0
Publicado el 22 Julio, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

UN BOHEMIO EN BARRANQUILLA

Elisbeth Gámez: Plata con sabor dorado

La baracoense consiguió una de las proezas más grandes de la natación cubana en los últimos tiempos

Elisbeth-Gamez. Foto: Marcelino Vázquez/ACN

Por Dayán García La O, enviado especial de BOHEMIA

Barranquilla, Colombia.- Nadó duro los últimos 50 metros, parecía que corría entre las aguas del Complejo Acuático Eduardo Movilla, delante de ella por poco se defendía como podía la bahamesa Joanna Evans, amplia favorita precompetencia, el público respaldaba la posible épica remontada de la cubana, pero no ´pudo ser.

Elisbeth Gámez tocó segunda en la final de los 200 metros libres y regaló a Cuba una plata con un sabor especial, no por el color de la medalla, sino porque pulverizó el récord nacional de la distancia con crono de 1:58.55 minutos. Por primera vez en la historia una chica nacida en la mayor isla caribeña bajaba de los dos minutos, y por si esto fuera poco, seguía camino hasta los predios inferiores al 1.59 minutos.

“Es la mejor competencia de mi vida. Hice un tiempo que ni yo misma pensé que podía hacer. Estuve seis meses fuera del deporte y regresé en enero, por eso cuando miré a la pizarra no podía dar crédito a lo que estaba viendo”. Dijo la guantanamera, quien aprendió a nadar en el Río Miel de su tierra natal, incluso en los seis meses fuera del equipo nacional debió regresar a sus orígenes y entrenar en el arroyo.

“Estoy feliz. Sabía que me iba a costar el oro y muchas personas me escribieron por el mejor tiempo que hice en las eliminatorias, pero estaba consciente de que sería muy difícil. Llegué con pronóstico de bronce. Lo más importante es el tiempo. Tenía que hacer lo mejor de mi vida y lo conseguí. También Evans para ganarme tuvo que mejorar su registro personal. Ella misma cuando terminamos me felicitó y me dijo que había conseguido una marca respetable”, agregó Gámez.

Por su parte, la entrenadora Luisa María Mojarrieta dijo a BOHEMIA que se nadaron unos 200 metros de un gran nivel, entre los mejores de la historia de estas lides. “Teníamos una opción de ganar y era que Evans fallara porque tenía la mejor marca de inscripción. No fue así, la bahamesa respondió incluso mejorando su récord más de un segundo. En otra lid centrocaribeña con esa marca era oro seguro, pero a Elisbeth le tocó competir en la de más calidad. Estamos contentos, ella merecía esta medalla, pone mucho empeño en todo lo que hace”, añadió Mojarrieta.

“Hace 24 días, Elisbeth impuso cota nacional de 2:00.92 minutos, mejorando la que implantó en Río 2016, ahora se aparece rebajando más de dos segundos a ese resultado. Todos queremos la medalla de oro, pero este tiempo te dice mucho desde el punto de vista técnico y físico. Te da señales de que estamos haciendo las cosas bien”, puntualizó la preparadora.

Elisbeth no paró de sonreír desde que salió de la piscina. Se abrazó con todos, respondió a las preguntas de la prensa con serenidad, jugó con su nueva medalla y se planteó nuevas metas. “Desde ahora trabajaré porque voy a rebajar esa marca en los Panamericanos de Lima 2019”, dijo antes de despedirse y este redactor creyó en sus palabras.

 

 

 

 

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O