0
Publicado el 28 Agosto, 2017 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

BALONCESTO

Un pasaje sombrío y ¿otro fascinante?

La formación de muchachas naufragó en el clásico premundial celebrado en Argentina. En unas semanas, los varones acudirán al circuito eliminatorio con miras a la cita del orbe

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

. El DT cubano Alberto Zabala está convencido de que el baloncesto femenino regresará a escaños sobresalientes y discutirá el título con las borinqueñas en Barranquilla 2018. (Foto Cortesía de Fibaamericas)

.El DT cubano Alberto Zabala está convencido de que el baloncesto femenino regresará a escaños sobresalientes y discutirá el título con las borinqueñas en Barranquilla 2018. (Foto: Cortesía de Fibaamericas)

Constituye un gravísimo error descuidar la convocatoria al deportista, para entregarle felicidad a sus seguidores. Y la selección cubana de baloncesto, clasificación femenina, desestimó esa máxima y salió muy mal parada en el Campeonato FIBA Américas, lid que finalizó hace unos días en el parqué del club argentino Obras Sanitarias.

En el certamen que otorgó tres plazas para la justa del orbe España 2018, naufragó ante los elencos de Canadá (35X81), Paraguay (66X69), y Puerto Rico (67X70) y, por lo tanto, perdió las opciones de repetir la continuidad mundialista. Esa es la apertura más lamentable de un ciclo para el principal elenco de baloncesto del país que dirigen Alberto Zabala y Eduardo Moya.

Usualmente, nuestras paisanas conforman el lujoso cuadro de honor en las porfías hemisféricas. Pero han sido menos convincentes en las últimas presentaciones. Y aquellas angustiosas demostraciones, especialmente las del evento planetario de Turquía, anunciaban, tal vez, el preámbulo de una demostración como la sucedida en territorio sudamericano.

A punto de iniciar la preparación para esta nueva campaña, Eduardo Moya, asistente de Zabala, dijo: “Perdimos las dos oportunidades válidas para regresar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Pero mantendremos la continuidad en el escenario mundialista”. La vida dictó otro derrotero porque, al parecer, sobre la duela albiceleste las jugadoras fueron menos incisivas esta vez, no obstante ejercitarse una parte de la temporada en ligas de Argentina y República Dominicana.

Todavía quedan dos oportunidades de reconciliarse con la afición nacional, pues tienen la calificación requerida para adjudicarse, en los clásicos establecidos, los trasbordos con miras a los Juegos Centroamericanos y del Caribe (CAC) de Barranquilla, Colombia, en 2018; así como el visado para los Juegos Deportivos Panamericanos de Lima, Perú, en 2019.

Una parte de la preselección femenina efectuó varios encuentros con la universidad norteamericana de Siena. En ese entorno Zabala develó su parecer en el premundial: “Fue discreto el aporte de las jugadoras que trabajan de frente al aro. Atravesamos un momento similar al de otras selecciones de los deportes con pelota del país. Nosotros topamos muy poco, muchísimo menos que nuestros adversarios”.

Zabala está convencido de que el baloncesto femenino regresará a escaños puntuales y discutirá el título con las borinqueñas en los CAC de Barranquilla, la más populosa urbe del Caribe colombiano.

Los varones

Jasiel Rivero y Javier Jústiz serán dos de los máximos responsables de la ofensiva del equipo masculino cubano en los parqués foráneos. (Foto Calixto LLanes)

Jasiel Rivero y Javier Jústiz serán dos de los máximos responsables de la ofensiva del equipo masculino cubano en los parqués foráneos. (Foto Calixto LLanes)

Mientras, los varones se alistan para la eliminatoria de su evento ecuménico que organizará China en 2019. Dentro de algunas semanas 80 elencos jugarán por el sistema de partidos de ida y vuelta programados en seis ventanas de clasificación en un lapso de 15 meses. De ese intercambio surgirán los 32 seleccionados participantes en el mayor foro de la entidad internacional de la disciplina.

El prolongado sistema eliminatorio no corre el riesgo de ser amigo del bostezo por causa de insuficiente brillo. Por el contrario, los aficionados disfrutarán de un exquisito espectáculo, pues como sucede en el torneo de los Juegos de la Era Moderna y en otras lizas multidisciplinarias, también existe marcado equilibrio cualitativo entre los colectivos involucrados.

Los sorteos se realizaron en la ciudad china de Guangzhou. El representativo de la mayor isla de las Antillas jugará en el C, junto a Estados Unidos, Puerto Rico y México. En el grupo A figuran Uruguay, Argentina, Paraguay y Panamá. En la llave B competirán Venezuela, Chile, Colombia y Brasil. Canadá, Islas Vírgenes Norteamericanas, Bahamas y República Dominicana son los inquilinos del grupo D.

Las fases continuarán en febrero, junio, agosto-septiembre, noviembre-diciembre de 2018 y concluirán en febrero de 2019. En mayo de ese año preolímpico se oficializará el sorteo para el encuentro mundial pactado del 31 de agosto al 15 de septiembre en la exuberante metrópoli asiática de Shanghái.


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne