1
Publicado el 28 Agosto, 2018 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

BÉISBOL: Sin derecho a pestañear

Los primeros partidos pueden ir definiendo posiciones en la Serie Nacional

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

  • Prenda de lujo para el Coloso del Cerro. (Foto: ANARAY LORENZO)

    Prenda de lujo para el Coloso del Cerro. (Foto: ANARAY LORENZO)

    AUN SIN RETOMAR SU MEJOR ESTADO tras los continuos fracasos allende nuestras fronteras y el desinterés de una buena parte de la afición en la Isla, inició la quincuagésima octava versión de la Serie Nacional, y luego de las tres primeras subseries son los planteles de Villa Clara y Camagüey quienes comandan la tabla, aunque deben jugar un partido pendiente entre ellos, mientras que de cerca les siguen Ciego de Ávila, Industriales y Artemisa. Los Juegos Centroamericanos y del Caribe quedaron atrás sin que pudiéramos disfrutar la satisfacción de ver a nuestro equipo grande levantar el trofeo, por lo que esta contienda del torneo doméstico será imprescindible para diseminar el mal aroma y traer de vuelta la fiesta que constituye el béisbol para todos los cubanos. Sin duda, la porfía ha sido intensa desde el primer grito de play ball, pues cada lanzamiento, carrera, partido, es importante. En esta Serie, al igual que en la anterior, tras la primera fase de 45 partidos quedarán definidos los primeros cuatro clasificados de forma directa, lista en la cual todos querrán estar, o como mínimo entre los siguientes cuatro que dirimirán en una serie por los otros dos cupos. Así que no hay tiempo que perder, como ha ocurrido en los últimos años, no está permitido pestañear. Por el momento el conjunto azul de la capital pinta bien, pero tras cuatro éxitos al hilo, incluida la barrida sobre la Isla de la Juventud en el debut, perdieron la subserie con Mayabeque 2-1 en el Latino, y fue el pitcheo, como se esperaba, el talón de Aquiles de los dirigidos por Rey Vicente Anglada. Sin duda, resulta clave que las figuras jóvenes puedan responder desde el montículo y de ese modo acoplarse a una poderosa ofensiva, que parece tenerlo todo para aspirar al trono. Es además, un buen momento para el Coloso del Cerro y los habaneros, el Latinoamericano luce sus mejores galas gracias al estreno de la muy esperada pantalla gigante. En ella se reflejan las nóminas, las fotos a todo color de cada pelotero al bate y entre inning muestra información sobre los resultados de los demás partidos. Una prenda de lujo para el estadio azul. La pregunta es por qué sigue funcionando la pantalla antigua, con mucho menos información gráfica que la moderna. Lo cierto es que la afición capitalina sueña con celebrar por todo lo alto el aniversario 500 de esta ciudad, viendo a sus ídolos con la corona de campeones, y más con el regreso del Rey León, un talismán de la suerte para los Industriales. Sin embargo, no habrá pasteles de guayaba, Ciego de Ávila es el gran favorito, con una ofensiva contundente y un pitcheo de lujo, donde destacan, entre otros, el regreso del veterano Maikel Folch, quien se encuentra recuperado de su lesión en el hombro izquierdo y al cierre de esta edición no había permitido carreras en 11 entradas completas. Otros que seguramente estarán en la pelea hasta el final son Granma y Villa Clara, obviando una vez más a Santiago, pero mirándolo siempre de reojo, pues por tradición sería imperdonable no contar con ellos, aunque ocurre que su novena es demasiado joven para pensar en grande. Pero cuidado, las avispas pueden dar una sorpresa y meterse entre los ocho. Santiago siempre es Santiago, y en esa instancia sería otra la historia, ¿quién dice que los grandes no reviven?

  • EL MUNDIAL SUB 15 que se desarrolló en la capital de Panamá no dejó tan buenas sensaciones por parte de nuestros cubanitos. Solo al inicio de la competencia nos permitieron fantasear, pues en el debut barrieron en la ronda regular a sus cinco rivales, pero luego, en la siguiente instancia denominada Súper Ronda, terminaron con un balance negativo luego de perder los tres encuentros de manera consecutiva, primero frente a los anfitriones, y luego ante Estados Unidos y Taipéi de China. En el duelo con Panamá el bateo estuvo muy por debajo de lo esperado y frente a los estadounidenses el pitcheo hizo aguas al permitir 10 anotaciones. Ya en el tercer encuentro, cuando agonizaba la clasificación, llegaron a estar ganando a los de la isla de Taiwán 5-0, sin embargo, los asiáticos empataron en el cuarto inning y tomaron la ventaja definitiva en la siguiente entrada con un racimo de tres carreras. De ese modo los cubanos dejaron vacante el título que ostentaban desde 2016, espacio aprovechado en esta ocasión por la novena de Estados Unidos, que derrotó a Panamá 7-1 en el partido final. Los nuestros concluyeron en la quinta plaza.

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez