0
Publicado el 2 Agosto, 2018 por Dayán García La O en Deportes
 
 

UN BOHEMIO EN BARRANQUILLA

¿Un Dream Team en Barranquilla?

La selección masculina de balonmano le regaló a Cuba una de las actuaciones más convincentes de los Juegos Centroamericanos y del Caribe
La ofensiva cubana no tuvo compasión en el balonmano centrocaribeño. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

La ofensiva cubana no tuvo compasión en el balonmano centrocaribeño. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Por Dayán García La O, enviado especial de BOHEMIA

Barranquilla, Colombia.- La cancha del colegio Sagrado Corazón fue demasiado pequeña para el talento y la pasión mostrada por el equipo de las cuatro letras en las competencias de balonmano de la edición 23 de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Simplemente los muchachos dirigidos por Luis Enrique Delisle arrasaron con todos los rivales que se encontraron en el camino hacia el oro, ese que consiguieron con fácil triunfo sobre Puerto Rico en la final 29 goles por 18.

“Estoy muy feliz de este proyecto. Llegamos con muchas ganas de demostrar que el balonmano cubano estaba dispuesto a regresar a la élite regional. Conformamos un equipo con lo mejor que contamos en el extranjero y dio resultado. Ahora vamos por más en este ciclo olímpico”, expresó Luis Enrique Delisle, DT del conjunto.

Para que se tenga una idea, los cubanos promediaron más de 34 goles por partido en la justa y mostraron la mejor defensa del torneo. Fue tanto el nivel técnico táctico del conjunto de las cuatro letras con respecto a sus contrarios, que muchos especialistas denominaron al “trabuco” como un verdadero Dream Team, en analogía con el histórico equipo de baloncesto que encandiló a la humanidad toda en 1992.

Guillermo Corzo (15, al fondo) regresó a la selección nacional para levantar el trofeo centroamericano y del caribe. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Guillermo Corzo (15, al fondo) regresó a la selección nacional para levantar el trofeo centroamericano y del caribe. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

El Dream Team cubano en Barranquilla respondió a todas las expectativas generadas a partir del reencuentro de la selección nacional con atletas contratados de forma independiente, como el matancero Guillermo Corzo, quien juega en la liga profesional española.

“Es un sueño. Nunca pensé volver a vestir la camiseta. Esto es lo más grande que me pudo pasar. Gracias a los entrenadores y a la comisión nacional por darme la oportunidad. Ahora toca disfrutar con la familia y con todo el pueblo”, declaró Corzo, oriundo del municipio de Martí.

Agregó que el equipo tenía una excelente combinación de maestría y juventud. “Muchos nos conocemos de diferentes etapas en el país. Hay jóvenes con mucho talento y que tendrán la posibilidad de aumentar su nivel en las ligas profesionales”.

Entre toda la celebración del conjunto cubano, alguien destacaba por encima del resto. Durante el partido lo vi gritar, levantarse de su silla con alguna buena jugada, empujar anímicamente al equipo cuando las cosas no fueron bien. Cuando llegó el pitazo final, comenzó a dar saltos de alegría, se abrazaba a todos, hizo lo mismo conmigo cuando me acerqué. Se llama Camilo Peláez y cumplió con la responsabilidad de ser el fisioterapeuta del balonmano en Barranquilla.

“Este deporte me toca mi sensibilidad porque fue el primero que atendí cuando llegué en el 2008 al Instituto de Medicina Deportiva. Las piedras rodando se encuentran, me dieron el alto honor de acompañarlos aquí y he disfrutado mucho. Este equipo jugó muy motivado siempre, con mucha alegría”, expresó el fisioterapeuta.

Por su parte, Franklin Guevara, comisionado nacional, dijo sentirse satisfecho y esperanzado con este proyecto. “Se cumplieron todos los objetivos, ahora vamos a seguir perfeccionando el tema de las contrataciones y queremos sumar al femenino. Esta experiencia dejó muy buen sabor, para un atleta formado en Cuba es muy importante defender los colores de su país”.

En definitiva, Cuba brilló en el Colegio Sagrado Corazón con una constelación de estrellas que avizoran un rumbo diferente en el actual ciclo olímpico. El próximo campeonato panamericano del deporte puede ser la primera prueba de fuego para el talento de este equipo. Lo que nadie puede quitarles ya es el espectáculo que brindaron en Barranquilla y el apodo de Dream Team que acuñaron varios especialistas.


Dayán García La O

 
Dayán García La O