0
Publicado el 29 Junio, 2018 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

MUNDIAL DE FÚTBOL

Hervidero de emociones

El mundo se pone mal de los nervios al ver rodar un balón
Argentina despertó en la última fecha de la fase de grupos. (Foto: elcomercio.pe)

Argentina despertó en la última fecha de la fase de grupos. (Foto: elcomercio.pe)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

La Copa Mundial de Fútbol cambia vidas, destroza destinos, hasta el corazón le detiene a más de uno. En ocasiones, literalmente.

Conocimos la amarga noticia de que el exentrenador y comentarista egipcio Abdel Rahim Mohamed, murió momentos después de la derrota de su selección ante Arabia Saudita 2-1, cuando el especialista se disponía a analizar el partido desde la sede de la televisión nacional de ese país en El Cairo.

El analista se sintió alterado durante y después del encuentro, debido a la mala actuación de su escuadra. Su hijo lo llevó rápidamente a un hospital en el centro de la ciudad, pero falleció poco después. Aunque se trataba de un partido por el orgullo, pues los faraones aun ganando quedaban fuera de la siguiente instancia, el más universal de los deportes le llevó la vida.

Lo que ocurre es que trasciende los terrenos. Representa a naciones, influye en la política, se alimenta de conflictos religiosos. Alguien dijo que de las cosas que no son importantes, el fútbol, es la más importante.

Incluso para muchos se trata de algo más serio, como ratificaron algunos hinchas argentinos tras la derrota por goleada 3-0 ante Croacia. Un grupo de seguidores de la albiceleste mancharon la imagen de una de las aficiones más leales, determinantes y escandalosas para bien, que sin importar la distancia han repletado todas las canchas donde la escuadra sudamericana ha jugado, en la lejana Rusia.

La abultada derrota frente a los balcánicos condujo a varios parciales a sacar lo peor de sí. Algunos la emprendieron con el director técnico, Jorge Sampaoli, incluso le agredieron físicamente al lanzarle objetos desde la grada, impactándolo en ciertos casos.

El arquero Willy Caballero fue igualmente víctima tras su error colosal que facilitó el primer gol a los europeos. Después de la infortunada acción, muchos insultaron de la peor manera al guardameta de 36 años.

También sombría fue la trifulca entre seguidores de ambas selecciones que tuvo lugar en las calles de Nizhny Novgorod, y lo llamativo es que el partido aún no había comenzado. El incidente, que no representa para nada los valores del fútbol, dejó a tres argentinos reportados como heridos.

Pero al término del encuentro hubo más, otra situación se dio en los pasillos del estadio cuando cinco aficionados de la albiceleste agredieron a dos croatas. Hasta donde supimos de este penoso incidente la policía local estaba tras las pistas de los implicados.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, dijo en algún momento previo a esta Copa Mundial que “el fútbol no es nada sin los aficionados, necesitamos a los jugadores tanto como a los hinchas”. Por ello, estas acciones desentonan sobremanera con el espectáculo y deben desaparecer por completo.

Contrastes

Sin embargo, no todo lo acontecido extrapartidos ha sido oscuridad. Un hecho relacionado con dos jugadores de la selección española da fe del lado positivo de nuestra especie.

La vida de un pajarito que débilmente intentaba levantar vuelo en el campo de Kazán, en la previa del compromiso entre los ibéricos y la escuadra iraní, fue salvada en primera instancia por Piqué, y luego por Isco, quien lo tomó finalmente formando una canoa con ambas manos y lo puso más allá de la línea de cal.

Los futbolistas de la roja fueron gratificados por la organización por los derechos de los animales, Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA), que les concedió el premio Héroes de los Animales. Su directora, Elisa Allen, afirmó que “ningún juego es más importante que la vida de alguien, y esperamos que sus heroicas acciones alienten a todos a siempre ir en ayuda de los animales que lo necesiten”.

Ojalá sus palabras lleguen del mismo modo a los fans que pierden la cabeza, o a los que extreman sus emociones, al punto de poner en peligro hasta sus propias vidas.

Viajes

Los largos trayectos pudieran influir en el desgaste de algunas selecciones. (Foto: elheraldo.hn)

Los largos trayectos pudieran influir en el desgaste de algunas selecciones. (Foto: elheraldo.hn)

Otro tema recurrente por estos días tiene que ver con el territorio de Rusia, el país más extenso del mundo. Pero, ¿cómo pueden influir las distancias entre ciudades en el rendimiento de los deportistas?

Sin duda la cuestión preocupó bastante a futbolistas y aficionados desde antes del pitazo inicial el 14 de junio, pues los kilómetros a recorrer por las selecciones entre una ciudad y otra después de cada partido eran notables. El desgaste de cada viaje y el tiempo perdido de descanso o entrenamiento, pudo determinar en algunos resultados.

Por ejemplo, el eliminado a pesar de su buen juego en fase de grupos, Perú, tuvo que recorrer un total de 8 116 kilómetros (km) y se convirtió en el seleccionado de mayor trayecto durante sus tres compromisos. En cambio Brasil anduvo con suerte durante la fase inicial, y se movió 1 954 km para ser la más beneficiada.

Otros equipos vulnerables al desgaste por viajes fueron Uruguay con 6 212 km, Panamá (5 364), Senegal (5 862), Suecia (7 680), Australia (7 962), Japón (6 698), España (7 390) y Egipto (6 946).

Descalabro histórico

Alemania le dice adiós a Rusia, muchos se acordarán de los ausentes, como Sané y Ter Stegen. (Foto: clarin.com)

Alemania le dice adiós a Rusia, muchos se acordarán de los ausentes, como Sané y Ter Stegen. (Foto: clarin.com)

De esta cita global habrá mucho más que comentar, pero al momento de escribir este comentario, solo conocemos a los implicados en los partidos de octavos de final.

Por tal motivo, elegimos referirnos a la que sin duda constituye la sorpresa más grande de esta cita, aun sin saber aún quiénes sobrepasarán los primeros cruces.

En inolvidable choque, Alemania, campeona defensora, perdió 2-0 contra Corea del Sur en el Kazán Arena y abandonó Rusia sin conseguir pasar de la fase de grupos, mucho antes de lo previsto.

El único antecedente de una eliminación en primera ronda de la Mannschaft es en el Mundial de Francia 1938, cuando perdieron con Suiza 4-2 en la revancha, luego de haber igualado 1-1 el primer partido. Es decir, que hay que remontarse 80 años para encontrar el único dato similar. Eran tiempos de la Alemania nazi, previo a la Segunda Guerra Mundial.

Lo cierto es que los teutones iniciaron en Rusia 2018 con el pie izquierdo. Una derrota contundente, con baile de fútbol incluido, le propinó la selección mexicana en su primera presentación, y de esta forma les puso la soga al cuello.

En la segunda salida los suecos también les llevaron contra las tablas. Los germanos sacaron el encuentro cuando el reloj marcaba el final, y gracias a una genialidad de Toni Kroos no se fueron a casa en la misma segunda presentación. Más tarde vino la debacle frente a los asiáticos en el tercer partido.

Es oportuno decir que la trayectoria de Alemania parecía la crónica de una muerte anunciada. En los amistosos previos al Mundial no se vio al equipo que hace cuatro años humilló de forma histórica a Brasil en las semifinales. No supo el técnico Joaquim Low dar con la tecla que los activase definitivamente y, ya en Rusia, penó por cada partido como un equipo menor.

Al respecto, algo verdaderamente gracioso tuvo lugar a miles de kilómetros de distancia, en la capital de México, donde los fanáticos fueron a la puerta de la embajada del país asiático y pasearon al cónsul Byoung-jin Han en hombros, mientras asentían: “coreano, hermano, ya eres mexicano”.

¿El motivo?, sencillo, al derrotar Corea del Sur a los alemanes, México, aun siendo goleado al unísono por Suecia, pasó a octavos de final. El Mundial es una festividad que incluye de todo.

Para terminar, regresemos a los sobrevivientes de esta abrasadora fase de grupos. Lo más importante a tener en cuenta a partir de este punto, es olvidar por completo lo hecho en la instancia inicial, aquello solo queda para el recuerdo. Ahora la historia juega un papel primordial, como siempre ocurre en estas lides, las camisetas empiezan a pesar y los liderazgos a salir a flote, salvo que continúen las sorpresas, pero es poco probable en instancias mayores.

Así que las emociones no acabarán, en cambio esperemos que el descontrol sí, que la sana afición, aunque comprometida y apasionada con este estremecedor deporte, se imponga y no dé paso a más titulares negativos.

Que primen entonces el juego y las buenas acciones en Rusia 2018, y que el mundo expectante lo traduzca en fiesta.


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez