0
Publicado el 15 Septiembre, 2017 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

La pelota siempre nos enamora

Es así más allá de cualquier problema

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

  • A Pedro Luis Lazo le va muy bien como director. (Crédito de la foto: guerillero.cu)

    A Pedro Luis Lazo le va muy bien como director.
    (Crédito de la foto: guerillero.cu)

    ¿QUÉ NO SABE? Cuando paso junto a él casi siempre me habla de béisbol. “Los juegos de la Serie Nacional están buenos, marcadores a veces cerrados, de 3-1, 3-2”. Aunque no se esté de acuerdo cien por ciento, ¿cómo hacerlo en pelota?, ¿qué sería de la pelota si no discutimos? Es alentador escucharle una opinión así a un aficionado de mil campañas. Se llama Miguel Ángel Mena Herrera, fue barbero, y ha visto muchos jonrones: tiene 91 años de edad. “Esos marcadores quieren decir que el pitcheo ha mejorado algo. Bueno, el de los abridores, cuando vienen los relevistas las cosas suelen complicarse. A veces no entiendo a algunos: tiran dos strikes seguidos, y después cuatro bolas. O tienen varias carreras de ventaja y se ponen a huir a la pelota”, dijo. Cuando le hablé de incluirlo en este Palco 211 se mostró muy sorprendido, se encogió de hombros, y dijo: “¿Qué voy a decir, si yo no sé de pelota?”. Como hemos leído no es así. En muchos años, hasta ahora, y ello habla de su amor por este deporte, nunca supe a ciencia cierta cuál era su equipo favorito. Me hablaba de los buenos juegos, de los mejores peloteros. Ahora reveló su secreto: “Mi novena favorita es la de Pinar del Río, desde hace muchos años. Yo empecé a irle cuando era el peor equipo de Cuba. Desde entonces le voy”, reveló. Hoy no puede ver nada, aunque tiene todavía una esperanza médica, por lo cual lo ayudan unos vecinos de buen corazón. La esperanza es lo último que se pierde, Miguel. Ojalá puedas volver no solo a escuchar, sino también a observar esos juegos que siempre te han apasionado. Ah… ¡y sí sabes de pelota! Sigamos en la misma línea. Vamos a abrirle un espacio a los vueltabajeros, quienes a la hora en que escribimos esta nota se encontraban en el primer lugar con un paso contundente (18 victorias y solo cuatro derrotas).Y que incluso no se hundieron pese al brote de conjuntivitis que afectó a varios jugadores. Les seguían, por citar a los seis primeros, avileños (16-8), tuneros (15-8), industrialistas (14-9), santiagueros (13-9), matanceros (14-10), artemiseños (13-10). Como es conocido, la tropa pinareña tiene como guía, al parecer con mucho tino, a un director debutante, el gran exlanzador Pedro Luis Lazo. Cuando se conoció de su nombramiento, y en Santiago de Cuba el del exjonronero Orestes Kindelán, fue lógico que se dispararan algunos pensamientos. Es muy pronto para opiniones, pero parece que a Lazo y a Kindelán les va bien. Lo cual no quita que se recuerde, a veces se nos olvida, que no por haber sido una estrella se puede ser después un buen director, una tarea sin dudas complicada, en la cual es necesario reunir muchos poquitos. ¿Se ha renunciado a la idea de que debe llevar una preparación en escalones inferiores antes de llegar a la Serie Nacional? Claro que han existido sus excepciones brillantes (y también rotundos fracasos). El caso más sonado de un tiempo hasta acá ha sido el de Rey Vicente Anglada: tres veces campeón con Industriales, también lo hizo con el equipo Cuba.

  • CASI TERMINANDO. Nos quedan unos cabos sueltos. No debemos dejar de mencionar, relacionado con todo lo anterior, que Pinar del Río ganó las tres competencias previas de preparación de la zona occidental: Ñico Jiménez, Yadier Pedroso, Antillana de Acero. O que Santiago de Cuba muestra alentadoras señales de recuperación. Kindelán, demuestra ser, además de nuestro más grande jonronero, buen preparador de bateo, conocedor de la materia, y más locuaz que años atrás con la prensa. Solo un consejito al vérsele exaltado ante un árbitro: Kinde, no olvidemos el imprescindible autocontrol. Y casi voy terminando. Quiero hacerlo volviendo a algo dicho por el amigo Miguel: “Los juegos de la Serie Nacional están buenos…”. Sí, es verdad, puede haber muchos problemas; pero siempre la pelota nos enamora a los cubanos.

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez