0
Publicado el 22 Septiembre, 2018 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Historias deportivas: ¡Llegamos!

Sobre los Juegos Olímpicos celebrados en años terminados en ocho

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Se le acabó el combustible a la máquina del tiempo en nuestro viaje anterior. Lo habíamos pronosticado desde el inicio. Y nos quedaron pendientes otros tres Juegos Olímpicos celebrados en años terminados en ocho, como el almanaque que tenemos ahora colgado en nuestras paredes. Estuvimos ya en los de Londres 1908, Ámsterdam 1928, y de nuevo Londres 1948. Nos quedaron faltaron los de Ciudad de México 1968, Seúl 1988 y Beijing 2008.

Un dato para los lectores que acaban de sumarse a esta serie que finaliza con este trabajo. Antes estuvimos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe con esa misma característica (la de haberse celebrado en años terminados en ocho): Ciudad Panamá 1938, Medellín 1978 y Maracaibo 1998 (no habían llegado los recientes de Barranquilla 2018). Nos fuimos también por las Copas Mundiales de Fútbol: Francia 1938, Suecia 1958, Argentina 1978, y de nuevo Francia 1998 (tampoco rodaba el balón en Rusia 2018).

Y un recordatorio imprescindible antes de llegar a Ciudad de México 1968. Ellos fueron los terceros Juegos Olímpicos montados tras el triunfo revolucionario de 1959 en Cuba, que con Fidel como máximo impulsor trajo cambios muy profundos en el deporte de la Isla. Como en esta esfera no existen las varitas mágicas era muy rápido para que pudiéramos alcanzar una medalla en los de Roma 1960. Pero la espera resultó en realidad muy corta: en los de Tokio 1964 el velocista Enrique Figuerola terminó con la de plata en los 100 metros.

1968: cuatro medallas

Ciudad de México 1968. Son los primeros Juegos Olímpicos celebrados en una urbe situada a gran altura, en este caso dos mil 240 metros (30% menos de oxígeno que a nivel del mar). Y también los primeros en un país de Latinoamérica. Luego hubo que esperar 48 años, casi medio siglo, hasta los de Río 2016.

En ellos, como podría esperarse por el apoyo de nuestro Gobierno, la presencia en los podios aumentó: cuatro medallas de plata (dos para el atletismo, gracias al trabajo consagrado de los relevos, y otras dos a cargo de los boxeadores).

Figuerola, Montes, Morales y Ramírez, plata en 4x100 en Ciudad de México. (Foto: granma.cu).

Figuerola, Montes, Morales y Ramírez, plata en 4×100 en Ciudad de México. (Foto: granma.cu).

El masculino de 4×100 lo integraron, en este orden: Hermes Ramírez, Juan Morales, Pablo Montes y el ya mencionado Enrique Figuerola. Ellos cronometraron en la final 38.3 segundos, el segundo mejor de toda la historia. La posta ganadora (la estadounidense) estableció récord mundial: 38.2.

Y el femenino fue también el de 4×100, formado por Violeta Quesada, Marlene Elejalde, Fulgencia Romay Miguelina Cobián (mejor atleta cubana de la década del sesenta), quienes marcaron 43.3 segundos. Esa fue la primera oportunidad en que compitieron tres cubanas en los 100 metros.

Uno de los pugilistas que sonrío resultó Enrique Regüeiferos (división de los 63.5 kilogramos). Se convirtió en la primera medalla del boxeo cubano en Ciudad de México 1968. Luego de cuatro victorias, tres de ellas holgadas, perdió de forma muy cerrada en la final, por votación de 3-2, contra el polaco Jerzy Kulej.

El otro boxeador laureado fue Rolando Garbey (71), quien luego de cuatro victorias, tres de ellas con comodidad, cedió en la final por votación unánime ante el soviético Boris Lagutin, también invencible antes en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964.

Unos detalles: No se olvidará, entre otros momentos, el saludo Black Power, una célebre señal de protesta de los que defendían los derechos civiles negros en Estados Unidos, protagonizado tras la carrera de los 200 metros por los atletas afroamericanos Tommie Smith y John Carlos, medallistas de oro y de bronce, quienes alzaron su puño envuelto en un guante negro mientras comenzaba a sonar el himno nacional estadounidense… Su compatriota Bob Beamon, en la final de salto de longitud, realizó una marca de 8.90 metros, con la cual batió el récord anterior por 55 centímetros. Fue considerado “el salto del siglo XX”…

Resumiendo: Ciudad de México 1968 permitió ver ya los progresos del deporte cubano.

1988: cosas lamentables

No hubo deportistas cubanos en los de Seúl 1988, al no lograrse que los juegos fueran compartidos entre las dos partes de Corea. Quizás sea poco conocido este detalle (¿una señal?): se importaron palomas blancas para ser liberadas en la inauguración. Pero… ¡algunas murieron durante el encendido del pebetero olímpico!

Johnson (derecha) parecía haberle ganado a Lewis (izquierda), pero estaba dopado. (rtve.es).

Johnson (derecha) parecía haberle ganado a Lewis (izquierda), pero estaba dopado. (rtve.es).

Los juegos serán recordados también por el éxito de las pruebas antidopaje, las cuales llevaron a la descalificación de siete atletas. El caso más significativo, nunca olvidado, fue el del velocista canadiense Ben Johnson, quien en medio de una gran rivalidad y promoción había vencido al excepcional estadounidense Carl Lewis en los 100 metros. Y en solo horas pasó de héroe a villano. Salió de Seúl lo antes posible, tratando de esconder el rostro.

Lewis, por cierto, salió con la frente en alto tras la descalificación de Johnson, en total obtuvo dos oros (100 metros y salto de longitud) y una plata (200 metros). Apodado como “El Hijo del Viento” ganó 10 medallas olímpicas (nueve de oro).

Unos detalles: La estadounidense Florence Griffith Joyner obtuvo tres victorias y dos récords en los 100, los 200 y el relevo 4×100. Murió en 1998, a la temprana edad de 38 años…El tenis hizo su reaparición luego de 60 años de ausencia, admitiéndose la presencia de profesionales. Los campeones individuales fueron el checo Miroslav Mecir y la alemana Steffi Graf… La Unión Soviética dio la sorpresa en el fútbol al derrotar a Brasil en la final. El brasileño Romario fue máximo goleador…

2008: Retroceso cubano

Cuba tuvo un retroceso significativo en Beijing 2008. En un primer momento con un descenso hasta el lugar 28 en la tabla general por naciones, pese a que se habían ganado al inicio 24 medallas (dos de oro-11 de plata-11 de bronce). En la edición anterior, la de Atenas 2004, quedó oncena, con 9-7-11.

Los únicos que habían llegado a lo más alto del podio fueron el superpesado luchador grecorromano Mijaín López (después ganó en Londres 2012 y Río 2016), y el vallista de los 110 metros Dayron Robles. Luego, en una revisión posterior con tecnologías más modernas de las pruebas antidoping, la martillista Yipsi Moreno pasó a ser campeona, por citar el caso más significativo de los cambios que nos beneficiaron. Esas enmiendas llevaron a nuestro país hasta el escaño 19, con la nueva cifra de 3-10-16=29.

Las de plata, en aquel primer momento, quedaron en los cuellos de la martillista Yipsi Moreno, inicialmente; la discóbola Yarelis Barrios; los del equipo de béisbol; los boxeadores  Carlos Banteux, Emilio Correa (hijo), Andy Laffita y Yankiel León, sí, un deporte muy laureado y ¡esta vez sin ninguna medalla de oro!; la ciclista Yoanka González; y las judocas Yanet Bermoy, Yalennis Castillo y Anaisis Hernández

Los peloteros, después de haber sido campeones en Barcelona 1992 (debut oficial de este deporte), en Atlanta 1996 y Atenas 2004, habían sido desplazados al segundo lugar como también sucedió en Sydney 2000. Lo impidieron los sudcoreanos, con estrecha pizarra de 3-2. Se bateó poco en ese juego: cuatro hits los asiáticos, cinco los cubanos.

Unos detalles: La felicidad de China por ser el país organizador, se redondeó con el primer lugar de la tabla (51-21-28=100), por delante de Estados Unidos (36-38-36=110) y Rusia (23-21-29=73)…Hubo espacio para que brillaran Usain Bolt (atletismo, Jamaica): oro y récord mundial en 100 y 200 y relevos 4×100; Michael Phelps (natación, Estados Unidos), ocho de oro (superando la marca de Mark Spitz); Elena Isinbaieva (atletismo, Rusia), oro y récord mundial en salto con pértiga; Rohullah Nikpai (taekwondo, Afganistán), medalla de bronce (primera presea olímpica para su país).

Otro dato: los próximos Juegos Olímpicos en años terminados en ocho serán los de Los Ángeles 2028. Y ojalá mi gasolina me alcance para poder escribir de ellos aquí en BOHEMIA.

Fuentes:

Famosos y desconocidos. Cubanos en Juegos Olímpicos, de Juan Velázquez Videaux, Ana María Luján e Irene Forbes, y la eEnciclopedia Wikipedia.


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez