0
Publicado el 15 Junio, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Béisbol

Distinta realidad

Las Tunas y la Isla de la Juventud asaltaron la gran final del torneo sub 23 con remontadas ante los favoritos granmenses y cienfuegueros, respectivamente. Ambos elencos llegan por primera vez a la discusión del título de esta categoría
El hombre proa Eliseo Rojas es una de las bujías inspiradoras de la selección sub 23 de los Piratas. (granma.cu)

El hombre proa Eliseo Rojas es una de las bujías inspiradoras de la selección sub 23 de los Piratas. (granma.cu)

Por DAYÁN GARCÍA LA O

  • ME DECLARO FIEL admirador de los equipos beisboleros de la Isla de la Juventud, porque en cualquier nivel dan muestras cada año de voluntad y empeño. El municipio especial, con su insularidad dentro de la insularidad, ha sabido reinventarse sobre sus limitaciones, con jugadores formados en su territorio y otros llegados de lejanos lares en busca de mayores oportunidades. Lo último conseguido por los pineros fue la inclusión en la final de la Serie para menores de 23 años, una competencia que se disputaba al cierre de esta edición. Cualquiera que sea el resultado de la definición, ya los de ultramar consiguieron la mejor actuación en la historia de estos torneos. Maratónica fue la manera en la que se incluyeron entre los dos primeros de Occidente, y con la misma intensidad dejaron en el camino al mejor equipo de la clasificatoria, Cienfuegos. Sucede que las lluvias provocaron un atraso singular en el calendario del oeste del país, y los cienfuegueros estuvieron mucho tiempo en stand by a la espera de que se sumara el contrincante en la semifinal, un cupo que disputaron a brazo partido los isleños, matanceros y pinareños. Puede que a los de la Perla del Sur les haya pasado factura la prolongada espera, pero nada demerita la labor de los pineros. Por cierto, igualmente el finalista oriental, Las Tunas, estuvo varias semanas esperando para el inicio de la discusión del título. Ya que nos referimos a los tuneros, repitieron lo conseguido en la Serie Nacional de mayores: estar en la gran final. Es la primera vez que esto ocurre desde que se iniciaron estos certámenes sub 23, y por supuesto, confirma el estado motivacional que tienen, luego de cuasi tocar la gloria con las manos en el pasatiempo nacional. En una situación con sabor a desquite, los leñadores menores de 23 años dejaron en el camino a Granma, sus victimarios en la temporada 57 del béisbol cubano. En ambos casos y para poner más morbo al asunto, los favoritos ganaron el primer partido, y luego pineros y tuneros se rebelaron con dos triunfos al hilo. Si alguna conclusión se puede sacar de este torneo es precisamente que varios territorios mantienen una labor integral y sus resultados de la principal categoría están en consonancia con lo vivido en la cita sub 23. Por otro lado, provincias como Cienfuegos muestran esperanzadoras señales de que en un futuro no muy lejano sus parciales puedan vivir nuevamente las alegrías desterradas hace alrededor de un lustro. De todas formas, la justa es necesaria para el desarrollo de la pelota en la Isla, pero hay que pensar que este año las nóminas se debilitaron con la inclusión de los mejores exponentes de la categoría en la Serie Especial de Preparación y en contratos en el extranjero, y esto indudablemente restó brillo al campeonato doméstico.
  • RUMBO A BARRANQUILLA. Las principales autoridades beisboleras explicaron a la prensa que la Serie Especial había cumplido con las expectativas generadas en la Comisión Técnica. Yosvany Aragón, comisionado nacional, dijo que al final no significó un espectáculo para la afición, pero que los resultados arrojados en los factores técnico-tácticos fueron numerosos y muy aprovechables. Confieso que por primera vez estuve conforme con el total de las explicaciones brindadas por los directivos sobre la exclusión de varios jugadores de la preselección. Significaron música para mis oídos los términos utilizados en el diálogo con la prensa por el jefe técnico de la pelota cubana, Leonardo Goire. Ofensiva eficiente, promedio de embasado, rango de fildeo, acciones positivas del juego fueron varios de los elementos que arrojó la Serie Especial y dictó la conformación de los dos conjuntos, el primero para los Centrocamericanos y del Caribe, y el segundo para la Semana Beisbolera de Harlem. En este sentido, espero en la primera oportunidad ahondar en estas cuestiones tenidas en cuenta para la ocasión, máxima de que nos atemperamos a los tiempos que corren. ¡Excelente!

Dayán García La O

 
Dayán García La O