0
Publicado el 24 Agosto, 2018 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

RECORDANDO (18): “Calor para machos”

Ocurrió en Maracaibo 1998
“Calor para machos”.

Maikro Romero se desquitó.

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Bajó el telón de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 (celebrados del 19 de julio al 3 de agosto). Pero sus ecos se mantendrán. Es más: si nos concentramos un poco escucharemos también, como es lógico, los de ediciones anteriores. ¿Nos montamos ya en la máquina del tiempo?

Hoy viajamos hacia la edición número dieciocho, disputada en Maracaibo (Venezuela) 1998, y enseguida también los dejamos con una primera curiosidad. Como los de Ponce se habían adelantado de 1994 a 1993… ¡hubo que esperar cinco años!

Cuando llegué a Maracaibo 1998 enseguida comprendí que no había exageración en las afirmaciones de la prensa y los nativos. Me parece recordar algunas frases acuñadas. Una: “Los Juegos del Sol”. Otra: “Calor para machos y no para muchos”. Las tempera-turas, y vuelvo a recordar, podían ser de 40 grados Celsius. Es verdad que los aires acondicionados, en los casos posibles, tenían un papel protagónico. A pesar de ello era “calor para machos”. La prensa recomendaba huirle al sol, hidratarse tomando agua, no bebidas gaseadas, y mucho menos las de cola…

Y la verdad: ocurrieron cosas muy interesantes:

Los dejamos con un resumen:

1.-En medio de esas temperaturas, de tanto calor, los cubanos, en sentido general, volvieron a mostrar su hegemonía regional: 191 de oro y 335 en total (seguida de México: 60 y 214), aunque esas cosechas resultaron inferiores a las de Ponce 1993: entonces fueron 227 y 364.

2.-Esa disminución no puede achacársele a una disminución en el número de pruebas, pues fueron solo nueve menos: 385 en Ponce y 376 en Maracaibo.

3.-Al ruedo salieron cuatro mil 115 competidores, en representación de 32 países (récord). En México 1990 se reunieron un poquito más (cuatro mil 206).

4.-Ese dominio, a tono con lo acostumbrado alcanzó deportes colectivos como el béisbol, voleibol (masculino y femenino) y baloncesto (femenino).

5.-El tirador Hermes Rodríguez, campeón desde Santiago de los Caballeros 1986, y llegó a… ¡19 de oro! (líder).

6.-Entre lo más significativo estuvo la actuación perfecta de nuestros luchadores, tanto los del estilo libre como los del grecorromano, quienes se adueñaron de las 16 medallas de oro.

7.-No olvido al boxeador Maikro Romero. Él había sido en Ponce 1993 el único pugilista cubano que se fue sin la presea dorada. Eso parecía, en términos deportivos, una “sentencia de muerte”. Pero no se dejó matar. Y no dejó dudas, más allá de detractores, de que debía ser llevado a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, de los cuales salió… ¡campeón! En Maracaibo 1998, a donde fue a sacarse aquella espina de Ponce 1993, le hice una entrevista. Y, por delicadeza, le consulté el título, inspirado en uno de los cuentos que nos leyeron cuando éramos niños: “Para dejar de ser el patito feo”. Me miró asombrado, se rió, y me dijo: “¡Ponlo!”

*****

Bueno, el próximo viaje en nuestra máquina del tiempo será hacia San Salvador 2002. También queremos adelantarles algo: ¡en ellos no estuvieron los deportistas cubanos! Y es verdad: unos juegos centroamericanos sin Cuba son como una fiesta sin música.

 (Fuente principal: Los Juegos regionales más antiguos. Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Enrique Montesinos).


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez