0
Publicado el 3 Agosto, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

UN BOHEMIO EN BARRANQUILLA

Cierre dorado en la pista

Los relevos 4x400 metros de ambos sexos se despidieron con una medalla de oro de la pista del estadio Rafael Cotes
Rosemary Almanza se colgó tres oros en las pistas barranquilleras. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Rosemary Almanza se colgó tres oros en las pistas barranquilleras. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Barranquilla, Colombia.- El triple salto en la rama masculina y el salto con pértiga en el mismo sexo eran las variables más seguras de la última jornada del atletismo en el estadio Rafael Cotes, de la barriada de Soledad.

Pero por la oposición que iban a encontrar los cubanos en estas pruebas, no sorprendió que Cristián Nápoles y Jordan Díaz hicieran con diferencia el 1-2 en la modalidad de los tres brincos, como tampoco que el subcampeón mundial Lázaro Borges consiguiera al menos un salto de 5 metros y 30 centímetros (lo mejor de la temporada) para igualar en el primer lugar con el colombiano Walter Viafara.

Sin embargo, los signos de interrogación los tenían las postas largas cubanas. Primero las mujeres enmudecieron el estadio y sus alrededores, con una actuación sublime que concluyó con récord para los Juegos de 3:29.48 minutos, destrozando la anterior plusmarca de 3:29.65 que también ostentaba Cuba desde Maracaibo 1998.

A golpe de coraje, el cuarteto de Zurian Echeverría, Rosemary Almanza, Gilda Casanova y Roxana Gómez (las dos últimas las únicas especialistas en esta distancia), dejaron en el camino a Jamaica y Colombia, en una carrera dramática de punta a cola, con una remontada espectacular protagonizada por Gómez, que incluyo un ataque en la última curva.

Lo que las cámaras de televisión no captaron fue que después de terminar la carrera, Roxana no pudo celebrar con sus compañeras porque el esfuerzo realizado provocó afectaciones en su estado físico. Incluso, la última bala de Cuba corrió lesionada y tras un proceso de infiltración. “Estábamos obligadas a retener la corona ganada en Veracruz. Quiero agradecer a mis compañeras que tuvieron un desempeño increíble. Siempre tuve la confianza en este equipo, estoy orgullosa y contenta”, dijo a la prensa cuando logró recuperarse.

De igual forma, Almanza, ganadora también de los 800  y los 1500 metros, dijo que correr la estafeta se convirtió en un reto para ella y que lo dio todo para que saliera el resultado. “Esta es una labor compartida y todas aportamos nuestro mayor esfuerzo. Ahora queda disfrutar de este momento”.

Por su parte, la única sobreviviente del relevo que se impuso en Veracruz 2014, Gilda Casanova, agradeció a todos los que han tenido que ver con la carrera deportiva de las cuatro integrantes. “En mi caso particular este no ha sido un año bueno, pero mis entrenadores confiaron en mí. Significa mucho este oro porque estaba atravesando una situación difícil luego de no cumplir con lo pronosticado en la liza individual de los 400”.

Asimismo, para no quedar atrás en la épica última jornada, los hombres pararon los relojes en 3:03.87, para aventajar por poco a República Dominicana y los hermanos Santos, uno de ellos, Luguelín, campeón en la justa individual de la vuelta al óvalo.

Sucede que el último hombre de Cuba, Yoandry Lescay borró una diferencia de cinco lugares y unos 8 metros, para atacar en la segunda curva, tomar la delantera y aguantar el embiste del dominicano. En definitiva los quisqueyanos cronometraron 3:03.92 y los colombianos se agenciaron el bronce con 3:04.35 minutos.

También Cuba celebró en el campo los esperados títulos de Lázaro Borges (pértiga) y Cristian Nápoles (triple), para cerrar con 10 medallas de oro, muy por debajo de lo planificado y alejado 13 oros de lo logrado en la ciudad mexicana.

La mayor isla caribeña concluye este jueves su participación en el atletismo de Barranquilla cuando participen en la maratón nuestros principales exponentes, Dailín Belmonte y Yuvisleydis Castillo entre mujeres, y el campeón de Marabana, Hwenry Jaén.


Dayán García La O

 
Dayán García La O