0
Publicado el 9 Febrero, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Sonó la salsa en Jalisco

El equipo puertorriqueño Criollos de Caguas mantuvo la corona en la Serie del Caribe al derrotar en la final a República Dominicana, un evento en el que los alazanes de Granma quedaron con el amargo consuelo de un tercer lugar
Roel Santos fue uno de los alazanes que mejor trotó en Jalisco, y el único cubano que integró el Todos Estrellas del evento. (Getty Images)

Roel Santos fue uno de los Alazanes que mejor trotó en Jalisco, y el único cubano que integró el Todos Estrellas del evento. (Getty Images)

Por DAYÁN GARCÍA LA O

  • ESCRIBIR DE otra derrota del equipo Cuba en la pelota no es fácil, sobre todo porque duele cada vez más, aunque algunos me dicen que ya están acostumbrados. Es solo un Deja vú que cíclicamente regresa en cada competición internacional del team de las cuatro letras desde hace bastante tiempo. Esta profesión que escogí me obliga a desentenderme de mis emociones como aficionado, aunque a veces el subconsciente me juegue alguna mala pasada. El equipo de Granma llegó en inmejorables condiciones a la Serie del Caribe, tal vez con la sola crítica de que se entrelazaron intereses deportivos y emocionales a la hora de la confección del equipo. Solo así se puede entender que en una época donde los partidos se ganan desde el bullpen no sean llamados a filas nombres como los de Liván Moinelo y José Ángel García, los dos mejores relevistas sin discusión de nuestra pelota. Pero más allá de esos problemas de origen, la tropa de Carlos Martí asaltó la competencia regional con todo el calor que significa titularse unos días antes por segundo año consecutivo en el clásico doméstico, incluso después de siete peleados partidos ante los inspirados leñadores de Las Tunas. Lo primero es que rinde sus frutos sobremanera la idea de reorganizar el calendario cubano para que el campeón reciente participara en la justa caribeña. Ahí radica la primera y tal vez única victoria. En ese sentido, los de la Isla grande se mostraron cuasi intransitables en la ronda preliminar, vencieron 6-4 a Caribes de Anzoátegui, fueron mejores 5-4 que los Tomateros de Culiacán, cayeron 1-7 frente a las Águilas Cibaeñas y se despidieron con triunfo 6-3 frente a los Criollos de Caguas. De esa forma, se convirtieron en el único conjunto con tres victorias para liderar la clasificación y de paso esperanzar a sus parciales. Sí, sin lanzar serpentinas fuimos muchos quienes ponderamos lo mostrado, desde lo anímico y desde el plomo para resolver marcadores ajustados, aunque siempre estuvo la duda de lo que podía aportar el bullpen. Luego de la tan enrevesada fórmula del TQB se desenredó el empate y nos tocó el rival dominicano en la semifinal, el victimario de Cuba en la ronda anterior. Carlos Martí y su cuerpo técnico tenían las esperanzas cifradas en Lázaro Blanco y el derecho respondió, pero la principal preocupación era lo que venía después, y no fue infundada. En las postrimerías le dieron vuelco a la pizarra ante los movimientos monticulares de Miguel Lahera, Raidel Martínez y Alaín Sánchez, un orden que no entendimos la mayoría de los especialistas. Otros se refieren al quinto capítulo, cuando Cuba ganaba 3-0 y con las bases llenas la dirección apostó por dejar batear a Frank Camilo Morejón. Sucede que podemos buscar muchos culpables, desangrarnos en poner todo el peso en pequeños detalles, pero lo fundamental está en estremecer todo el sistema béisbol, desde las categorías inferiores y desde la mentalidad con la que entendemos lo que ocurre en un terreno de pelota. Entonces resta esperar a las próximas contiendas, para seguir con la misma esperanza, a la espera del momento de escribir de victorias del team
  • SE BAILÓ SALSA y de la buena en el estadio de los Charros de Jalisco. Los puertorriqueños Criollos de Caguas, campeones defensores, volvieron a levantarse sobre las dificultades, sobre los pronósticos y llenaron de alegría contagiosa cada actuación. No eran favoritos de nadie, y no era la nómina la que no le daba buenos augurios, era todo lo que pasó esa liga, todo lo que vive la nación, su liga que tuvieron que recortar a solo 21 juegos, y con los partidos casi siempre en horario diurno por la falta de electricidad. Pero ahí está el resultado, le ganaron a México 7-4, perdieron con Dominicana 3-6, dispusieron de Venezuela 12-7 y cedieron ante los cubanos 1-7. En la hora buena derrotaron nuevamente a Venezuela 6-5 y remontaron espectacularmente ante los quisqueyanos 9-4. En Jalisco se vivieron buenas jornadas, Guadalajara rescató la justa con dignidad. Lo que más se escuchó no fueron rancheras ni vallenatos ni merengues ni sones, lo que sonó bien alto fue la salsa que propusieron los Criollos de Caguas.

Dayán García La O

 
Dayán García La O