0
Publicado el 10 Marzo, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

LUCHAS

Profetas en su tierra

Las principales figuras del patio enfrentaron una prueba de fuego en el Torneo Internacional de Luchas Granma-Cerro Pelado, en camino a la clasificación para Barranquilla 2018
El plateado olímpico Yasmany Lugo (derecha) ganó tácticamente la final en los 130 kilos ante el bronceado mundial Oscar Pino. (ROBERTO MOREJÓN/Jit)

El plateado olímpico Yasmany Lugo (derecha) ganó tácticamente la final en los 130 kilos ante el bronceado mundial Oscar Pino. (ROBERTO MOREJÓN/Jit)

Por DAYÁN GARCÍA LA O

La participación de destacadas figuras y países con tradición en las luchas, es el mejor argumento para defender la salud del torneo Granma-Cerro Pelado, que cada febrero convierte a La Habana en un hervidero para los amantes de este deporte.

En la edición 51, los locales subieron a lo más alto del podio en 14 de las 24 divisiones, con la sumatoria de las tres modalidades. Tal vez el evento que acogió la habanera Ciudad Deportiva entre el 17 y el 22 de febrero dio las luces definitivas de la forma en que se encuentran los que en este mes de marzo buscarán los boletos a los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Sobre este tema, el jefe técnico de la grecorromana, Raúl Trujillo, dijo a la prensa que la presencia de Hungría, Alemania, Estados Unidos y Venezuela permitió organizar un evento de buen nivel e hizo que cumpliéramos con las expectativas.

“Con esta justa cerramos una etapa preparatoria y era necesario topar con los europeos fundamentalmente. Ha sido muy beneficioso para tomar notas de cara a la conformación del equipo con vistas al torneo clasificatorio”, añadió.

En el estilo clásico Cuba disfrutó de los títulos del campeón olímpico Ismael Borrero (ahora en 67 kilogramos), Luis Orta (60), Gabriel Rosillo (97) y Yasmani Lugo (130), este último como pasajero de tránsito en la categoría y derrotando en la final al bronce mundial Oscar Pino.

Esta pelea entre Lugo, subtitular bajo los cinco aros, y Pino, doble campeón panamericano, se robó los cintillos de la jornada de definición de los grequistas, sobre todo por la manera dramática en la que el vencedor tuvo que remontar para agenciarse la victoria.

“Fue un combate difícil, ya que Pino es un rival de gran calidad, que acumula resultados muy importantes. Me preparé bien para lograr la victoria frente a un hombre de mayor peso y más fuerza, y sabía que con mis tácticas podía hacerle los puntos necesarios”, resumió el plateado olímpico al término del enfrentamiento.

También resaltó los movimientos de categoría, sobre todo el del estelar Ismael Borrero hacia los 67 kilos, luego de convertirse en campeón mundial y olímpico en los 59. El caso de Lugo, plateado en Río 2016 en los 98, solo estaba de paso por los 130 porque una lesión le impidió llegar a tiempo a su peso habitual.

Igualmente fue propicia la jornada definitoria para rendir homenaje al profesor Pedro Val, entrenador y jefe del colectivo técnico cubano durante varias décadas.

Ellas crecen

Yudaris Sánchez (izquierda) ya es presente de la lucha libre femenina cubana. (ROBERTO MOREJÓN/Jit)

Yudaris Sánchez (izquierda) ya es presente de la lucha libre femenina cubana. (ROBERTO MOREJÓN/Jit)

Las chicas de la libre han tenido que nadar contracorriente y borrar los años de diferencia que tenían con respecto al mundo, una vez que en la Isla llegamos tarde a la práctica de esta modalidad.

Los resultados del Granma-Cerro Pelado hablan por sí solos y son esperanzadores. Esta generación puede superar lo conseguido en Veracruz 2014.

En aquella oportunidad mexicana, las cubanas sacaron de los colchones una medalla de oro, dos platas y un bronce. En la reciente edición habanera, las anfitrionas fueron campeonas en seis divisiones, con destaque para la única sobreviviente de Veracruz, la plateada hace cuatro años Yakelín Estornell (62); así como también la jovencita Yudaris Sánchez (68), subcampeona mundial juvenil en 2017 y titulada en la oportunidad habanera tras alcanzar cuatro victorias.

Importante resulta el nivel de renovación en la plantilla, y que figuras noveles hayan tenido la posibilidad de foguearse con atletas del área, elemento vital para lo que se avizora en el futuro inmediato.

Katerine se despide

La campeona panamericana Katerine Videaux dijo adiós oficialmente a los colchones con el aplauso sentido de la familia de la lucha cubana, por todos sus aportes a la disciplina en el país.

Videaux, también octavo lugar en los Olímpicos de Londres 2012, fue una de las iniciadoras del camino de las féminas entre tackles y desbalances.

“Hasta aquí llegó mi carrera, creo que hice un buen trabajo, me voy con mucho orgullo de haber sido una de las iniciadoras de la práctica de este deporte en Cuba y tener la posibilidad de representar a mi país en varias competencias”, declaró a la prensa la luchadora, quinta en el Campeonato Mundial de Moscú 2010 y ganadora de siete medallas en citas continentales.

“Para mí fue muy importante estar en torneos de gran calidad, incluidos tres mundiales y los Juegos Olímpicos de Londres, aunque lamento que no hubiera podido alcanzar un mejor resultado en ese tipo de eventos”, agregó la deportista al diario digital Jit.

La holguinera dijo, además, que confiaba en la generación actual y auguró un buen futuro para la disciplina. “Veo a las jóvenes atletas con muchas condiciones y deseos de superarse, las veo con buena calidad, creo que tienen futuro en la lucha si trabajan con disciplina”, concluyó emocionada Katerine.

Mandar en casa

El habanero Alejandro Valdés espera seguir regalando alegrías en el 2018. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA)

El habanero Alejandro Valdés espera seguir regalando alegrías en el 2018. (JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA)

Los libristas cubanos sacaron cuatro títulos de los ocho puestos en disputa, en una lid aderezada con distinguidos visitantes provenientes de Estados Unidos y varias naciones europeas.

Tal vez el representante foráneo de mayor caché fue el dominador en los 125 kilos, el turco Taha Akgul, dos veces campeón del orbe y rey de los Olímpicos de Río 2016.

En definitiva, los medallistas mundiales Yowlys Bonne (61) y Alejandro Valdés (65) lideraron la armada cubana, juntos a Franklin Marén (70) y Yuniesky Torreblanca (86).

Bonne, bronceado mundial en Taskent 2014, tuvo que sobreponerse a un 0-6 desfavorable en la final ante el estadounidense Cody Brewer. “Al principio me sorprendió con una buena táctica de pelea y ataques que no pude defender, pero ya en el segundo periodo salí a atacarlo para no darle tregua y lo vencí por superioridad técnica. Me apoyé en mi buen repertorio abajo y las combinaciones para marcarle varios puntos; aproveché muy bien la velocidad y el agarre a las piernas”, agregó el luchador, una de las mayores esperanzas de Cuba en la fiesta regional barranquillera.

Por su parte, Valdés, tercer lugar del Campeonato Mundial de París 2017, dijo estar satisfecho y concentrado rumbo a los otros compromisos del año, en los que espera seguir regalando alegrías.

Las luchas tienen el compromiso de ganar todos los boletos a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, una vez que fueron de los deportes que hace cuatro años aportaron 10 o más títulos a delegación cubana.

En Veracruz estos especialistas dominaron la tabla de medallas con 10 oros, tres platas y un bronce, secundados por México con solo cuatro primeros lugares, dos segundos y seis terceros.

 

 

Los campeones

GRECORROMANA: 60 kg: Luis Orta (CUB), 67: Ismael Borrero (CUB), 72: Korpas Balint (HUN), 77: Kamal Bey (USA), 82: Peter Bacsi (HUN), 87: Viktor Loerincz (HUN), 97: Grabiel Rosillo (CUB), 130: Yasmany Lugo (CUB).

LIBRE FEMENINA: 50 kg: Leanne Mendoza (CUB), 53: Angélica Arguello (VEN), 55: Laura Herin (CUB), 57: Alejandra Romero (MEX), 59: Dayselis Rodríguez (CUB), 62: Yakelín Estornell (CUB), 68: Yudari Sánchez (CUB), 76: Milaimys Marín (CUB)

LIBRE MASCULINA: 57: Zach Sanders (USA), 61: Yowlys Bonne (CUB), 65: Alejandro Valdés (CUB), 70: Franklin Marén (CUB), 74: Kubilay Cakici (GER), 86: Yuniesky Torreblanca (CUB), 97: Hayden Zillmer (USA),  125: Taha Akgul (TUR)

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O