0
Publicado el 17 Agosto, 2018 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

RECORDANDO (13): ¡24 carreras en un inning!

Ocurrió en Medellín 1978
RECORDANDO (13): ¡24 carreras en un inning!

Silvio Leonard: oro en 100, 200 y 4×100.

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Bajó el telón de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 (celebrados del 19 de julio al 3 de agosto). Pero sus ecos se mantendrán. Es más: si nos concentramos un poco escucharemos también, como es lógico, los de ediciones anteriores. ¿Nos montamos ya en la máquina del tiempo?

Hoy viajamos hacia la edición número trece, disputada en Medellín (Colombia) 1978.

Y la verdad: ocurrieron cosas muy interesantes…

Los dejamos con un resumen:

1.-Los XIII Juegos Centroamericanos y del Caribe se realizaron del 7 al 22 de julio de 1978, en la ciudad colombiana de Medellín Quiere decir que ese país los organizó por segunda vez, 32 años después, y se mantuvo la tónica de que no fueran en la capital (Bogotá), pues los anteriores habían sido en Barranquilla 1946, como lo fueron por tercera ocasión los de Cartagena de Indias 2006, y hace unos días una cuarta de nuevo en Barranquilla.

2.-La inauguración resultó extensa (unas tres horas), pero de gran colorido.

3.-El estadio Atanasio Girardot, sede de la ceremonia, fue construido en 1953 con capacidad para 32 mil fanáticos del fútbol. Se remozó y amplió hasta 36 mil. Pero aquel día, con espectadores hasta en los pasillos, acogió a 40 mil.

4.-Se dispararon ahí 13 cañonazos (uno por cada juego), se soltaron palomas, se disfrutó de una pizarra humana de seis mil personas…

5.-Hubo abanderados de talla olímpica. Uno fue el legendario boxeador cubano Teófilo Stevenson (ya entonces campeón en Munich 1972 y Montreal 1976; luego en Moscú 1980), quien no acudió para competir. Otro resultó el velocista trinitario Hasely Crawford (oro en los 100 de Montreal), titular aquí en el 4×100.

6.-Otros números imprescindibles: creció el número de deportistas (2 mil 605, de ellos ya 648 mujeres). Esta vez hubo presencia de 21 de las 23 naciones pertenecientes a la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe), pues Guyana y Honduras alegaron problemas económicos. El número de pruebas también se incrementó (188).

7.-Los tres primeros puestos en la tabla de medallas quedaron así: 1.-Cuba (120 de oro-44 de plata-18 de bronce=182), 2.-México (25-48-43=116), 3.-Puerto Rico (13-15-33=61). Un par de entretelones en este tema: nuestros compatriotas lograron 22 coronas más que las de aquel despegue espectacular en Ciudad Panamá 1970, y 19 más que las de Santo Domingo 1974. Ah, Colombia, la sede, quedó cuarta solo con ocho doradas.

8.-Recordatorio imprescindible: en Medellín 1978 se comenzó a aplicar el acuerdo de Odecabe, a partir de una propuesta de Cuba, de reducir a dos deportistas por prueba, en lugar de tres, la participación de cada país. Ello buscaba evitar el acaparamiento del podio por una sola nación (quedaba así el menos la opción de llegar hasta la presea de bronce).

9.-Los imaginarios reflectores en el atletismo se dirigieron hacia Silvio Leonard, Alberto Juantorena, Silvia Chivás y Aurelia Pentón. Ellos, a dos per cápita, conquistaron todas las medallas de oro en las carreras de 100 hasta 800 metros planos, y en los relevos.

10.-El boxeo, sin llamar a primeras figuras, como al mismo Stevenson, terminó con nueve de los once títulos.

11.-Y casi absoluto resultó el dominio cubano en deportes individuales como el judo, lucha, levantamiento de pesas.

12.-La esgrima regresó al programa, y los cubanos se mostraron temibles: ensartaron con sus armas las cuatro de oro individuales, y las cuatro de los por equipos.

13.-México lideró la natación, y ella tuvo el brillo aportado por Elke Holtz, de 14 años, quien terminó con cinco doradas en igual número de salidas a la alberca.

14.-Colombia brilló en el ciclismo.

15.-Puerto Rico tuvo una gran alegría con los baloncestistas.

16.-Unos mil 200 periodistas cubrieron las incidencias.

17.-Hemos dejado para el final una curiosidad que no le gustó nada a los boricuas: los peloteros cubanos les anotaron en el tercer inning… ¡24 carreras! Veintisiete cubanos fueron al bate, conectaron 17 jits, entre ellos nueve cuadrangulares, un triple y par de dobles. Una curiosidad dentro de la curiosidad: en ese momento nuestros compatriotas iban perdiendo dos por cero. Ese juego terminó 31-2. ¿Hizo recordar aquello de que se puede jugar con la cadena, pero no con el león? Y… ¿será un récord hecho para no romperse?

*****

Bueno, el próximo viaje en nuestra máquina del tiempo será hacia una capital tan inesperada como salvadora: La Habana (Cuba) 1982…

 (Fuente principal: Los Juegos regionales más antiguos. Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Enrique Montesinos).


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez