0
Publicado el 5 Julio, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

LUCHAS

¿Se podrá ahora sin Mijaín?

Una racha casi mágica quieren mantener los cubanos durante los Campeonatos Mundiales de París en agosto

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Mijaín López (a la izquierda) ha sido casi invencible. (Foto: nbcolympics.com)

Mijaín López (a la izquierda) ha sido casi invencible.
(Foto: nbcolympics.com)

No ha existido varita mágica ¿La fórmula? ¡Mucho trabajo! Lo cierto es que los luchadores cubanos han tejido una admirable racha de ganar al menos una medalla en los últimos 25 Campeonatos Mundiales. La fecha de partida de este impresionante viaje sin interrupciones fue en 1982 (las primeras habían llegado en 1978). Y ese período encantador se quiere mantener en el de París, del 21 al 26 de agosto. Ahora será sin la ayuda del casi invencible Mijaín López, quien en 2017 pasa por un semidescanso para alargar su exitosa carrera.

Se impone recordar un elemento para complementar lo señalado antes. A partir de los celebrados en Budapest 2005, las tres modalidades (grecorromana, libre masculina y libre femenina) comenzaron, en una muy buena idea, a montarse en una misma sede. En la estadística que vamos a manejar se agrupó lo ocurrido antes de la cita en la capital húngara. Un recordatorio: este deporte celebra sus mundiales en los tres años entre Juegos Olímpicos.

“Se va a mantener en París la cadena de medallas cubanas en mundiales, aún sin Mijaín”, aseguró en un pronóstico sin titubear Gustavo Rolle, jefe técnico de la comisión nacional de lucha, en declaraciones para los lectores de BOHEMIA.

“Tenemos otros talentos: Reineris Salas, Yowlys Bonne, Alejandro Valdés, Miguelito Martínez, Yurieski Torreblanca. Sí, creo la vamos a mantener”, agregó el especialista, quien nos abrió las puertas de sus valiosos archivos.

Y aquí van otros datos. Los luchadores cubanos han ganado en campeonatos mundiales 96 medallas (28 de oro-27 de plata-41 de bronce). La división por estilos la encabeza en títulos, no en plata ni en bronce ni en total, los de la grecorromana (17-11-19=47). No van mal los de la libre (11-16-22=49). Esos números colocan a nuestro país en el décimo lugar a lo largo de toda la historia.

Vamos a volver a un elemento dejado caer en el primer párrafo. Las primeras medallas mundiales, ambas de bronce, las ganaron los libristas en México’1978, gracias a Luis Ocaña y Bárbaro Morgán. No se pudo llegar al podio en 1979 y 1981. Y en 1982, como ya apuntamos, comenzó la racha hasta nuestros días. Quiere decir, resumiendo, que se ha ensartado al menos una medalla en 25 de los últimos 27 certámenes. Entre ellas se encuentran, por supuesto, aquellas dos primeras de oro a cargo del librista Raúl Cascaret, en 1985 y 1986, ambas en Budapest. ¿No parece algo mágica esa racha a lo largo de ya casi cuatro décadas?

Entretelones

Raúl Cascaret aportó la primera y la segunda de oro. (Foto: inder.cu)

Raúl Cascaret aportó la primera y la segunda de oro.
(Foto: inder.cu)

Han existido momentos colectivos realmente espectaculares. Los de la grecorromana ganaron el mundial de Patras’2001, primer revés en muchos años de Rusia o de la Unión Soviética (los de la libre han ocupado puestos entre el tercero y el quinto). En esa misma modalidad los juveniles dominaron el de Cali, Colombia’ 1992, con seis coronas (de 10 posibles). Los aplausos más recientes llegaron también en la clásica durante los Juegos Olímpicos de Río’2016: primer lugar en ese estilo, gracias a los títulos de Ismael Borrero y Mijaín López, así como la plata de Yasmany Lugo.

El propio Mijaín, como seguro el lector presumió, ha sido el luchador cubano más laureado en Campeonatos Mundiales, con ocho preseas, divididas en cinco de oro y tres de plata.

¿Quién le ha ganado al casi invencible?, pudieran estar tratando de recordar algunos. Uno de esos tres patinazos en finales ocurrió ante el ruso Khassan Baroev (“el contrario más difícil en toda mi carrera”, me dijo una vez), en Guangzhou’2006; pero luego se desquitó en Bakú’2007 y en los Juegos Olímpicos de Beijing’2008 (Baroev lo había derrotado en los de Atenas’2004, por lo que el balance entre ellos quedó empatado con par de éxitos). Los otros dos descalabros en mundiales sucedieron ante el turco Riza Kayaalp, en los de Estambul’2011 y Las Vegas’2015. Esos han sido los dos únicos éxitos de Kayaalp, quien ha cedido ante el pinareño en cuatro oportunidades: en los Campeonatos Mundiales de Herning’2009 y Tashkent’2014, y los Juegos Olímpicos de Londres’2012 (en semifinales) y de Río’2016 por el oro.

En ese mismo estilo de la greco destacan con un par de doradas Wilber Sánchez y Raúl Martínez; Héctor Milián (1-3-0=4), Filiberto Azcuy (1-1-3=5), Pedro Roque (1-0-0=1) –aportó el primer título en ese estilo, en Clermand-Ferrand, Francia’1987–; Juan Luis Marén (0-1-2=3).

La libre es liderada por Cascaret (2-1-0=3). Alejandro Puerto y Alexis Vila también subieron dos veces a lo más alto del podio. El de más medallas es Alexis Rodríguez (1-4-1=6). Yoel Romero (1-2-2=5), también alcanzó el punto más elevado. Entre los que tampoco se pueden dejar de mencionar aparecen Geandry Garzón (0-1-3=4), Reineris Salas (0-2-1=3), Yandro Quintana (0-2-0=2), y Jesús Rodríguez (0-1-2=3), siempre, repetimos, según los datos que nos facilitó Gustavo Rolle.

Último minuto

Vamos a apartarnos un momento de los campeonatos mundiales, teniendo en cuenta que se acercan poco a poco los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que serán en Barranquilla, Colombia, del 19 de julio al 3 de agosto del año próximo. En esas justas los cubanos de la greco han archivado cinco actuaciones perfectas, en tanto los de la libre cuatro. Sí, hoy es más difícil que en otros tiempos.

La lucha, como se conoce, es uno de los deportes priorizados en la estrategia del Inder, lo cual, sin olvidar situaciones económicas, no es del todo visible. Al Campeonato Mundial de Paris es posible que asistan cinco cubanos de la greco e igual número de la libre (se convocan ocho divisiones en cada una de las tres modalidades). Queda la sensación otra vez de que es posible cuidarla más.

 

“Todos para uno…”

Filiberto Azcuy (arriba): cinco medallas en mundiales. (Foto: getty images)

Filiberto Azcuy (arriba): cinco medallas en mundiales.
(Foto: getty images)

¿Recordamos el brillante triunfo de un equipo cubano del estilo grecorromano en Patras? No lo hacemos porque creamos que ello se pueda repetir ahora en París, pero sí como una forma de rendirles homenaje a aquellos protagonistas. Ocurrió el 9 de diciembre de 2001. Y desde entonces se celebra como el Día de la Lucha Cubana, incluso con una gala competitiva. La aguerrida tropa, dirigida entonces por el experimentado entrenador Pedro Val, enarboló el lema de la conocida novela Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas: “Todos para uno y uno para todos”. Se competía en ocho divisiones. Y nuestros ocho hombres aportaron puntos. Los cubanos sumaron 54 unidades, y fueron seguidos por los rusos (38), quienes se vieron afectados por tres exponentes que no puntearon, y los estadounidenses (33). Filiberto Azcuy (división de los 69 kilogramos) terminó con la medalla de oro, la cual, de paso aportó 10 puntos. En plata quedó Ernesto Peña (97-segundo-nueve unidades). Y con bronce Lázaro Rivas (54) –fallecido, con 38 años de edad, a finales de 2013–, Roberto Monzón (58); ambos tributaron ocho puntos. El resto del aporte correspondió a Juan Luis Marén (63-cuarto lugar-7), Mijaín López (130-sexto-5), Luis Méndez (85-séptimo-4) y Odelis Herrero (76-octavo-3). Es por ello que Pedro Val dijo: “El éxito no fue producto de un solo hombre, sino del esfuerzo de todos”.

 


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez