Estados Unidos-2676) y Vassily Ivanchuk (Ucrania-2738), 5.5
  3. Kacper Piorun (Polonia-2638), 5
  4. Isán Ortiz (Cuba-2570), 4
  5. Emilio Córdoba (Perú-2645), 3.5

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez