0
Publicado el 4 Mayo, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Combates con tinte dorado

El judo de Barranquilla será prestigiado por una de las mejores exponentes del orbe: la campeona mundial y olímpica Idalis Ortiz (derecha). (ANARAY LORENZO COLLAZO)

El judo de Barranquilla será prestigiado por una de las mejores exponentes del orbe: la campeona mundial y olímpica Idalis Ortiz (derecha). (ANARAY LORENZO COLLAZO)

Por DAYÁN GARCÍA LA O

Medulares títulos aportan siempre a la causa cubana en los eventos multideportivos de cualquier nivel las manifestaciones incluidas en el grupo de combate. No por gusto el boxeo es denominado como el buque insignia, o por si fuera poco, los cinco títulos olímpicos de Río 2016 salieron del cuadrilátero o los colchones.

En la cita centrocaribeña los seis deportes de combate convocados tienen la responsabilidad de mantener o superar lo aportado en la edición precedente de Veracruz. Lo cierto es que fueron 37 primeros lugares salidos del judo, la lucha, el boxeo, el taekwondo la esgrima y el karate.

El panorama no debe cambiar en la justa barranquillera, y aunque un sexteto de disciplinas parecen pocas entre las 36 que se citarán el próximo verano, el judo (13) y la lucha (10) se incluyeron en el selecto club de las cinco especialidades que aportaron 10 o más coronas en la ocasión veracruzana.

En la edición anterior analizamos los deportes con pelota y decíamos que la eficiencia era la palabra de orden, no solo de algunas disciplinas, más bien de toda la delegación que tendrá casi 100 oportunidades menos que sus contendientes. De ahí la necesidad de que las locomotoras habituales cumplan su función.

La realeza

El judo encuentra en el área centroamericana su máxima expresión; los 13 oros de los 18 disputados hace cuatro años lo demuestran. Igualmente llegan en excelentes condiciones de emular esa actuación.

El campeón mundial Andy Cruz (izquierda) debutará en Juegos Centroamericanos y del Caribe. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

El campeón mundial Andy Cruz (izquierda) debutará en Juegos Centroamericanos y del Caribe. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

En el clasificatorio para los centroamericanos y el Caribe efectuado a finales de 2017 en República Dominicana, los cubanos aseguraron 16 preseas e igual cantidad de boletos. La repartición fue de seis preseas de oro, siete de plata y tres de bronce.

En el clasificatorio después de Cuba se ubicaron México, con cuatro títulos, y con par de primeros lugares concluyeron los venezolanos, dominicanos y boricuas.

Los discípulos de Julio Alderete (m) y Félix Portuondo (f) ya fueron los terceros aportadores en la lid precedente, detrás del atletismo y el tiro deportivo, una posición de privilegio que buscarán mantener o superar.

Los tackles y desbalances de Cuba dieron 10 campeones en la competición veracruzana, cinco en la modalidad grecorromana, cuatro entre libristas y una de las féminas.

Nuestros hombres siguen siendo verdaderos ases de este deporte, fundamentalmente en el área centroamericana, donde tanto el estilo clásico como la libre deben buscar el máximo posible, y por primera vez el sector femenino parece enrumbado a conseguir el mayor aporte histórico en estas lides bajo la égida de Filiberto Delgado.

Los boletos a la cita regional se dirimieron precisamente en el Coliseo de la Ciudad Deportiva, y en el caso de las mujeres concluyeron con tres platas e igual cantidad de bronces, una muestra de que se ubican cada vez más cerca de la verdad y de que este ciclo olímpico puede marcar el despegue de esta especialidad en la mayor isla antillana, luego de incorporarnos tarde a la práctica oficial de esta manifestación.

Los timoneles de las muchachas aseguran –este redactor es optimista con estas pretensiones– que existen las condiciones para conseguir dos títulos en Barranquilla, lo que dejaría atrás la labor de hace cuatro años en México, cuando sacaron de los colchones una medalla de oro, dos platas y un bronce.

En el caso de la greco tuvieron casi paso perfecto en tierras aztecas con cinco campeones en las seis divisiones, mientras que en la libre se dominaron cuatro categorías. La estabilidad de nuestros principales gladiadores de un ciclo a otro obliga a presagiar una actuación destacada en la justa colombiana.

El boxeo ya no puede aspirar a mejorar la cosecha de Veracruz, cuando ganaron nueve primeros lugares, y es que la armada que dirige Rolando Acebal estará solo con ocho pugilistas, seis de ellos en defensa de la faja de campeón.

De todas formas, los seis que repiten en los juegos regionales tienen en su palmarés oros olímpicos o mundiales (Robeysi Ramírez, Lázaro Álvarez, Roniel Iglesias, Arlen López, Julio César La Cruz y Erislandy Savón) y uno de los nuevos integrantes igualmente es rey del planeta (Andy Cruz). No hace falta decir nada más, la armada cubana está en condiciones de regalar los ocho oros que tendrá la posibilidad de disputar en suelo cafetero.

De patadas y touchés

Nos quedan los deportes que menos aportaron en la cita previa pero que pueden mejorar sus performances, sobre todo por la experiencia de sus exponentes.

Comenzamos con el taekwondo y su botín de tres medallas de oro, cuatro platas y tres segundos lugares conseguidos en Veracruz. En Colombia estarán los taekwondocas con equipos completos, una vez que en el evento clasificatorio en Monterrey, México, no enfrentaron serias dificultades para conseguir boletos, incluso algunos ganaron la plaza sin ensuciar el dobot, porque sus contrarios no se presentaron o simplemente había pocos inscritos en su división.

Para la oportunidad del próximo verano, la selección está compuesta por figuras establecidas y otros noveles, y parece ser certero el pronóstico de superar el trío de campeones de la ciudad azteca. En este sentido, los medallistas mundiales Rafael Alba, Glenhis Hernández, Robelis Despaigne, Yamisel Núñez, Yania Aguirre, junto al campeón panamericano José Ángel Cobas, tienen que ser la locomotora que hale a los otros representantes del taekwondo cubano.

Yunior Reytor (izquierda) es una de las esperanzas de los espadachines en Barranquilla. (radiorebelde.cu)

Yunior Reytor (izquierda) es una de las esperanzas de los espadachines en Barranquilla. (radiorebelde.cu)

La esgrima debe aprovechar esta competencia centroamericana para comenzar a recuperar el terreno perdido. Aljadis Bandera, comisionado nacional, consideró bueno el año de ese deporte en Cuba, sobre todo porque se logró la clasificación con equipo completo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Bandera dijo a la Agencia Cubana de Noticias que los principales rivales de los cubanos deben ser los esgrimistas de México, Venezuela y los locales, sin descartar individuales de otras naciones.

Los cubanos garantizaron su presencia en Barranquilla con la actuación en el campeonato regional que acogió Puerto Rico en mayo último, justa en la que terminaron con saldo de cuatro medallas de oro, dos de plata y siete de bronce.

Aquí en este deporte hay margen para mejorar lo vivido hace cuatro años. Entre las últimas buenas actuaciones hay que destacar al espadista Yunior Reytor, quien llegó a ubicarse entre los 16 primeros del ranking mundial, algo que no se conseguía desde la década del 90.

Cerramos este análisis con el kárate, otro de los deportes que buscará dar un salto de calidad en el actual ciclo olímpico. En definitiva se obtuvieron 10 boletos de los 12 que se fueron a buscar. Serán seis mujeres (cinco en kumité y una en katá) y cuatro hombres (todos en kumité).

Sucede que esta es una de las 15 disciplinas en que los Centrocaribes otorgarán cupos para los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Tienen ante sí el reto de conseguir al menos una corona, luego de que en 2014 coquetearon con lo más alto del podio y concluyeron con dos platas y tres bronces.

Importante entonces lo que pueden brindar este grupo de deportes de combate, responsables de casi el tercio de las medallas que logró la Isla en Veracruz para dominar los juegos regionales más antiguos del planeta.


Dayán García La O

 
Dayán García La O