0
Publicado el 2 Agosto, 2017 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

ATLETISMO

Empinada próxima cuesta universal del deporte rey

Desde este viernes se reencontrarán en el Estadio Olímpico de Londres muchos astros del atletismo
Iván Pedroso, un inconfundible adversario en cualquier recinto.

Iván Pedroso, un inconfundible adversario en cualquier recinto.

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Fotos Cortesía de la IAAF

Como quedan escasas jornadas para la inauguración del XVI Campeonato Mundial de Atletismo, constituye una locura de locura cambiar el guión del libreto concebido durante la preparación para sobresalir en ese jolgorio que iniciará este viernes, en el Estadio Olímpico de Londres, la capital de Gran Bretaña.

Los jóvenes triplistas cubanos podrían reiniciar la historia del país en el clásico bienal.

Los jóvenes triplistas cubanos podrían reiniciar la historia del país en el clásico bienal.

Desde que se instauró la justa en 1983, Cuba es una de las naciones que anima el convite que, en sus primeras ediciones, tuvo una frecuencia cuatrienal y ahora se celebra cada dos años. Para esta ocasión la comitiva cubana tiene, al parecer, menos empuje que en otras versiones pues la conforman muchos atletas jóvenes, un tanto inexpertos en citas de alto vuelo. Solo tienen opciones seguras de acceder al podio la pertiguista Yarisley Silva, así como las discóbolas Denia Caballero y Yaimé Pérez, los especialistas en eventos múltiples Yorgelis Rodríguez, Leonel Suárez y el triplista Andy Díaz. La faena para la posta larga (4X400) de varones se antoja dura. Pero esos muchachos  siempre retan intensamente a sus adversarios, no importa el historial que los acompañe. Es decir, los paisanos tienen como máxima que, para sobrepasarlos sus rivales tiene que derrochar todas sus fuerzas, pericia y tácticas  hasta la línea de sentencia.

Kenenisa Bekele, una de las instituciones afri-canas en las carrera de largo aliento, ahora se-guirá el desde las gradas el desenlace de su evento.

Kenenisa Bekele, una de las instituciones afri-canas en las carrera de largo aliento, ahora se-guirá el desde las gradas el desenlace de su evento.

La realidad de la novena versión del encuentro  del orbe en esta centuria reclama de todos nuestros coterráneos acercarse, a su mejor alcance. Solo así dejaran su huella en un ambiente denso, por causa de la proximidad de los desempeños pertenecientes a los líderes de los diferentes escalafones.

Según las estadísticas, en este milenio los represen-tativos nacionales acumulan las mejores actuaciones en la primera versión del ciclo: Edmonton 2001:3-1-2/ 5to. París 2003: 1-1-1/11no. Helsinki 2005: 3-3-0/4to. Osaka: 2007 1-2-0/9no. Berlín 2009: 1-4-1/12do. Daegú 2011  0-1-3/18vo. Moscú 2013 0-1-2/23ro. Beijing 2015 2/1/0.

La apertura

La primera final del certamen será los 10 mil para caballeros y no la maratón como sucede en los Juegos de la Era Moderna. Ningún experto rechaza que un africano, o uno nacido en África emigrado a otro hemisferio, estampará su nombre en el libro de los laureados. Los tres primeros en la versión del 2015 en el estadio chino Nido de Pájaro fueron Mohamed Farah (GBR-ORIUNDO DE SOMALIA-27:01.13. Geoffrey Kipsang Kamworor (KEN-27:01.76). Paul Kipngetich Tanui (KEN-27:02.83). En las controversias de este siglo los campeones han sido Charles Kamathi (KEN-Edmonton 2001-27:53.25). Kenenisa Bekele (ETH-París 2003-26:49.57). Kenenisa Bekele (ETH-Helsinki 2005-27:08. 33). Kenenisa Bekele (ETH-Osaka 2007-27:05.90).       Kenenisa Bekele (ETH-Berlín 2009-                  26:46.31). Ibrahim Jeilan (ETH-Daegú 2011-  27:13.81). Mohamed Farah (GBR- Moscú 2013- 27:21.71).

¿Quiméricos sueños?

De nuevo será inolvidable el “diálogo” entre los velocistas de Jamaica y Estados Unidos.

De nuevo será inolvidable el “diálogo” entre los velocistas de Jamaica y Estados Unidos.

El auténtico competidor ilusiona ser el primero, no solo en la cita de turno sino en el ranking de su especialidad. Esa gestión exige capacidad y dedicación. Los atletas curtidos, y los de menos alcance en sus expedientes, que comparecerán al óvalo londinense desean mantener, o ser, la referencia. Esa decisión es trascendental en sus vidas. Así, crecen las expectativas de cara a los intercambios.

Pero existen límites y límites de límites. Ojalá que un adivino advierta lo contrario. Pero a mi modo de ver, para esta edición del encuentro universal, las barreras inquebrantables para los caballeros son 100: 9.58 Usain Bolt (Jamaica-16/08/2009        Berlín, Alemania). 200: 19.19 Usain Bolt (Jamaica-20/08/2009 Berlín, Alemania). 400: 43.03     Wayde van Niekerk (Sudáfrica-14/08/2016       Rio de Janeiro, Brasil). Damas: 100 m: 10.49 Florence Griffith (Estados Unidos-16/07/1988 Indianápolis, Estados Unidos). 200 m: 21.34 Florence Griffith (Estados Unidos-29/09/1988        Seúl, Corea del Sur). 400 m: 47.60 Marita Koch (Alemania-06/10/1985 Canberra, Australia).

El escenario de la tercera liza más importante del Movimiento Deportivo Mundial será en 2019 allá en Qatar. Y esa cuesta aterra hasta a los analistas del deporte rey. Todos confían en que, para entonces, los competidores tendrán a mano mejores herramientas para ofrecer sus condiciones técnicas y, de esa forma, suscitar variaciones espectaculares. O para decirlo de otra manera: signar performances que estremezcan a un aforo superior a las 100 mil personas.

 

Campeones cubanos

  Nombre AÑO MARCA
1 Javier Sotomayor (Salto de altura) 1993 2.40
    1997 2.37
2 Iván Pedroso (Salto de Longitud) 1995 8.70
    1997 8.42
    1999 8.56
    2001 8.40
3 Yoelbi Quesada (Salto triple) 1997 17.85
4 Ana F. Quirot (800 metros) 1995   1:56.11
    1997 1:57.14
5 Zulia I. Calatayud (800 metros) 2005 1:58.82
6 Daimí Pernía (400 con vallas) 1999 52.89
7 Ioamnet Quintero (S. de altura) 1993 1.99
8 Yipsi Moreno (L. martillo) 2001 70.65
    2003 73.63
    2005 73.08
9 Osleidys Menéndez (L. Jabalina) 2001 69.53
    2005 71.70
10 Yargelis Savigne (Salto triple) 2005 15.28
    2007 14.95
  Denia Caballero (L. disco)/

 

2015 69.28

 

  Yarisley Silva (S. con pértiga)   /4.90

 

 

 


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne