0
Publicado el 14 Julio, 2018 por Prensa Latina en Deportes
 
 

Bélgica derrota a Inglaterra y consigue el bronce… pero querían más

Nadie quiere jugar este partido. Alguna vez un jugador famoso dijo que solo sirve para recordar a los implicados que tuvieron muy cerca la posibilidad de disputar el trono, pero que deberán conformarse con las sobras del banquete
Por Yasiel Cancio Vilar, Enviado especial
B{elgica derrota a Inglaterr y se queda con el bronce del Mundial/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

San Petersburgo, Rusia, 14 jul (PL) Bélgica superó hoy por 2-0 a Inglaterra y obtuvo su mejor resultado en la historia de las Copas del Mundo de fútbol, el tercer lugar, aunque en la cara de los jugadores reinaba la desidia a la hora de la celebración.

Eden Hazard, Kevin de Bruyne y compañía habían venido a Rusia a ganar el campeonato y sus prestaciones en la justa merecían subir a lo más alto, pero Francia hizo trizas el sueño de los Diablos Rojos en semifinales y los envió al match por la tercera plaza.

Nadie quiere jugar este partido. Alguna vez un jugador famoso dijo que solo sirve para recordar a los implicados que tuvieron muy cerca la posibilidad de disputar el trono, pero que deberán conformarse con las sobras del banquete.

Y así fue. Aunque en algunos lapsos el duelo tuvo ritmo, la ambición de los protagonistas era tenue. En ocasiones parecían zombies sobre la grama del estadio Krestovski de San Petersburgo.

Aunque en algunos lapsos el duelo tuvo ritmo, la ambición de los protagonistas era tenue. En ocasiones parecían zombies sobre la grama del estadio Krestovski de San Petersburgo

Hoy, sin excesos, los Diablos Rojos hicieron mejor las cosas. La mayor parte del desligue ofensivo corrió a su cargo, mientras los ingleses, como casi siempre, apelaban a la racanería del contragolpe como arma fundamental.

Thomas Meunier, apenas a la altura del minuto 4, abrió el marcador luego de anticiparse magistralmente a la defensa inglesa, para enviar a las redes un pase de Nacer Chadli.

Bélgica pudo ampliar el resultado varias veces, pero Romelu Lukaku, su gran artillero, no estaba en su día; Inglaterra pudo empatar y ponerle algo de picante al partido, pero la fortuna le dio la espalda por enésima ocasión en la vida.

Los Tres Leones arrecieron a partir del minuto 60, hicieron de todo por lograr al menos el empate, sin embargo, todo fue en vano, para la anécdota, al punto que el zaguero Toby Alderweirel despejó un remate de Eric Dier sobre la línea de gol, en el 72.

Poco después, en el 82, Hazard finalizó un contragolpe de libro y puso el 2-0 definitivo. La sentencia para Inglaterra llegó por intermedio de su mejor arma, la contra.

Los belgas, que ostentaban el cuarto lugar de 1986 como su mejor actuación en copas del mundo, se van de Rusia con la cabeza en alto, mientras los ingleses llegarán al aeropuerto Heathrow de Londres con el rabo entre las piernas, algo habitual para los inventores del fútbol.

Bélgica e Inglaterra disputaron dos partidos en el Mundial, el primero en el marco del grupo G (1-0), y ahora en el cotejo por el tercer lugar (2-0), ambos favorables a los belgas.

Curiosamente, ninguno de los dos choques se jugó a full, pues en el distrito G ninguno de los contendientes quería la victoria, para evitar así a los grandes favoritos en los cruces, y hoy por ser el duelo sin sentido de las citas del orbe.

De esa manera quedó lista la escena para la gran final entre Croacia y Francia, prevista para mañana en el estadio Luzhniki de Moscú, el principal escenario de la Copa del Mundo, la mejor de la historia, según las palabras de Gianni Infantino, el presidente de la FIFA.


Prensa Latina

 
Prensa Latina