0
Publicado el 6 Octubre, 2017 por DPA en Deportes
 
 

Messi, solo, sin gol y con posibilidades de quedarse sin el Mundial

(PL)

Por Cecilia Caminos

Buenos Aires, 6 oct (dpa) – Lionel Messi salió primero del vestuario, en silencio como desde hace un año, con el ceño fruncido de preocupación. Hace cuatro partidos que no anota goles con la camiseta argentina ni encuentra socios para la victoria y, entre tanta sequía, quedó cerca de no clasificar con su equipo al Mundial 2018.

Rusia podría ser el último campeonato del mundo para el Messi de los récords en el Barcelona. Hoy con 30 años, pensar en Qatar suena a demasiado largo plazo.

Con Messi y varios de los mejores delanteros de las Ligas del mundo, Argentina anotó sólo 16 goles en los 17 partidos de las eliminatorias sudamericanas que disputó. Menos que el último de la tabla, Venezuela, que sumó 18, y apenas dos más que Bolivia.

La ‘albiceleste’ anotó sólo dos tantos en lo que va del año en partidos oficiales, un penal mal cobrado ante Chile y un gol en contra que le permitió rescatar un empate con Venezuela.

La falta de gol fue una constante en esta eliminatoria y no fue por falta de llegada al arco rival, sino por problemas de definición y la ausencia de sociedades creativas. Pasaron tres técnicos y ninguno halló hasta hoy la fórmula secreta.

De local ante Perú, el capitán albiceleste dio cinco pases de gol, estrelló una vez el balón contra el palo, en otra lo rozó y dos veces la defensa le frustró el festejo. El delantero Darío Benedetto jugó en su casa pero a diferencia de con Boca Juniors, que lo convirtió en el artillero del torneo 2016/2017, esta vez el arco se le cerró.

El palo, la defensa visitante, la gran actuación del portero peruano Pedro Gallese. Todo se alineó para que el balón no entrara.

Lejos del bajón anímico que mostró en el segundo tiempo con Venezuela, Messi dio todo ante Perú para evitar el empate sin goles que puso a la Argentina fuera de la zona de clasificación, empujada por el triunfo de Chile sobre Ecuador.

El crack asistió tres veces a Benedetto, otra a Alejandro Gómez, también a Emiliano Rigoni, corrió por todo el campo, retrocedió cuando vio que se necesitaba recuperar el balón y le hizo frente a la marca intensa que diseñó Ricardo Gareca, pero nunca llegó el gol.

‘A Leo no se le puede pedir más. Tuvo chances, generó chances, metió pelotas de gol. Tuvimos a un Messi intenso, el que Argentina necesita’, definió el técnico Jorge Sampaoli. ‘Sólo les faltó el gol’.

El entrenador fue claro en su mensaje de cara al último y definitorio partido ante Ecuador el martes en los 2.800 metros de altura de Quito, en el que Argentina necesita ganar para asegurarse al menos jugar el repechaje. ‘Si metemos el 20 por ciento de lo que generamos, vamos a ir al Mundial’, advirtió Sampaoli, que aseguró estar ‘confiado y esperanzado’ en conseguir la clasificación a Rusia.

Sampaoli probó en apenas dos días de entrenamiento media docena de variantes para encontrar aquellas sociedades con las que Messi se sintiera más cómodo. Antes de viajar a Ecuador seguirá ensayando.

Cuando inició su ciclo unos meses atrás dejó afuera de la primera citación a Sergio Agüero, ahora, ante la urgencia, pensó en devolverle la titularidad pero la fractura de costilla que sufrió el ‘Kun’ lo obligó a cambiar de planes. No citó a Gonzalo Higuaín. Mandó al banco a Paulo Dybala, tras su confesión de que le era ‘difícil jugar con Messi’, también a Mauro Icardi y apostó por Benedetto, que llegaba afilado con un gran desempeño en Boca. Pero tampoco resultó.

Sampaoli asumió de apuro, a falta de sólo cuatro fechas y tomó el riesgo de hacer la renovación que muchos pedían en una selección golpeada por las derrotas sufridas en tres finales consecutivas -el Mundial 2014 y las Copas América 2015 y 2016 y enojada con la prensa argentina, con la que decidió no hablar más desde hace casi un año. Además, en medio de los problemas que se viven desde hace largo tiempo en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA)

El ex entrenador de Chile y el Sevilla fue a fondo. Desde su llegada probó con seis centrodelanteros, cambió la defensa y el mediocampo. Sigue pensando en modificaciones y no en la experiencia de los históricos cuando Argentina tiene el último examen por la clasificación a Rusia: en la altura, frente a un rival al que venció sólo una vez en Quito, en 2001.

Sampaoli pide ahora ‘pa, paz y ‘ para el choque con Ecuador. Tiene fe en hallar el socio ideal para Messi y lograr el funcionamiento que abra las puertas a los goles y a la clasificación a Rusia.


DPA

 
DPA