0
Publicado el 13 Agosto, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

BARRANQUILLA 2018: Quedaron más de 100 razones felices

La delegación cubana quedó por debajo de sus aspiraciones pero sobrepasó con un tremendo remate la cifra de cien títulos
Mijaín López cumplió una vez más con su condición de abanderado de la delegación. (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

Mijaín López cumplió una vez más con su condición de abanderado de la delegación. (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

Por DAYÁN GARCÍA LA O, enviado especial de BOHEMIA

Mi mamá tenía tres años cuando Cuba ganó 98 medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá 1970. Desde esa oportunidad, la mayor isla antillana campeó por su respeto en las lides regionales más antiguas del mundo. Crecí entre las proezas inolvidables de nuestros deportistas, sufrí con la tensión de la victoria en Veracruz 2014 y ahora me tocó ser testigo del segundo lugar de la Isla, algo así como la historia detenida en casi cinco décadas.

Antes de los Juegos, los modelos de pronósticos divulgados por las autoridades deportivas de la Isla arrojaban que Cuba debía aferrarse a la eficiencia para terminar en un rango de 115 a 120 medallas de oro, cifra a la que México no debía llegar. Con estos cálculos, para algunos demasiado optimistas, los caribeños mantendrían el reinado en la justa. Pero, cuando el 3 de agosto bajó el telón de la edición 23 de los Juegos, aunque incluso mucho antes ya la suerte estaba echada, los aztecas superaron con holgura las pretensiones cubanas, y hasta las suyas…

La gimnasia artística dio una de las sorpresas más agradables en Barranquilla con el oro en el conjunto de tres pelotas y dos cuerdas. (ROBERTO MOREJÓN)

La gimnasia artística dio una de las sorpresas más agradables en Barranquilla con el oro en el conjunto de tres pelotas y dos cuerdas. (ROBERTO MOREJÓN)

Son muchos los aficionados que se han referido al tema de que los vaticinios de los especialistas del Inder estaban por encima de las posibilidades reales de la delegación de alrededor de 550 atletas. No lo veo así.

Creo que lo primero es que a la comitiva de las cuatro letras no le cabe otro objetivo en justas Centroamericanas y del Caribe que ganar el medallero general por naciones. Imaginen ustedes que se aproxime la justa de 2022 prevista para Panamá y salgamos con que la nómina cubana va por el segundo lugar. Esto último es inaceptable para el carácter de nuestro deporte y la historia en estos escenarios.

Corren tiempos de recuperación, y en esto los cubanos tenemos varios doctorados. Nos hemos levantado sobre cercos económicos, crisis, huracanes, inundaciones y sequías. En materia deportiva, tenemos el capital humano y las ganas para conseguir los escaños perdidos: el segundo lugar en los Panamericanos de Lima 2019 y la primera posición en la cita centroamericana y del caribe que acogerá Panamá en 2022. Igualmente corren tiempos de revancha.

Cirelys Martínez conquistó la única medalla de oro del karate cubano en los JCC 2018. (ROBERTO MOREJÓN)

Cirelys Martínez conquistó la única medalla de oro del karate cubano en los JCC 2018. (ROBERTO MOREJÓN)

Analicemos Barranquilla por dentro. Cuba concluyó como se muestra en la tabla con 102 títulos, 30 por debajo de los aztecas. Sucede que un total de 19 atletas con pronósticos de oro se quedaron por debajo de las expectativas. Por ejemplo, fueron dos en el judo, incluyendo a un subcampeón mundial, la lucha con un subtitular olímpico, el boxeo con un titular del orbe y bajo los cinco aros, el baloncesto femenino en sala y 3×3, el polo acuático masculino, el ciclismo de ruta entre féminas, el tiro en la modalidad de rifle, entre otros.

Otro análisis propone José Antonio Miranda, jefe de Alto Rendimiento del Inder, acerca de las pruebas donde Cuba no participó y México aprovechó muy bien.

“En definitiva fueron 97 las pruebas que no contaron con la presencia cubana, y de ellas los mexicanos ganaron una cifra considerable de 35. De lo previsto con anterioridad hay que decir que México nos arrebató 12 coronas y nosotros le ganamos 18 de sus posibles lauros, pero la cuestión radicó en las acciones de Colombia y Venezuela, que dejaron un vacío que ocuparon los aztecas”, refirió Miranda en el programa televisivo Mesa Redonda.

“Ganaron la natación los mexicanos con 15 títulos, eso antes era impensable con Venezuela, se agenciaron medallas en el ciclismo de pista, el patinaje de carreras y a nosotros nos dieron duros golpes en el tiro deportivo y el remo”, apuntó.

Anisley García, la Tuti, se vistió de oro desde los 10 metros. (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

Anisley García, la Tuti, se vistió de oro desde los 10 metros. (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

El directivo agregó que se contó siempre con una reserva importante de deportes que no tenían pronósticos de oro pero que su preparación hacía presagiar un resultado alentador, como el caso del kárate, la esgrima, el sofbol o los conjuntos de la gimnasia rítmica.

“En definitiva fueron 30 las sorpresas agradables, medallas que emocionaron a muchos, como la de Anisley García en el clavado”, añadió.

Miranda concluyó con la afirmación de que existían posibilidades reales para que Cuba cumpliera sus objetivos. “Pero nos falló la efectividad de la que tanto hablamos antes de partir a Barranquilla. Sabíamos que esa era la única que podía salvar nuestros intereses y no se comportó a la altura. De un total de 268 finales en las que participamos, ganamos 102 para un 38 por ciento de eficiencia, muy por debajo de loque se esperaba”.

Por otro lado, el jefe de Alto Rendimiento destacó la valentía de la gran mayoría de los atletas en Barranquilla, la dedicación con que encararon la justa, la disciplina mostrada en la Villa y en los escenarios deportivos. Muestra esto de los valores que han caracterizado históricamente al movimiento deportivo cubano.

Cuba multiplicada

El estadio Edgar Rentería, una de las joyas de los Juegos. (pulzo.com)

El estadio Edgar Rentería, una de las joyas de los Juegos. (pulzo.com)

El presidente del Inder, Antonio Becali, se refirió al término de los Juegos a un fenómeno que va in crescendo y tiene que ver con la presencia de entrenadores altamente calificados en las esquinas contrarias de nuestros atletas.

“El escenario ha cambiado en la región. Perdimos medallas con atletas que son entrenados por excelentes especialistas cubanos, formados en nuestras escuelas de cultura física. A esto hay que sumarle el nivel de calidad que tuvo la convocatoria a estos Juegos, lo que nos enorgullece porque se prestigia la justa regional”, argumentó Becali.

Al respecto, la dirección del deporte cubano informó que en la lid barranquillera se dieron cita 114 entrenadores cubanos con otros países, de ellos solamente 17 por la vía del convenio con Cubadeportes.

En la mayoría de los casos tienen una probada calidad técnica y pedagógica, y saben cómo construir un campeón. Para que se tenga una idea, las medallas conseguidas por Guatemala en el boxeo, un hito histórico para esta nación en la especialidad de los puños, tienen el sello del cubano Julito González.

Jorge Grau, el Rey de los Juegos. (ABEL ROJAS BARALLOBRE)

Jorge Grau, el Rey de los Juegos. (ABEL ROJAS BARALLOBRE)

Los propios mexicanos junto a República Dominicana fueron los países con más preparadores cubanos con un total de 24, seguidos por Colombia con 13 y Guatemala con 10.

En este sentido, una de las prioridades del Inder para este cuatrienio tiene que ver con la formación y superación de los recursos humanos, que se han venido debilitando con el éxodo y las jubilaciones.

Matices

Mientras Cuba se impuso sin ser favorita en el sofbol masculino, derrotando en dos oportunidades (incluida la final) al campeón mundial Venezuela, el equipo de beisbol terminó en el segundo lugar de la justa.

La medalla de oro que todos querían ganar se escapó y de esta forma se borró una cadena de victorias que databa desde la edición de La Habana 1982, claro siempre que Cuba ha participado.

Algunos se aferran al bálsamo de la clasificación a los Juegos Panamericanos, pero en el deporte nacional, en la pelota, en la especialidad que corre por las venas de los cubanos, no se puede andar con medias tintas. El beisbol perdió el único título que nos quedaba en el estadio Edgar Rentería de Barranquilla, y prolongó la espera de la afición para volver a vivir emociones entre bolas y strikes.

La lucha libre tuvo actuación perfecta en Barranquilla. (ROBERTO MOREJÓN)

La lucha libre tuvo actuación perfecta en Barranquilla. (ROBERTO MOREJÓN)

Por otro lado, la paradoja también llegó al voleibol. En la sala, mujeres y hombres, los últimos vestidos de favoritos precompetencia, quedaron por debajo de todas las expectativas con el peor resultado en estas lides en muchísimo tiempo.

Sin embargo, en la playa fue todo lo contrario. Las parejas cubanas ganaron en ambos sexos y demostraron un alto nivel en las canchas de Puerta de Oro. Son de las actuaciones que tuvieron diferentes matices en Barranquilla, de cal y de arena.

México lindo y… primero

Los aztecas superaron sus propias aspiraciones con 132 primeros lugares, 118 segundos y 91 terceros para un total histórico de 341 medallas.

María José Alcalá, jefa de misión, calificó la victoria de su delegación como una hazaña de los atletas, entrenadores y del cuerpo multidisciplinario, tras más de 50 años a la sombra de Cuba.

De la misma forma, la exclavadista mostró respeto para la mayor de las Antillas, a la cual le reconoció su calidad y definió como un país de campeones.

“Ahora no podemos caer en triunfalismos, es una delegación joven la que tenemos y este es el primer paso en el ciclo olímpico. Este es un gran éxito, pero no hay victorias que duren toda la vida, por lo que hay que seguir trabajando”, indicó.

La esgrima cubana se convirtió en el deporte revelación en la cita cafetera. (CALIXTO N. LLANES)

La esgrima cubana se convirtió en el deporte revelación en la cita cafetera. (CALIXTO N. LLANES)

Es bueno aclarar que los ganadores aprovecharon todos los vacíos dejados principalmente por Colombia y Venezuela, con mayor medida en las especialidades no olímpicas. Si tenemos en cuenta las pruebas que conforman el programa bajo los cinco aros, mexicanos y cubanos estarían emparejando su cosecha con 85 oros para cada país.

De cualquier manera, México ganó en buena lid, un hecho que no ocurría desde la versión de San Juan-1966, aunque en aquella ocasión la diferencia con respecto a Cuba fue solo de tres coronas (38 por 35).

Oro para Barranquilla

La ciudad de Barranquilla organizó los mejores Juegos de la historia según los funcionarios de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe. Las ceremonias de apertura y clausura fueron dignas de cualquier evento multideportivo, con el colorido, la alegría y la frescura con la que se desenvuelven los nacidos en esta ciudad costeña de Colombia.

Tal vez lo más importante es el legado que en materia de instalaciones dejaron los Juegos. En total fueron 13 los nuevos escenarios construidos para la cita (de ellos 12 completamente nuevos), con destaque para el estadio Edgard Rentería y el Coliseo de Baloncesto Elías Chegwin. También Barranquilla les debe a las justas la construcción del complejo acuático Eduardo Movilla, el Parque Distrital de Raquetas, el estadio Romelio Martínez, el estadio de atletismo Rafael Cotes, el estadio Humberto Perea, el patinódromo Alex Cujavante, el estadio de sofbol Pequeñas Ligas, el estadio moderno Julio Torres, el coliseo de ráquetbol, la pista de BMX y el Estadio Metropolitano, este último con una remodelación importante.

Rose Mary Almanza consiguió un triplete dorado (800, 1500 y relevo 4x400) en uno de los mejores eventos de su vida. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Rose Mary Almanza consiguió un triplete dorado (800, 1500 y relevo 4×400) en uno de los mejores eventos de su vida. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

La edición 23 de la lid regional más antigua del mundo fue una mezcla de carnaval y alegría, y el público respondió con disciplina en cada porfía, y supo valorar cada cita.

Como para que no se enfríen los ánimos deportivos en la Puerta de Oro de Colombia, ya las autoridades barranquilleras anunciaron la postulación de la urbe para el preolímpico de sofbol femenino en 2019, y el mundial sub 23 de béisbol, este último con asiento en el moderno estadio que recuerda la figura de Rentería, uno de los peloteros latinos más grandes de todos los tiempos.

Una figura fundamental para la realización de los Juegos fue el alcalde Alejandro Char, quien resaltó el compromiso de todas las personas involucradas en la lid. “Si hay un reconocimiento especial es para todas y cada una de las personas que se pusieron la camiseta de Barranquilla 2018, el talento humano que estuvo presente y dispuesto desde el momento en que ganamos la sede hasta su último día, que le apostó y creyó en esta estrategia de ciudad, a ellos muchas gracias”.

Fueron casi 20 jornadas en las que los Juegos paralizaron la ciudad, y el mayor saldo posible para los visitantes fue sentirse como verdaderos hijos de estos parajes de las márgenes del río Magdalena. Para Barranquilla y su gente también la medalla de oro.

10 momentos para destacar

Fueron muchas las actuaciones que levantaron de la silla al más apático de los fanáticos. Cuba tuvo 102 razones doradas para celebrar en Barranquilla, aunque algunas platas y bronces tuvieron altas dosis de épica y esfuerzo.

De esta forma, BOHEMIA propone en orden descendente una selección de la decena de intervenciones cubanas que hicieron vibrar con mayor emoción a este enviado especial.

10.- El oro en la plataforma de diez metros de la jovencita Anisley García. Una niña llena de sueños que entrevisté con ocho años y que casi una década después obtiene el resultado más grande de su carrera. La Tuti García dominó la plataforma con puntuación de 332.90 puntos, por delante de las mexicanas Viviana del Ángel (332.45) y Gabriela Agundez (330.45)

9.- El triunfo de Tamara Robles en los 53 kilogramos del taekwondo. La jovencita de 17 años respondió a la confianza que depositaron en ella. “No lo esperaba, este es mi segundo viaje al extranjero. Enfrenté la competencia con muchas ganas. Estoy muy feliz”, dijo a la prensa una incrédula Tamara.

8.- Las medallas de oro conseguidas por los elencos de hockey sobre césped, único deporte colectivo que festejó en ambos sexos. Las chicas sumaron así su quinta victoria consecutiva, mientras los hombres alargaron la cadena de siete títulos que poseen desde La Habana 1982.

7.- La actuación de la lucha como el deporte de mayor cosecha dorada con 13 coronas, especialmente la modalidad libre que contó con una actuación perfecta de seis títulos.

6.- Las ciclistas Marlies Mejías y Arlenis Sierra se complementaron en la pista del velódromo de la ciudad de Cali para ganar tres oros cada una, en una mancuerna que funcionó como un reloj y que nunca se había vivido de esa forma en competencias anteriores.

5- Los gimnastas Marcia Videaux y Manrique Larduet lideraron el aporte de su especialidad con un trío de títulos para cada uno. Larduet fue el máximo acumulador, ganó las anillas y las barras paralelas, además sumó plata en la competencia por equipos, salto masculino y caballo con arzones, y bronce en barra fija. Mientras que Marcia comandó el oro del equipo femenino, reinó en el all around y en los ejercicios en el suelo, y se llevó la plata en barras asimétricas y salto.

4- Este sitio está reservado para el balonmano masculino y el calificativo de Dream Team que asumieron en Barranquilla por su juego demoledor. Este conjunto demostró con su política de integración que se puede asumir sin traicionar principios el reencuentro con jugadores cubanos contratados de forma independiente en el extranjero. “Nunca pensé que vestiría nuevamente el uniforme del equipo Cuba. No lo pensé dos veces cuando me contactaron. Nada se compara con la alegría de ganar un torneo con las letras de tu país en el pecho”, refirió el matancero Guillermo Corzo, quien desde hace algunos años juega en la liga española.

3- La medalla de oro de Leonel Suárez en el decatlón con una remontada espectacular ante el local José Gregorio Lemos en el estadio Rafael Cotes. Suárez llegó a la carrera de 1500 metros con una desventaja de alrededor de 30 puntos, y su desempeño en la última carrera se convirtió en una de las hazañas más encumbradas del atletismo en Barranquilla: Entró a la meta 24 segundos antes que el colombiano, para llegar a 8026 puntos, una marca respetada a nivel mundial.

2- La esgrima se convirtió en el deporte revelación de los JCC. Los cubanos se adueñaron de la cima 12 años después con siete títulos y cuatro bronces, para superar el pronóstico precompetencia de dos oros. Entre las individualidades resaltaron los espadistas Saily Mendoza y Reinier Henríquez, así como el floretista Michel Carty, convertidos en bicampeones centroamericanos. La otra medalla dorada fue al cuello de la sablista Leidis Veranes en el apartado individual.

1- Este lugar de honor corresponde al tirador Jorge Grau, sin dudas el especialista más completo que tiene la nómina cubana. Grau se despidió del Club de Caza y Tiro de Puerto Colombia con cinco metales de oro, un subtítulo y un tercer lugar. Ganó la pistola de aire a 10 metros, el equipo masculino en esa misma arma, el equipo mixto junto a Laina Pérez, la pistola estándar a 25 metros y el equipo de esta última modalidad. De esta forma, el cubano pasó a la historia como el Rey de la edición 23 de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

 

 

1- Elisbeth ganó una plata que sabe a oro (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

Elisbeth ganó una plata que sabe a oro (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

Para nada una plata

No hubo una medalla plateada más parecida a un oro que la de Elisbeth Gámez en los 200 metros libres, con récord nacional de 1:58.55 minutos, más de dos segundos por debajo de la cota anterior. En la prueba la guantanamera obligó a la bahamesa Joanna Evans a conseguir lo mejor de su vida para vencerla. A esto hay que sumar que Gámez estuvo seis meses fuera de la preselección nacional y comenzó en enero la preparación rumbo a los JCC.

 

Bronce con sabor a oro

Natación, Luis Vega/ CubaSi

(Foto: CubaSi)

Después de los primeros 100 metros de los 200 estilo mariposa un puertorriqueño me dijo: “el cubano va bien” y me apreté en la silla. “Sapo”, pensé. Poco tiempo después el habanero Luis Vega se lanzó para tocar en la llegada. Levantó la cabeza y dio unas palmadas en el agua. Era el medallista de bronce de la edición 23 de los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Además había roto el récord nacional de la Isla con 1:59.23 minutos. Me levanté con sobresalto, grité y me abracé al colombiano de mi derecha, alegre porque su representante había ganado la medalla de oro, pero solo alegre. Lo mío era euforia. (20 de julio, complejo acuático Eduardo Movilla)

 

 

Un intento de récord

Luis Manuel Lauret cerró las acciones de las pesas en Barranquilla con récord centroamericano en envión. (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

Luis Manuel Lauret cerró las acciones de las pesas en Barranquilla con récord centroamericano en envión. (MARCELINO VÁZQUEZ HERNÁNDEZ)

En el coliseo Chelo de Castro, de la Universidad del Atlántico, solo dos pesistas convirtieron la división de más de 105 kilogramos en un verdadero campo de batalla. El colombiano Santiago Cossío aprovechó en el arranque su mejor ubicación en el sorteo para superar por un kilogramo al cubano Luis Manuel Lauret, sin embargo, lo más notorio estaba reservado para el envión. En este movimiento el cubano, con 210 kilos en el segundo viaje a la palanqueta, suficientes para vencer al local que quedó en 206, fue en busca del récord centroamericano de 220 kilogramos. En un intento lleno de dramatismo, logró fijar el peso de 221 y estallar en júbilo. A sus 21 años, Luis Manuel Lauret no quiere parar de seguir creciendo. (Coliseo Chelo de Castro, 24 de julio)

 

 

 ¡Qué dúo!

Dos pistolas, dos sonrisas y un mismo deseo. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Dos pistolas, dos sonrisas y un mismo deseo. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Un disparo tras otro para llegar a la ronda de eliminaciones. El equipo de las cuatro letras tenía más de tres puntos de ventaja en la cima, no había nada decidido pero la familia del tiro, los periodistas y los dirigentes que se encontraban en la instalación tenían más que esperanzas. Últimos disparos con una ventaja considerable. Laina fue la primera en acomodarse, sin respirar, como apneísta fuera del agua, se oyó el chasquido del percutor, en la pantalla se reflejó un 9.5 que arrancó aplausos. Grau se tomó todo su tiempo, no pasaba nada más en el local, todos expectantes, otra vez la espera fue prolongada y parecía que se le iba a caer la pistola en algún momento. Chasquido y alegría: 10.5. (28 de julio, Club de Caza y Tiro de Puerto Colombia)

 

(Foto Facebook Camilo Peláez Sordo)

(Foto Facebook Camilo Peláez Sordo)

Un héroe anónimo… y dorado

Entre toda la celebración del conjunto cubano, alguien destacaba por encima del resto. Durante el partido lo vi gritar, levantarse de su silla con alguna buena jugada, empujar anímicamente al equipo cuando las cosas no fueron bien. Cuando llegó el pitazo final, comenzó a dar saltos de alegría, se abrazaba a todos, hizo lo mismo conmigo cuando me acerqué. Se llama Camilo Peláez y cumplió con la responsabilidad de ser el fisioterapeuta del balonmano en Barranquilla. (1 de agosto, colegio Sagrado Corazón)

 

 

Los 10 primeros en el Medallero General

1  México 132 118 91 341
2  Cuba 102 72 68 242
3  Colombia 79 94 97 270
4  Venezuela 34 48 73 155
5  R. Dominicana 25 29 53 107
6  Guatemala 21 22 41 84
7  Puerto Rico 20 29 38 87
8  Jamaica 12 4 11 27
9  Trinidad y Tobago 9 8 13 30
10  Bahamas 4 2 1 7

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O